miércoles, 30 de noviembre de 2011

La audiencia para determinar las condiciones mentales de Allen Stanford antes del juicio por el fraude fue pospuesta para Diciembre.

Por: Andrew Harris and Laurel Brubaker Calkins

R. Allen Stanford, el financiero tejano acusado de dirigir un fraude de inversiones por $7 billones enfrentará en Dic. 20 una audiencia para determinar si está en condiciones mentales apropiadas para comparecer a juicio el próximo año.

Stanford (61), retornó de Houston a mediados de este mes después de permanecer cerca de nueve meses en el hospital de prisiones de Butner, NC. El estuvo ahí sometiéndose a un tratamiento por dependencia de drogas contra la ansiedad, y donde fue evaluado para posibles efectos posteriores del daño ocasionado en su cabeza por otro reo que lo golpeó cuando estaba con él en la cárcel. El Juez de Distrito de Houston David Hittner reprogramó hoy la audiencia para determinar si Stanford pueda asistir a su defensa. En otra orden, el juez dijo que el juicio criminal a Stanford comenzaría con la selección del jurado el 23 de enero.

El anterior presidente y jefe ejecutivo de la Oficina del Stanford Group Co. basada en Houston está acusado de mal orientar a los inversionistas acerca de la naturaleza y propósitos de los certificados de depósitos emitidos por el Stanford International Bank Ltd., basado en Antigua.

Stanford, quien mantiene su inocencia, ha estado bajo custodia desde enero 2009, cuando el fue imputado por un gran jurado federal en Houston. La corte ha pospuesto ya dos veces las fechas programadas previamente para la celebración del juicio.

Ayudando en la Defensa.

Ali Fazel, uno de los abogados defensores, declinó hoy en hacer algún comentario sobre las fechas de la audiencia y del juicio, citando una orden previa de Hittner que impide a los abogados la discusión del caso públicamente.

Una representante vocera del Departamento de Justicia, Laura Sweeney, no respondió inmediatamente a la solicitud de comentar acerca de la fecha del juicio. Ella ha declinado en hacer comentarios debido a la orden mordaza del juez.

Si Stanford es encontrado incapaz de ayudar a sus abogados en su defensa, él podría retornar a Butner para recibir tratamiento adicional, dijo Eric Sussman, un ex fiscal federal que ejerce privadamente hoy día en Chicago en una entrevista a comienzos de este mes.

Si Hittner encuentra que Stanford no puede recuperar suficientemente sus facultades, al juez se le requeriría decidir si el banquero debe ser internado en una instalación de cuidados por largo tiempo, dijo Sussman, quien es ahora socio en la oficina de Chicago de Kaye Scholer LLP, basada en NY.

Para que Stanford sea permanentemente institucionalizado, “él tendría que ser protegido del peligro de agresiones por otros presos o daños causados a su integridad física por el mismo” dijo Sussman, quien no está involucrado en el caso. “Hasta el punto de que el juez encuentre que Stanford no pueda recuperar su competencia mental, ellos tendrían y podrían retirar los cargos”.

Doctores.

El abogado de Houston Wendell Odom, quien convenció a un jurado de que Andrea Yates estaba demente cuando ella ahogó a sus hijos, dijo que si los doctores gubernamentales encuentran a Stanford en condiciones mentales adecuadas para el juicio, será muy difícil que la defensa pruebe lo contrario. Stanford tendrá un momento mas duro probando que él está permanentemente incapacitado y que no podrá recuperarse nunca. Dijo Odom.

“La competencia mental es una norma médica increíblemente baja, que no significa lo mismo que la demencia” dijo Odom, un ex fiscal federal. “esta básicamente significa que el paciente tiene conocimientos cognitivos de lo que está pasando y él podría hablar con sus abogados”.


El caso es U.S. v. Stanford, 09cr342, U.S. District Court, Southern District of Texas (Houston).

lunes, 28 de noviembre de 2011

Stanford aún no es competente para el juicio Ponzi.

Por corresponsal: Scott Cohn (CNBC).

A pesar de que han transcurrido 9 meses de la orden dictada por la corte para el tratamiento de drogas, el acusado estafador Allen Stanford aun no está competente para enfrentar cargos por el fraude de $7 billones que corrió con su esquema Ponzi, dijo su abogado a CNBC.

Como resultado, miles de inversores de Stanford permanecen en limbo, después de casi tres años que se descubrió el alegado esquema.

Stanford, quien fuera liberado del centro de prisiones médicas a mediados de este mes, aun permanece bajo custodia federal, y fue citado para comparecer hoy para revisar sus cargos imputados en Mayo. Pero su abogado defensor Ali Fazel dijo en un correo electrónico que Stanford no podría comparecer hasta que sus “condiciones mentales cambiaran”.

En consecuencia, el posible acuerdo de hoy ha sido pospuesto.

En Enero, el Juez de Distrito David Hittner dictaminó la incompetencia de Stanford para comparecer en el juicio después de que el hombre financiero de 61 años se convirtiera en un adicto a la prescripción de drogas mientras se mantiene bajo custodia federal. Los doctores también testificaron que Stanford podría haber sufrido daños cerebrales luego de haber sido severamente golpeado por otro prisionero en 2009. Hittner ordenó a Stanford someterse a tratamiento con drogas en el centro penitenciario médico en Butner, NC. El tratamiento aparentemente se completó a comienzos de este mes y Stanford fue regresado a la prisión federal en Houston. Debido a que Hittner sentenció que Stanford tiene riesgo de fugarse, el sigue detenido sin fianza hasta la celebración del juicio.

La realización del juicio aun se mantiene incierta. Dicho juicio está programado para efectuarse en Enero 20, 2012, de acuerdo a una fuente cercana al caso, pero muchas preguntas acerca de las condiciones mentales de Stanford hacen suponer que esa fecha pareciera incrementarse.

Las condiciones particulares de Stanford son difíciles de entender, en un caso que sigue enredado dentro de una inusual cantidad de secretos.

Este mes, el abogado civil de Stanford, Stephen Cochell, dijo en la corte que su cliente “continuaba sufriendo de pérdida de la memoria por periodos cortos a largos”. Tal aseveración – a pesar de haber sido hecha en otra corte y en un caso por separado – produjo un gran enojo por parte de Hittner, quien prohibió a Cochell tener algún tipo de contacto futuro con su cliente durante el caso civil, hasta que se completara el caso criminal.

Los abogados del caso criminal están impedidos de discutir las condiciones de Stanford bajo una amplia mordaza impuesta por Hittner, quien también ha sellado muchos de los sumarios de la corte desde que los problemas médicos de Stanford surgieron a la luz.

Como resultado, más de 28.000 inversionistas permanecen en la oscuridad. Un Receptor designado por la corte, intentando recuperar activos, ha dicho que muchos de los esfuerzos dependen de lo que surja en el juicio criminal, desde que la vasta mayoría de fondos se encuentran en cuentas en el exterior que son inaccesibles sin una resolución del caso.

Hasta los momentos, los inversionistas han recuperado apenas centavos de dólar.

December 7, 2011 Webinar Invite

Estimados Acreedores/Víctimas:

Los Liquidadores Conjuntos de Stanford International Bank, Ltd. lo invitan a que participen en la segunda presentación en línea:

  • Webinar en vivo con los Liquidadores Conjuntos Marcus Wide y Hugh Dickson - Los Liquidadores Conjuntos actualizaran a los acreedores/víctimas sobre el estado actual de la liquidación y responderán a preguntas de los acreedores/víctimas, quienes tendrán la oportunidad de enviar sus preguntas durante la presentación.
  • Miércoles 7 de Diciembre a las 11:00 am EST - la presentación se espera que dure aproximadamente una hora.
  • Regístrate hoy - Plazas limitadas - Por favor, visite: Webinar Invite para completar el formulario de registro. No hay ningún costo para que usted pueda participar en esta presentación.
  • Por favor inicie la sesión del Webinar 10 minutos antes de la hora de inicio.

Usted también tendrá la opción de escuchar la presentación en Español.Si usted no tiene la oportunidad de escuchar la presentación el Miércoles 7 de Diciembre, por favor tenga en cuenta que la presentación también estará disponible en nuestra página web (www.sibliquidation.com) aproximadamente 24 horas después de la conclusión de la presentación.

domingo, 27 de noviembre de 2011

GRUPO INTERNACIONAL DE VICTIMAS DE STANFORD - BUSCA JUSTICIA PARA LAS 21.000 VICTIMAS DE TODO EL MUNDO

EL CASO STANFORD: Víctimas del Fraude Exhortan a los EEUU a Jugar Limpio.
Por: Catherine Burnell*
COMUNICADO DE PRENSA.
En 2009, en los talones del fraude de Madoff, el esquema piramidal conducido por Robert Allen Stanford fue descubierto, y el cual ha recibido una cobertura informativa extendida en los Estados Unidos. Lo que no ha sido ampliamente reportado es que sólo 4.000 de las 21.000 víctimas mundiales son ciudadanos estadounidenses. Las 17.000 víctimas restantes, vasta mayoría, representan a las víctimas inocentes de todo el mundo, teniendo como causa común la de recuperar sus ahorros de toda la vida, robados por el ciudadano estadounidense R. Allen Stanford, a través de su Grupo Financiero Stanford, basado en Houston - Texas, y regulado por la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos - SEC.
Se cumplen ahora casi tres años desde que R. Allen Stanford fue acusado del fraude y todas sus empresas fueron confiscadas y vendidas por el receptor estadounidense Ralph Janvey designado por la Corte, y hasta la fecha no ha habido ninguna distribución de cualquier fondo recuperado por el receptor, ni siquiera se ha creado un mecanismo mediante el cual esos fondos pudieran ser justamente distribuidos con igualdad entre todas las víctimas inocentes, habiendo algunas de ellas que han perdido sus casas y hasta se han enfermado, mientras que otras han muerto esperando. Mientras tanto, el receptor estadounidense, su cónsul general Kevin Sadler de Baker Botts, y los otros consejeros que él ha contratado están consumiendo todos los fondos disponibles recuperados hasta el presente.
Además, en los Estados Unidos ha habido poco o ningún reconocimiento de que a alguna otra víctima, con excepción de los votantes y contribuyentes estadounidenses, haya sido perjudicada por este fraude masivo perpetrado por un ciudadano estadounidense con base en Texas, donde oficiales de los EEUU preferían pasar su tiempo en el trabajo mirando películas porno en lugar de tomar acciones de ejecución para las cuales ellos estaban encomendados, contra un negocio que sabían se trataba de un fraude.
El fracaso de la SEC en detectar el esquema Ponzi de Madoff ha sido bien reportado e investigado, y los mismos funcionarios de la SEC que no actuaron para detener el fraude de Madoff sabían que Stanford dirigía probablemente una venta piramidal desde 1997. El Imperio de Stanford fue investigado por la SEC en al menos cuatro ocasiones, comenzando primero en 1997, cuando dichas investigaciones concluyeron, inclusive desde hacía mucho antes,  de que el caso Stanford era probablemente un fraude piramidal masivo o esquema Ponzi; aún así, no se tomó  ninguna acción ya que la SEC consideró que el asunto no afectaba a los ciudadanos estadounidenses, y por consiguiente ellos permitieron que el fraude siguiera y creciera exponencialmente durante más de doce años, culminando en 21.000 inversionistas inocentes abandonados a sus destinos. Que equivocados estaban ellos, y que prejuiciados actuaban con su negligencia y flagrante descuido en el cumplimiento de sus obligaciones.
La gente de la SEC ha sido investigada y fuertemente criticada por sus fracasos en detectar el fraude de Stanford. Su propio Inspector General ha declarado que resulta increíble la profundidad de sus fallas; y los congresantes estadounidenses han dicho que es enorme la deuda que ellos le deben a las victimas de Stanford, y han exigido que ellos actúen velozmente, de manera que aquellas familias con sus ahorros de retiro que fueron robados como resultado de la codicia y las fallas gubernamentales puedan comenzar a reconstruir sus vidas.
Siguiendo la investigación, a comienzos de este año, muchos cientos de inocentes victimas de todas partes del Mundo enviaron sus reclamos administrativos de protección contra la SEC por su negligencia, de acuerdo a la Ley Federal de Reclamaciones por Agravios (FTCA). La SEC ha tenido seis meses para responder, y todavía se mantiene inconcebiblemente silente, sin la debida consideración por las consecuencias de su complicidad, o las demandas de los oficiales electos.
Ahora la SEC se da cuenta que son ellos mismos y su receptor designado los que se encuentran nuevamente bajo investigación, por la manera como ellos han conducido la administración judicial.
La Ley de Protección de Valores de Inversionistas fue aprobada por el congreso para proveer un fondo de reembolso a víctimas inocentes por fraude de valores a estadounidenses, independientemente de su nacionalidad o domicilio. Esto fue usado por los agentes de bolsa/distribuidores de certificados para mostrar que Stanford era un negocio respetable y para ofrecer a los inversionistas la comodidad de creer que había una red de protección en la cual se podía confiar. Resulta que esos asesores financieros estadounidenses en los cuales ellos confiaron resultaron ser unos mentirosos y ladrones.
La SEC ha necesitado dos años, bajo considerable presión política, para instruir al SIPC de hacer lo correcto, y no es sino hasta ahora que hemos conocido que el número de victimas que creyeron resultarían elegibles para compensación podrían ser limitadas más adelante, y que los funcionarios del SIPC pueden allanar la administración judicial del estado.
Cuando alguna de las víctimas extranjeras inocentes del fraude de Stanford ha pedido un reconocimiento ante los Estados Unidos, inevitablemente le han respondido que Stanford hizo funcionar su fraude desde la pequeña isla caribeña de Antigua, y quiénes son ellos para pretender que las autoridades estadounidenses tengan cualquier obligación u otro deber moral de ayudarlos. Los tentáculos del Imperio de Stanford se extendieron por todo el mundo y en cada una de sus sucursales fue presentado como una institución segura, estable y conservadora, apoyada por un gran grupo basado en Texas y regulado en los EEUU que garantizaba a los inversionistas el mismo nivel de protección mediante el cual los ciudadanos estadounidenses también disfrutaban. Además, R. Allen Stanford, fundador y único accionista fue comparado por Forbes con UBS y Wachovia, y fue nombrado como uno de los 400 individuos estadunidenses más ricos, con un portafolio de $51 billones bajo su dirección. Después de que el presidente de los EEUU George W Bush y un grupo de senadores y diputados también le endosaron a Stanford sus operaciones ¿Cómo se podría después cuestionar su credibilidad?
A la solicitud de insatisfacción de las victimas estafadas por Stanford,  los tribunales  recientemente han designado a dos directores muy experimentados de Grant Thornton como liquidadores conjuntos del Stanford International Bank, para perseguir, recuperar y distribuir de manera justa y equitativa las pérdidas causadas por el esquema Ponzi de Stanford. Grant Thornton ha sido reconocido como la persona mas apropiada para recuperar las pérdidas ocasionadas por la estafa de Stanford, con el mejor chance de éxito por las cortes en todas las jurisdicciones alrededor del mundo, excepto en los Estados Unidos, donde el receptor Ralph Janvey y su comité 'oficial' de inversionistas, compuesto principalmente por abogados, han convenido la manera de establecer una red de intereses que los beneficia solamente a ellos, y a través de la cual esperan recibir honorarios masivos a costa de todas las víctimas inocentes. Grant Thornton se han esforzado en un buen número de ocasiones por llegar a un protocolo trabajable con Janvey para el beneficio de las victimas, pero los intereses convenidos en los EEUU persisten y continúan obstaculizando cualquier acuerdo que pudiera lograrse.
Existen fondos congelados en el extranjero, alrededor de $250 millones que Grant Thornton desea  recuperar y distribuir rápida, justa, equitativa y transparentemente a todas las víctimas inocentes de Stanford en el Mundo, pero ellos han sido bloqueados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) procurando 'repatriar' dichos fondos a los EEUU para ser distribuidos; ¿cómo? Éstos son fondos que no se originaron desde los EEUU, y todavía el DoJ insiste en que los intereses minoritarios estadounidenses deberían tener la prioridad.
El autor del fraude R. Allen Stanford todavía espera juicio en Texas. Distinto a Madoff, él no ha confesado, pero aboga por la 5ta enmienda, ha cambiado de abogados tan frecuentemente como cambiarse sus medias, ha alegado incompetencia, adicción a las drogas; y ahora pérdida de su memoria; ¿que viene luego? La fecha del juicio ha sido pospuesta dos veces, muchos de los cargos iniciales han sido retirados, hay rumores de que pronto será liberado bajo fianza, y no existe duda de que él se desaparecerá por conveniencia. El juicio a Stanford ahora queda pendiente para celebrarse en Enero 2012.
En un repentino cambio reciente, muchas de las demandas que pudieran eventualmente beneficiar a las victimas de este fraude, ya se han demorado dos años debido a las restricciones impuestas por el juez designado por el Departamento de Justicia para escuchar el caso criminal contra Stanford; ahora podrá fallar completamente siguiendo el dictamen de otro juez, nombrado por la SEC para presidir el caso civil a costa de todas las victimas inocentes.
Suficiente ya es bastante. Las autoridades de los Estados Unidos y sus instituciones nos han fallado a todos nosotros, no únicamente a los ciudadanos estadounidenses, y merecemos ser tratados igualitariamente. Hemos visto como todos los ahorros de nuestras vida han sido robados por un ciudadano estadounidense cuya actuación fue permitida para operar durante años debido a la ausencia del deber y negligencia del regulador estadounidense, y ahora encontramos a los oficiales designados por el tribunal estadounidense con la determinación de llenar sus bolsillos a costa de las víctimas inocentes, y con la ayuda de la presión política, colocando a las víctimas estadounidenses en una posición preferencial, mientras el autor del fraude continua burlándose de todos nosotros.
Pareciera que las víctimas estadounidenses no estuvieran al tanto de lo que el Mundo entero está viendo, tanto egoísmo de intereses y desconsideraciones desempeñados por aquellos funcionarios oficiales y ciudadanos de los EEUU.
21.000 víctimas inocentes de Stanford perdieron sus ahorros de toda la vida por este fraude masivo. Todas las víctimas extranjeras exigen ser tratadas con justicia e igualdad, con debido respeto. No más injusticia ni humillación. ¿Es demasiado pedir que los funcionarios oficiales de la nación más potente, rica y tecnológicamente mas avanzada del Mundo tengan un poco de integridad y acepten la responsabilidad por las consecuencias de su complicidad en el fraude de Stanford, y aprueben la debida y merecida recompensa sin más retraso a todas y cada una de las victimas, sin distingo de clases, creencias y ciudadanía?

*Para mayor información contacte a Kate Freeman.
Co-fundadora del Grupo Internacional de Víctimas de Stanford