viernes, 31 de agosto de 2012

Declaración sobre la reunión de la próxima semana DoJ


Estimados miembros,
Los liquidadores conjuntos han publicado las respuestas a las comunicaciones de la Sra. Shaw y el Sr. Escalona en su sitio Web sibliquidation.com. Estas son bastante largas y pensamos que podría ser útil resumir un par de los puntos claves, y agregar algunos comentarios nuestros antes de asistir a Washington DC para representar al grupo de víctimas internacionales de Stanford en la "Cumbre" entre el Departamento de Justicia, los grupos de víctimas, las partes del Receptor y los Liquidadores Conjuntos y su Comité de Acreedores.
Desde donde estamos sentados, parece que la Sra. Shaw y el Sr. Escalona han unido sus fuerzas para alentar a las partes del DoJ y el Receptor para bloquear las acciones de los JL’s y así obtener una liberación temprana de los fondos congelados del SiBL - prefiriendo la “solución americana”, sin importar el costo o retraso. La intervención del Departamento de Justicia para congelar esos fondos tuvo lugar en un momento cuando los fondos no estaban en riesgo cuando ya iban a ser destinados a una de las designaciones del Tribunal. Pero sólo ha causado varios años de retraso en su liberación para dejarlos disponibles en las acciones de recuperación y distribuciones a los depositantes, sin agregar ningún valor o certeza. Los Liquidadores han intentado conseguir la liberación de esos fondos desde su nombramiento hace un año, cuando estaban en una posición mas fluida con la mayor parte de ellos a través de a los depositantes, y utilizar alguna parte de ellos para generar mas recuperaciones que ya hubiesen sido también distribuidas. (Los Liquidadores Conjuntos no presionan a nadie con un proceso de reclamación tan inmediato, como podrían haber hecho en una perspectiva de distribución ahorrando el dinero de las victimas desde un principio).
No cabe duda de que el DoJ estuvo continuamente consciente de los asuntos planteados por la Sra. Shaw y el Sr. Escalona, pero con las audiencias solicitadas por otras víctimas no fueron capaces de asumir que estas eran voces de otro grupo de víctimas, y no una sola voz. Si no fuera por los Liquidadores Conjuntos, nosotros no habríamos sido incluidos en esta Cumbre, ya que el DoJ dijo desde un principio que no estaba consciente de la existencia del grupo de víctimas de Stanford internacional, ni de su sitio Web, y a partir de ahora creemos que todas las víctimas han sido puestas y vistas en un esfuerzo por estar genuinamente representadas. En ese contexto observamos que la Sra. Shaw no publicó las respuestas de los JL’s a su carta abierta, y también podemos decir que el Sr. Escalona tampoco ha publicado las respuestas múltiples de los Liquidadores a sus comunicaciones abiertas. Nos preocupa que mayormente Escalona haya servido para "re-victimizarse" con las víctimas pidiendo más dinero de una manera continua.
El Sr. Escalona también continúa haciendo pronunciamientos jurídicos sobre políticas y procedimientos de los Liquidadores. El no es un abogado con licencia para ejercer en cualquier lugar determinado y ciertamente no en Antigua. Se nos ha dicho dice que Escalona no ha contestado a los JL’s sobre este punto, cuando le preguntaron directamente si era un abogado. Esto demuestra una falta de conocimiento de las leyes de Antigua y las normas vinculantes implementadas bajo esas leyes y el Sr. Escalona simplemente no tiene experiencia ni comprende las complejidades del procedimiento de insolvencia internacional. Lamentablemente el está equivocado en muchos de sus pronunciamientos y, los depositantes que dependen de él para obtener información solo escuchan su voz, creando problemas y costos para la empresa de los Liquidadores Conjuntos.
Los invitamos a mirar los antecedentes del equipo de los Liquidadores, todos especialistas en fraude e insolvencia internacional con experiencia de muchos años. El equipo estadounidense de abogados, incluyendo al receptor, el abogado principal de Baker Botts, el examinador y los abogados de agravio en la OSIC, no tienen prácticamente ninguna experiencia colectivamente ni individualmente, ni tampoco el Tribunal estadounidense en el caso, el cual se ha negado a someter el asunto Stanford a la corte de bancarrota, que según nosotros, reside esa experticia. Francamente nos parece que esta es una de las mayores razones por la qué los Liquidadores no han sido capaces de elaborar un protocolo de cooperación, por el miedo de las partes del receptor para que sus posiciones prevalezcan en lugar de una comprensión acerca de cómo hacer que las herramientas de trabajo estén disponible para el Receptor y las Liquidadores Conjuntos, que fue el objetivo principal de los JL’s desde el comienzo.
Observamos que los JL’s se han comprometido a continuar la lucha para recuperar los fondos para una distribución más temprana posible y finalmente en las más grandes cantidades posibles. Si alguno de nuestros miembros tiene inquietudes o preguntas con respecto a lo que ellos están haciendo, nuestra experiencia con ellos hasta hoy es que son muy sensibles a la comunicación directa con todas las victimas de Stanford.

No hay comentarios:

Publicar un comentario