martes, 31 de enero de 2012

Stanford utilizó amenazas y encanto, influenciando al regulador de Antigua, dice testigo.

Laurel Brubaker Calkins and Andrew Harris - Enero 31, 2012.

Una antigua jueza quien es también autoridad superior de la isla como regulador bancario le dijo al jurado en el juicio que Allen Stanford varias veces intentó influir en la Agencia que supervisó sus operaciones bancarias allí.

Marian Althea Crick dijo que ella se quejó a los funcionarios de Antigua poco después de que Stanford trasladó su banco a la isla hasta que el financiero fuese retirado como director de la Agencia que precedió a la Comisión Reguladora de Servicios Financieros, donde ella es ahora Presidente. Ella dijo que era "un conflicto claro" que el dueño de una entidad regulada que participaba en la Agencia supervisara el negocio.

Crick testificó que el Primer Ministro de Antigua le dijo que Stanford quería despedirla después de que ella tuvo una serie de desacuerdos públicos y privados con el financiero en la década de 1990. Dijo que Stanford incluso tomó brevemente el control de su organismo mientras ella estaba fuera del país en 1998, hasta que consiguió que el Procurador General de Antigua revertiera la decisión por motivos legales.

Largo viaje de un mes.
En 1999, Stanford pagó por un espacio de oficina y colocó a varios de sus empleados en la comisión oficial encargada de realizar una revisión formal a los bancos internacionales de Antigua, dijo Crick. En 2001, dijo, Stanford instó a funcionarios del Gobierno para enviarle a ella un auditor para examinar al Stanford International Bank Ltd., en un viaje de un mes para que un auditor diferente pudiera completar la auditoría del Banco.

Stanford trató con encanto cuando fallaron las amenazas, dijo Crick. Una vez, Stanford intentó cambiar su vuelo de clase económica a primera clase, para una conferencia de la banca británica. Después de otro desacuerdo, cuando ella le informó enérgicamente a Stanford que ella "no era una persona del sí" y no avalar sus peticiones, dijo, "él me agarró la mano y me miró directamente a los ojos y dijo "Usted me recuerda tanto a mí."

Cuando Crick renunció a la comisión de regulación en 2002, fue reemplazada por Leroy King, quien está acusado de aceptar sobornos de Stanford por millones de dólares y boletos gratis para ver los juegos de campeonato del Super Bowl de la Liga Nacional de fútbol. Cuando King fue acusado de complicidad por ocultar el presunto fraude de Stanford en 2009, la Agencia lo removió y puso de nuevo a Crick en el cargo.

Crick fue programada para continuar con su testimonio, hoy.

Stanford influenció a los reguladores, dice testigo.

Terry Langford. (The Houston Chronicle).
Enero 30, 2012


Un funcionario bancario dijo a los jurados el lunes que Allen Stanford utilizó su influencia para manipular a los reguladores de la isla y se insertó en el proceso regulatorio.

"Esto sería como el caso clásico de la rata cuidando el queso," dijo Marian Althea Crick, quien es Presidenta del Consejo de la Comisión Reglamentaria de Servicios Financieros.

Crick, 59, describe una serie de peleas con Stanford y su imperio financiero, a partir de 1998 cuando fue contratada para ser directora ejecutiva del organismo predecesor de la Comisión - que incluyó una vez a Stanford como miembro de la Junta.

Crick, dijo que ella a menudo se planteaba preocupaciones acerca de su posición.

"Es un conflicto de intereses, inadecuado," testificó Crick.

Stanford - cuyas empresas y organizaciones benéficas en Antigua le dio tal prominencia que la nación lo nombró Caballero - finalmente lo sacaron de la Comisión pero todavía influía a los reguladores, dijo.

En 2001, cuando el regulador de Antigua anunció que iba a examinar al Banco, Stanford contactó con la Agencia y dijo que no quería que cierto auditor estuviese incluido en la revisión.

Inmediatamente, el auditor y Crick fueron enviados en una misión de investigación apresuradamente sobre las operaciones financieras en otros países del Caribe, dijo Crick.

En 2002, Crick anticipó que sería despedida y renunció. Su sucesor, Leroy King, es uno de las cuatro personas acusadas por separado de la las acusaciones contra Stanford.

King, acusado de aceptar sobornos para mantener el calor reglamentario en las operaciones de Stanford, lucha contra su extradición de Antigua. Los otros tres acusados en esa acusación fueron ejecutivos del Grupo Stanford.

Crick volvió a la agencia reguladora de Antigua en 2009, después de que la SEC demandó a forzar las operaciones de Stanford en quiebra y congelar sus activos.

Otros testimonios del lunes, en el juicio a Stanford que entró en su segunda semana, tratan sobre miles de millones de activos bancarios en una cartera misteriosa conocida como el Nivel III.

Mark Collinsworth, un ejecutivo en Memphis, Tennessee, Oficina de la red financiera internacional de Stanford, describió al jurado una estructura de tres niveles para las inversiones del Banco.

Los fiscales alegan que los clientes fueron conducidos a creer que los CDs de Stanford se invertían conservadoramente, pero que el dinero realmente entró en negocios riesgosos y estilo de vida de jets.

Collinsworth dijo que entendía que en el Nivel III figuraban las inversiones conservadoras como bonos y acciones del mercado, pero que no tenía ningún conocimiento personal de la cartera de inversiones.

Dijo que el Nivel III representaba inversiones del Banco por $5,5 billones en 2008, en comparación con alrededor de $1,5 billones para los Niveles I y II combinados. El Nivel I contenía efectivo y activos líquidos, dijo, y el Nivel II contenía las inversiones más agresivas.

Collinsworth dijo bajo interrogatorio por el abogado de Stanford Ali Fazel, que Stanford tuvo muy poca participación con la Oficina de Memphis, visitándola sólo dos veces en los 10 años que Collinsworth trabajó allí.

Collinsworth testificó que su supervisora en Memphis, la jefa oficial de inversiones de Stanford, Laura Holt, no discutía el Nivel III con sus subordinados.

Según testimonio de la semana pasada, Holt dijo en una ocasión que manejó toda la cartera de Stanford. Pero como los investigadores cerraron la operación, dijo que los asociados de ella no tenían conocimiento de determinadas inversiones.

Holt es uno de los tres ejecutivos acusados por separado de Stanford y su juicio está fijado después del juicio a Stanford.

El ex alto funcionario financiero de Stanford, James Davis, se declaró culpable de tres cargos de felonía que se demostrarán en el enjuiciamiento.

Collinsworth dijo que Holt y Davis contrataron amigos y parientes con poco fondo financiero para puestos claves en la Oficina.

Ellos incluían a un amigo cercano de Davis con ninguna experiencia en el Medio Oriente, contratado como analista en esa región, y a un analista ruso, contratado por Holt, quien había nacido allí pero se fue desde niño y no estaba familiarizado con las empresas más rentables de Rusia.

En el caso del fraude de Stanford, amigos desde hace mucho tiempo se convierten en enemigos en la sala de audiencias.

Por: CLIFFORD KRAUSS
F. Carter Smith / Bloomberg News
Enero 30, 2012


Allen Stanford y James M. Davis fueron compañeros en la Universidad de Baylor y amigos de confianza por más de tres décadas. Juntos construyeron un imperio financiero internacional. Pero esta semana están programados para enfrentarse en la corte federal como acusados estafadores dispuestos a cruzar espadas entre si.

El Sr. Davis, quien fuera el jefe de Finanzas del grupo financiero Stanford antes de que se derrumbara hace tres años, ahora es el testigo principal en la acusación contra el Sr. Stanford. Él demostrará atestiguando que participó con Stanford en un esquema Ponzi de 7 billones de dólares dirigido por el Sr. Stanford en el banco en la isla de Antigua.

"Es muy similar a un caso de Mafia o de delincuencia organizada", dijo Adam Gershowitz, profesor de derecho penal en la Universidad de Houston, "donde usted tiene amigos de otrora y han trabajado juntos durante años, y de repente uno se le voltea al otro para salvar su propio pellejo".

Los abogados del Sr. Stanford le han dicho al jurado que la historia del Sr. Davis es una mentira. Están determinados a interrogarlo duro en su afirmación de que todas las cosas ilegales que ya confesó, en cuanto a — cocinar los libros para un imperio que incluye la banca offshore, dos líneas aéreas, una inmobiliaria en el Caribe e incluso un equipo de cricket, que estaban todos bajo la instrucción del Sr. Stanford.

El caso podría bajar a quien el jurado decida quien realmente fue el cerebro que los fiscales describen como un crimen internacional a casi 30.000 inversores defraudados de 113 países por más de 20 años y que corrompió los más altos niveles del Gobierno de Antigua.

El Sr. Stanford y el Sr. Davis siempre hicieron una extraña pareja. El Sr. Stanford era conocido por tener un temperamento ardiente, de aplastar a los empleados y ocasionalmente arrojaba ceniceros de vidrio en las reuniones. Tuvo varias amantes y gastaba dinero profusamente con ellas, su equipo de cricket y el estadio, y tenía un gran gusto por las mansiones, yates y aviones privados. El Sr. Davis era conocido por los empleados como un hombre de voz suave y caballeroso, un ejecutivo que era rápido en dar un abrazo de felicitación y que abría las reuniones de negocios con oraciones. Su pasión fuera del trabajo era enseñar en la escuela dominical en una iglesia Bautista en Baldwyn, Miss. Pero juntos parecía tener un toque de Midas, ejecutando sus activos de un mero de 14 millones de dólares en 1987 a 1,7 billones de dólares en 2002 y varios millones más, sobre el papel al menos — antes de que todas sus operaciones fueron cerradas hace tres años.

"Eran amigos de seno," recordó Ashley Edwards, quien fuera entrenador en dos aerolíneas del Sr. Stanford. "Parecían iguales para mí. Operaron como iguales. Jim Davis era un poco más sensato, pero se llevaban bien". Esa cortesía ahora es historia.

El Sr. Davis se declaró culpable y es testigo cooperante. El Sr. Stanford pasó los últimos años y medio tras las rejas y fue brutalmente golpeado por un compañero preso en una lucha por el uso de un teléfono. Hace un año fue encontrado no apto para someterse a juicio después de que los psicólogos dijeron que su memoria se había dañado por la pelea y por su adicción a la medicación anti estrés. Pero antes de que fuera arrestado, el Sr. Stanford dijo en una entrevista de abril de 2009, que si se hubiese cometido algún crimen, debe haber sido responsabilidad del Sr. Davis. El Sr. Stanford se caracteriza a sí mismo como el arquitecto de las empresas y el Sr. Davis como el Ejecutivo, quien se hizo cargo de la labor de detalles financieros. "Si hubieran pasado cosas malas, él nunca llamó mi atención," dijo el Sr. Stanford. "El hizo su trabajo y yo me quedé fuera de su cabello".

Robert A. Scardino, un abogado del Sr. Stanford, dijo en su argumento inicial la semana pasada que el Sr. Davis "va a testificar y admitir que él es un mentiroso y un estafador, y aún estos fiscales van a pedirle que le crean". La defensa siguió esa línea de ataque en la primera semana del juicio, recordando a los miembros del jurado durante los interrogatorios que el Sr. Davis a menudo había trabajado solo, y que había sido el único a cargo de las finanzas haciendo grandes contrataciones de ejecutivos.

Bajo interrogatorio del abogado defensor Ali Fazel, Michelle Chambliess, una ex ejecutiva de comercialización de Stanford y testigo del Gobierno, reconoció que el Sr. Davis había tenido una poderosa presencia en las operaciones diarias. La Fiscalía respondió poniendo en el podio a Jason Green, un ex gerente de Stanford en la sucursal del Stanford Financial Group en Louisiana, preguntándole si alguna vez había visto al Sr. Stanford anular al Sr. Davis. “Muchísimo,” dijo sonriendo. El Sr. Green recordó cómo el Sr. Davis había encargado a un experto para hacer un estudio de eficiencia cuando otros pensaron que no era el adecuado para el trabajo. El Sr. Stanford increpó el Sr. Davis, dijo el Sr. Green, imitando la voz de tejano del Sr. Stanford: "es mi mejor amigo, pero todavía yo corro la empresa".

Gregg Costa, fiscal asistente de los Estados Unidos liderando la Fiscalía, dijo sobre el argumento de apertura del Sr. Davis que el Sr. Stanford había encontrado a alguien que sabía podía controlar: "El Sr. Davis aceptó la responsabilidad. Él daría el visto bueno final." La Fiscalía reconoce que el Sr. Davis enfrenta hasta 30 años de cárcel y espera clemencia, pero dice que declarará al jurado a través de documentos y registros contables que demuestran que el Sr. Stanford estafó el dinero de los inversores. Ese dinero, él dirá, fue secretamente invertido en bienes raíces y otros activos de alto riesgo e iliquidez, así como préstamos personales y una cuenta secreta en un Banco de Suiza. Es probable que el Sr. Davis permita retratarse a sí mismo como un hombre emocionalmente necesitado que fue fácilmente intimidado por el Sr. Stanford.

Mucho de lo que el Sr. Davis se espera que declare ha sido establecido en un acuerdo de súplica de 2009 en el que el Sr. Davis admitió diversos cargos de fraude y conspiración para obstruir una investigación de la SEC. El fraude comenzó a principios de 1988, cuando el Sr. Stanford propietario del Banco Internacional Guardian en la isla caribeña de Montserrat, y el Sr. Davis sirvió como su controlador. El Sr. Davis dijo a los fiscales que el Sr. Stanford le había ordenado hacer entradas falsas en la contabilidad del Banco para informar ingresos falsos en los saldos de la cartera de inversiones. La práctica continuó después de que el Banco fue transferido a Antigua y renombrado como Stanford International Bank. Durante años, el Banco vendió con alto interés los certificados de depósito, el Sr. Stanford, el Sr. Davis y otros ejecutivos promovieron las inversiones como seguras, acumulando activos por más de 7 billones de dólares.

Pero en 2008, el 80% del dinero fue para distintas inversiones de riesgo de Stanford. El Sr. Davis dijo que durante años, a petición del Sr. Stanford, él y otros había "creado registros y libros falsos". Por lo menos 2 billones de dólares en préstamos personales para el Sr. Stanford fueron ocultos y disfrazados. El Sr. Stanford ha declarado que no es culpable de todos los cargos que se le imputan.

El acuerdo de culpabilidad del Sr. Davis fue gráfico y detallado. En algún momento en 2003, dijo, que el Sr. Stanford y los dos reguladores principales Banco habían hecho un "juramento de sangre", cuando el Sr. Stanford se comprometía a ofrecerles sobornos a los funcionarios para que le prometieran no "matar el negocio". Cuando el Sr. Stanford necesitaba dinero para pagar los sobornos, le indicaba al Sr. Davis que retirara fondos de una cuenta bancaria secreta en Suiza. Cuando el Banco finalmente se fue quedando sin dinero a mediados de 2008, el Sr. Davis dijo que el Sr. Stanford y otros ejecutivos inflaron artificialmente los activos del Banco al idear una operación inmobiliaria en la que falsamente habían inflado el valor de una transacción de bienes raíces de 65 millones de dólares en un activo de 3.2 billones de dólares.

El Sr. Gershowitz, profesor de derecho de la Universidad de Houston, dijo que el Sr. Davis fue un testigo convincente. "Cuando tienes un tipo que dice "yo estaba en el cuarto y puedo decirle exactamente lo que ocurrió", es mucho más fácil para un jurado entender y creer que resolverlo de una montaña de papel", dijo. "Es difícil de tragar que Stanford fue lo suficientemente inteligente como para hacer miles de millones de dólares, pero no lo suficientemente inteligente como para saber lo que estaba haciendo el chico al final del pasillo".

lunes, 30 de enero de 2012

Ex empleado de Stanford les dice a los Jurados que vio Problemas.

Enero 25, 2012. HOUSTON – Un ex empleado del financista Tejano Allen Stanford les dijo a los jurados en el juicio del fraude de Stanford el miércoles que él cree que vio al multimillonario inventando cifras contables utilizadas en un informe anual para cortejar a los inversores.

Leo Mejía, quien trabajó para una compañía de publicidad creada por Stanford para promover sus diversos negocios, testificó que le fue incómodo trabajar para el financista porque perdió la confianza en la exactitud de la información financiera que se le dijo que incluyera en los materiales de publicidad. Mejía declaró que una de sus responsabilidades era ayudar a armar el informe anual del Banco, que se utilizó para promocionar el Banco y atraer a nuevos clientes. Dijo que cuando estaba preparando el informe anual del Banco de 1988, veía a Stanford y a su director financiero, James Davis, utilizando una calculadora para realizar varios cambios defectuosos en cifras relacionadas con las finanzas del Banco antes de que el informe fuera enviado a imprimirse.

“¿Usted notó algún problema con los números que Stanford estaba obteniendo mientras los marcaba en la calculadora?" El fiscal Gregg Costa le preguntó a Mejía. "Sí. Cuando estábamos trabajando me di cuenta muy fácilmente que algunos de esos números no sumaban correctamente. Les mencioné que no sumaban. Ellos se rieron y corrigieron esos números", dijo Mejía. En aquel momento, el Banco estaba en la nación de la isla caribeña de Montserrat. Más tarde se trasladó a la isla vecina de Antigua.

Mejía describió que los errores se veían como "errores obvios. Como que nueve más uno no dan cinco." Mejía también le dijo a los jurados que se sorprendió después de que esas cifras se le presentaron al auditor del Banco, fueron enviados y aprobados en 15 minutos. "Me tomó más a mi revisar la cuenta de mi chequera. Pensé que eso fue rápido," dijo.

Mejía también le dijo a los jurados que los inversores de Stanford fueron "codiciosos" y que la Oficina del Banco en Montserrat estaba principalmente vacía, y que tenía solo un par de computadores que no estaban conectados. Mejía dijo que fue despedido en 1992 recibiendo un pago excesivo por $750.

Ali Fazel, abogado de Stanford, intentó sugerirles a los miembros del jurado que Mejía y Chambliess, quien también fue despedida, no eran expertos en las complejidades de varios negocios del financiador y que no estaban calificados para evaluar si hubo alguna fechoría. ¿"Usted está simplemente adivinando? ¿Sólo está especulando? Su testimonio es toda una especulación”, le dijo Fazel a Mejía.

Stanford Denigró la Avaricia de Wall Street en Discurso en el Juicio.

Laurel Brubaker Calkins y Andrew Harris. (Bloomberg News).
Enero 26, 2012


(Bloomberg) -- R. Allen Stanford, esperando juicio sobre alegatos de que dirigió un fraude de inversión por 7 billones de dólares, apareció en un video de octubre de 2008 mostrando a su jurado y denunciando "la maldita codicia" de Wall Street, cuando la crisis financiera se profundizó. "Las personas son estúpidas, codiciosas, son vagas, no se apegan a sus valores fundamentales," dijo en una reunión a los ejecutivos del Stanford Financial Group Co., en Miami. "Nosotros somos diferentes".

En el vídeo enseñado hoy en la corte federal de Houston, el financista le dijo a su audiencia que la compañía era "5.500 millones de dólares más líquida de lo que debería haber sido." Cuatro meses más tarde, los reguladores demandaron a Stanford reclamando que en sus negocios faltaban miles de millones de dólares en dinero de los inversores. Fue acusado en junio de 2009.

Acusado de fraude postal, fraude por cable y obstruir una investigación de la SEC, Stanford, 61, le dijo al jurado a principios de esta semana que él no es culpable. Enfrenta hasta 20 años en prisión si es declarado culpable de los cargos más graves. El Juez de Distrito David Hittner, quien está supervisando el caso de Stanford, dijo que el juicio, que comenzó el 23 de enero, podría durar unas seis semanas.

Hoy, el ex presidente del grupo de clientes privados del Stanford Group Co. testificó acerca de un boletín mensual elaborado por Stanford para sus inversionistas que le envió a él para su conocimiento en diciembre de 2008, el mismo mes que el administrador de fondos neoyorquino Bernard Madoff confesó el esquema Ponzi más grande en la historia de Estados Unidos.

‘Relación con Madoff’
"Queremos que nuestros depositantes sepan que el SIBL no tuvo una relación directa o indirecta a cualquiera de las inversiones de Madoff" o a la deuda hipotecaria,'' dijo Jason Green, al leer el boletín.


Green también leyó al jurado el texto de un mensaje de correo electrónico que le envió a Stanford y al Jefe Oficial Financiero de Stanford, Jim Davis, menos de una semana antes de la demanda de la SEC que lo puso fuera del negocio. Davis se ha declarado culpable y se espera que testifique contra Stanford.

En el correo electrónico, Green instó a los hombres para contratar una firma de contabilidad más importante que la del auditor de negocios de Stanford, reemplazando al único profesional en Antigua, para publicar una validación de sus valores de activos por sus custodios y realizar una llamada de Conferencia o reunión con inversionistas de Stanford para proporcionar transparencia "confianza-pero-verificar" en la era post Madoff.

‘El Madoff de Antigua’
Green en ese correo electrónico sobre artículos de noticias acusando a "Sir Allen de ser el Madoff de Antigua," añadiendo que él y otros jefes creyeron que ausentes de los pasos que se habían esbozado, "no tendríamos un negocio que defender."

Preguntado por el fiscal William Stellmach si Stanford respondió, "el silencio es ensordecedor. No, dijo Green".

Hoy temprano, Green testificó que Stanford estructuró comisiones en su intermediación de valores como recompensa a la mayoría de los miembros que vendieron por su fuerza de ventas los certificados de depósito emitidos por su banco de Antigua.

Los CDs son el corazón del Gobierno de EEUU que imputa a Stanford de orquestar un esquema de fraude de inversiones.

Los corredores que habían vendido trimestralmente al menos 1 millón de dólares en CDs en exceso de los fondos de los clientes se retiraron durante el período ganando bonos y comisiones dos veces más que los empleados que no lo hicieron, dijo Green. Quienes cayeron por debajo de ese objetivo se retiraron con la menor tasa de compensación.

‘Recompensa de Crecimiento’
"Usted sólo obtendría el 50% de lo que hizo," testificó Green. Él entiende que Stanford diseñó el sistema de compensación "como recompensa de crecimiento" en las ventas de CDs, un objetivo financiero que a menudo puso de relieve con letras mayúsculas en los memos de la empresa.

Green dijo a los jurados que, aunque él no ha sido acusado penalmente por su papel en el presunto esquema, él ha sido demandado por ex clientes de corretaje sobre reclamaciones por negligencia por recomendar los CDs.

Green dijo que el receptor designado, en una demanda presentada contra Stanford por la SEC también lo demandó, tratando de recuperar esos bonos y comisiones que ganó vendiendo los CDs.

‘Tomando algún Riesgo’
"Estoy tomando algunos riesgos en testificar, pero creo que es lo correcto de hacer," dijo Green bajo el interrogatorio de Stellmach. "Por eso estoy aquí."

Stanford comenzó vendiendo los CDs de su Banco en el Caribe a los ciudadanos estadounidenses en la época que Green se unió a la compañía en 1996. Previamente, los CDs sólo fueron vendidos a ciudadanos no estadounidenses para limitar la exposición del Banco en cuanto a las normas de supervisión de EEUU, dijo Green.

Los CDs de Stanford pagaban como 4,5% puntos mayores de interés que los CDs emitidos por bancos americanos, dijo Green, según le dijeron los empleados fueron ganancias consistentes de dobles dígitos por la cartera "global diversificada del banco." "El Banco ganaba en promedio un 6% y se extendió cuando le iba pagando a los clientes, por lo que podían permitirse pagarles a los clientes una mayor tasa," declaró el Gerente de la única sucursal.

A los asesores les dijeron que la que cartera del Banco consistía en gran medida de los valores negociables que se podían convertir en efectivo "muy rápidamente; lo que fue uno de los grandes puntos de venta del Banco en términos de riesgo atenuante" para el dinero de los inversores, dijo.

13 Años
Green dijo que durante sus 13 años con la compañía de Stanford, alrededor del 3% de la cartera de inversiones del Banco fue administrado por analistas en la Oficina de Stanford en Memphis, Tennessee, mientras que el resto fue manejado por un equipo de administradores de fondos europeos.

Los fiscales acusan a Stanford de robarse más de 1.000 millones de dólares en depósitos de los inversionistas para financiar su lujoso estilo de vida y apoyar una amplia gama de desarrollos inmobiliarios y empresas relacionadas que van desde aerolíneas regionales hasta periódicos. El financiero también está acusado de engañar a empleados e inversionistas en la medida que dirigió personalmente la cartera de inversiones del Banco.

El Gobierno afirma que Stanford y su Jefe de Finanzas de la empresa manejaron alrededor del 90% de los fondos del Banco, por lo que los fiscales le dijeron a los jurados que Stanford trataba los asuntos "como una alcancía personal."

Green testificó que a él le habría interesado conocer que Laura Pendergest Holt, oficial jefe de inversiones de la empresa, no estaba supervisando los asuntos como se lo habían dicho "Stanford, Davis, o todo el mundo que estaba afiliado con el Banco que estaba en la posición de saber." "Querían saber que alguien estaba manejando a los directores", dijo Green. Pendergest Holt "dos o tres días antes de que el FBI y el receptor los intervinieran" dijo que ella consiguió apenas manajar una fracción de la cartera del Banco.

Equipos Regionales
Stanford organizó a sus corredores en equipos regionales que compitieron para vender más CDs cada trimestre. Los nombres de esos equipos iban desde la Máquina de Dinero de Miami para los productores principales de Stanford en el sur de la Florida, hasta las Águilas Aztecas para sus operaciones mexicanas.

Los fiscales les mostraron a los miembros del jurado un cuadro de puntuaciones que Green dijo que mostraban las ventas de estas "superestrellas", los cuales fueron de 323 millones de dólares en 2006, representando un 110% de su meta.

Green dijo que Stanford claramente corrió la empresa, en su opinión. Recordó una instancia donde Stanford se opuso enérgicamente a una decisión tomada por Davis. “No sé quien se cree Jim Davis que es,” dijo Green que recordaba a Stanford gritando. "Esta es mi empresa." Sé que habló con Davis acerca de eso, y estoy seguro de que él le llenó el oído. El Sr. Davis no fue muy bueno conmigo durante algún tiempo después del incidente.

Dentro del Palacio del Rompecabezas Ponzi de Stanford

STEVE MCVICKER, Enero 30, 2012.

Después de una semana de apertura con testimonios marcados para hablar de emparedados de mantequilla de maní y macarrones con queso, el juicio del esquema Ponzi del desgraciado financista R. Allen Stanford se desplaza esta semana a alta velocidad.

El testigo clave del tío Sam, James Davis, ex director jefe financiero de la empresa de Stanford y ex compañero de cuarto en la universidad del presunto estafador — tiene previsto subir al podio para contarle a los miembros del jurado cómo se llevó a cabo el masivo fraude.

El alegado esquema Ponzi de Stanford por 7 billones de dólares es la más grande estafa tras el otro fraude de 65 billones de dólares de Bernie Madoff, robó a más de 30.000 personas de 113 países, de acuerdo a los fiscales.

Las 14 acusaciones que lo llevarían a una pena en prisión de hasta 20 años, afirman que el financiero, a través de su Stanford International Bank en Antigua, atrajo a los inversores con altas tasas de interés en CDs.

Los fiscales afirman que Stanford no compró los CDs, y en su defecto utilizaba el dinero de los inversores para alimentar un lujoso estilo de vida. Stanford ha negado los cargos.

La semana pasada, los miembros del jurado escucharon el testimonio un inversor jubilado de 69 años, Joseph Flynn, contando que perdió los ahorros de toda su vida, unos 1,6 millones de dólares, que él había invertido en CDs del banco Stanford.

Flynn también le dijo al jurado que obtiene dinero en estos días por la venta de sus posesiones en eBay y por comer muchos macarrones con queso.

Flynn no era la única persona en la sala de audiencias que se quejaba del menú en tiempos difíciles. El equipo jurídico de Stanford también se quejó ante el juez David Hittner sobre los bocadillos de mantequilla de maní servidos por la cocina del Palacio de Federal de Justicia.

Los almuerzos no le proporcionaban a Stanford una energía suficiente como para permitirle participar en su defensa, afirmaron. Después que se planteó la cuestión por un par de veces, eliminaron el menú en el juzgado y ahora aparentemente está más a gusto de Stanford.

sábado, 28 de enero de 2012

Un cliente de Stanford perdió $20 millones, le dijo un ex Ejecutivo a los Jurados en el Juicio.

Andrew Harris, Enero 27, 2012.

(Bloomberg). Un ex ejecutivo del Stanford Group Co. le dijo al jurado que un cliente de corretaje de valores de R. Allen Stanford perdió al menos 20 millones de dólares antes de que el negocio fuera cerrado por los reguladores de EEUU. Jason Green, quien encabezó el grupo privado de clientes de Stanford, mencionó la cifra al ser contrainterrogado por la defensa en el quinto día del juicio en una corte federal en Houston.

Los abogados de Stanford han dicho que los clientes que compraron los certificados de depósito emitidos por el Stanford International Bank Ltd. en Antigua y vendidos por la correduría pudieron retirar cada centavo de su dinero hasta que la SEC lo demandó en febrero de 2009. Preguntado por el abogado defensor Ali Fazel, si alguien no había recuperado su dinero desde entonces, Green respondió, "Sí, a una persona conozco específicamente" le denegaron sus 20 millones de dólares. Green, más tarde, identificó al cliente como Michael Moreno, quien tenía residencias en Lafayette, Louisiana y en Houston.

Stanford, quien sufrió una golpiza después de su detención, comenzó a frotarse la cabeza durante la sesión de hoy. El juez le ofreció acostarse y seguir el juicio desde otra habitación.

‘Ingresó en 1996’
Green dijo en la Corte ayer, que se unió a la correduría del grupo Stanford en 1996 y se mantuvo hasta el final. Moreno, dijo, confiado en los negocios de Stanford con casi 50 millones de dólares invertidos, retiró algunos de esos fondos para enfrentar una obligación tributaria. La solicitud de retiro de los $20 millones se hizo poco antes de que Stanford dejara de permitir que los clientes canjearan los CDs antes de su fecha de vencimiento, cuando la gran salida de capitales por la crisis financiera mundial se profundizó. También habló de sus esfuerzos para convencer a Stanford y al jefe oficial de finanzas de la empresa, James M. Davis, para tranquilizar a los clientes después del arresto de Bernard Madoff en diciembre de 2008, por ejecutar el fraude de inversión más grande en la historia de Estados Unidos.

‘El Madoff de Antigua’
Gree leyo un correo electrónico que envió a Stanford y Davis días antes de la demanda por la SEC, en el que citó artículos de noticias que acusaron a "Sir Allen de ser el Madoff de Antigua" y dijo que él y otros directores pensaron que si no se hubieran tomado medidas inmediatas para proporcionar transparencia, "no tendríamos un negocio que defender."

En el contrainterrogatorio de hoy, Fazel pidió a Green divulgar los riesgos de posibles clientes, ofreciéndoles la oportunidad de hacer preguntas y recibir respuestas acerca de la "condición financiera y asuntos de la firma". Fazel preguntó si había algo ilegal sobre eso. "Sólo si las personas mienten acerca de su situación financiera y los asuntos," respondió Green. "¿Usted mintió?" preguntó el abogado. "No, pero siento que me mintieron," dijo Green. "Tengo un montón de clientes, amigos y parientes que no han recibido un centavo de reembolso porque no había ningún dinero".

Más tarde, Fazel interrogó a Green sobre la capacidad del grupo de Stanford para realizar investigaciones financieras. El ex ejecutivo le contó a la Corte sobre una unidad en Washington dotada de gente que describió como "pertenecientes políticos," incluyendo a un general brigadier retirado y a un cirujano que anteriormente estuvo con la administración de drogas y alimentos de Estados Unidos.

‘La Política dentro del Beneficio’
Su misión fue analizar la legislación y la "conversión de la política en ganancias", dijo Green. Fazel le preguntó que pasó con ese grupo después de que la firma Stanford fuera cerrada, le replicó: "Creo que se fueron con MF Global (MFGLQ)". MF Global Holdings Ltd., es una compañía matriz de la intermediación de los productos básicos de MF Global Inc., la cual presentó una declaratoria de bancarrota en octubre. Más de 1.200 millones de dólares pueden faltar en las cuentas de sus clientes, ha dicho el síndico James Giddens.

viernes, 27 de enero de 2012

¿Cómo Allen Stanford mantuvo a las autoridades de la SEC en la bahía por tanto tiempo?

Murray Waas. (Reuters). Jueves 26 de Enero, 2012.

Una investigación de su caso por Reuters considera que la respuesta radica en parte por el asesoramiento jurídico que Stanford obtuvo de ex funcionarios de la SEC y ex-reguladores oficiales encargados.

Entre esos, Stanford buscó ayuda del abogado famoso de valores Thomas Sjoblom. Quien después fuera socio del bufete internacional de Proskauer Rose y presidente de su práctica de valores. Sjoblom también fue un ex veterano de 20 años de la División de Aplicación de la SEC.

¿Que hizo Sjoblom supuestamente en lo sucesivo para que Stanford dibujara el escrutinio de los fiscales federales? El departamento de Justicia había estado investigando a Sjoblom por posible obstrucción de la justicia, manipulación de testigos y conspiración relacionada con sus esfuerzos para convencer a la SEC de que bajara el ritmo de su investigación a Stanford, según personas familiarizadas con la investigación.

Sjoblom es uno de los abogados más calificados que jamás vaya a ser investigado por presuntamente cruzar la línea de defensa legal en nombre de un cliente que está violando la ley. Él no ha sido acusado; sin embargo, es posible que nunca lo sea.

Los fiscales posiblemente puedan ser parte de la obstrucción de su caso contra Stanford, por detallar la supuesta participación de Sjoblom en ayudar a Stanford en ese esfuerzo. Los abogados comenzaron el martes sus argumentos de apertura.

INMUNIDAD BUSCADA, Y RECHAZADA
Personas con conocimientos de primera mano en la materia dicen que Sjoblom le ofreció su testimonio contra Stanford al Departamento de Justicia, a cambio de una concesión de inmunidad de enjuiciamiento - una oferta que fue rechazada por el Departamento de Justicia. Los fiscales exigieron un reconocimiento formal para Sjoblom por su presunta participación criminal en un intento de Stanford por descarrilar las investigaciones de la SEC, según las personas involucradas en las discusiones.

Sjoblom se negó a contestar preguntas telefónicas, así como solicitudes presentadas a él por correo electrónico.

Ordinariamente, a los abogados se les impide ser testigos contra ex clientes debido al privilegio abogado-cliente.

Pero bajo una doctrina legal conocida como la excepción del delito fraude, un abogado puede decir lo que sabe si su cliente ha solicitado asesoramiento que sancionaría la Comisión de ese fraude o de algún otro acto criminal - o en raros casos, si el propio abogado haya asistido en el crimen. El crimen o fraude revelado o discutido también debe ocurrir para que el abogado pueda testificar. Si Sjoblom hubiese testificado contra Stanford, habría sido uno de los más prominentes abogados en volverse contra tal cliente.

LOS OCHO DE STANFORD
El juicio podría irradiar luz sobre el misterio más amplio de cómo el presunto fraude de Stanford pudo haber ido tan lejos, a pesar de que los reguladores estaban examinando al financiador de Texas durante años. El caso ha puesto a la SEC y a otras agencias federales bajo una luz vergonzosa, creando forraje fresco para los críticos de la puerta giratoria entre el Gobierno y el sector privado.

Reuters ha encontrado, que Stanford le ha pagado por lo menos a ocho ex reguladores de los EEUU y extranjeros, y a los funcionarios encargados de asesoramiento legal o servicios de investigación.

Entre las figuras del anterior Gobierno que trabajaron para Stanford está Spencer C. Barasch, quien dirigió la División de Aplicación de la Oficina de la SEC en Fort Worth, Texas.

Barasch aceptó este mes pagar una multa de $50.000 por supuestamente violar las leyes federales de ética representando a Stanford, tras supervisar el reglamento de empresas de corretaje estadounidenses de Stanford.

jueves, 26 de enero de 2012

Ex empleado de Stanford les dice a los Jurados que vio Problemas.

Enero 25, 2012. HOUSTON – Un ex empleado del financista Tejano Allen Stanford les dijo a los jurados en el juicio del fraude de Stanford el miércoles que él cree que vio al multimillonario inventando cifras contables utilizadas en un informe anual para cortejar a los inversores.

Leo Mejía, quien trabajó para una compañía de publicidad creada por Stanford para promover sus diversos negocios, testificó que le fue incómodo trabajar para el financista porque perdió la confianza en la exactitud de la información financiera que se le dijo que incluyera en los materiales de publicidad. Mejía declaró que una de sus responsabilidades era ayudar a armar el informe anual del Banco, que se utilizó para promocionar el Banco y atraer a nuevos clientes. Dijo que cuando estaba preparando el informe anual del Banco de 1988, veía a Stanford y a su director financiero, James Davis, utilizando una calculadora para realizar varios cambios defectuosos en cifras relacionadas con las finanzas del Banco antes de que el informe fuera enviado a imprimirse.

“¿Usted notó algún problema con los números que Stanford estaba obteniendo mientras los marcaba en la calculadora?" El fiscal Gregg Costa le preguntó a Mejía. "Sí. Cuando estábamos trabajando me di cuenta muy fácilmente que algunos de esos números no sumaban correctamente. Les mencioné que no sumaban. Ellos se rieron y corrigieron esos números", dijo Mejía. En aquel momento, el Banco estaba en la nación de la isla caribeña de Montserrat. Más tarde se trasladó a la isla vecina de Antigua.

Mejía describió que los errores se veían como "errores obvios. Como que nueve más uno no dan cinco." Mejía también le dijo a los jurados que se sorprendió después de que esas cifras se le presentaron al auditor del Banco, fueron enviados y aprobados en 15 minutos. "Me tomó más a mi revisar la cuenta de mi chequera. Pensé que eso fue rápido," dijo.

Mejía también le dijo a los jurados que los inversores de Stanford fueron "codiciosos" y que la Oficina del Banco en Montserrat estaba principalmente vacía, y que tenía solo un par de computadores que no estaban conectados. Mejía dijo que fue despedido en 1992 recibiendo un pago excesivo por $750.

Ali Fazel, abogado de Stanford, intentó sugerirles a los miembros del jurado que Mejía y Chambliess, quien también fue despedida, no eran expertos en las complejidades de varios negocios del financiador y que no estaban calificados para evaluar si hubo alguna fechoría. ¿"Usted está simplemente adivinando? ¿Sólo está especulando? Su testimonio es toda una especulación”, le dijo Fazel a Mejía.

Ex Empleada dice que Stanford Sabía de su Negocio

Anna Driver.
Miercoles, Enero 25, 2012.

HOUSTON (Reuters) - Una ex asesora financiera que trabajó para el financista Allen Stanford testificó en el juicio el miércoles que Stanford la había presionado personalmente para traer nuevos clientes a su banco.

Michelle Chambliess, cuyo trabajo era conseguir clientes desde México y otros países de América Latina, recordó un incidente ocurrido en 2002 en el que Stanford le dijo a ella y a un pequeño grupo de sus colegas que consiguiera más clientes por cualquier medio. "Haz todo lo que tienes que hacer. No me importa cómo lo hagas. Simplemente no me lo digas. No lo quiero saber."

Chambliess, primer testigo en el juicio celebrado en el Tribunal Federal de Distrito en Houston, dijo que ella comenzó a vender CDs de Stanford en 1987 y fue despedida en el año 2002, el mismo año de la reunión con Stanford, después de que sus ventas se movieron lentamente en objetivos. También le dijo al jurado que Stanford firmó documentos para mostrar a los inversores potenciales que sus depósitos estaban siendo invertidos en inversiones líquidas seguras
.
Chambleiss también testificó que ella comenzó a preocuparse cuando Stanford International Bank reveló un préstamo de 13 millones de dólares a Stanford en su informe anual de 1996, después de que ella había dicho que el banco offshore tomaría sólo depósitos y no hacía préstamos.

El abogado de Stanford, Ali Fazel, desafió el conocimiento de Chambliess de los negocios de Stanford y cuestionó su declaración de que Stanford dirigió su fuerza de ventas para hacer todo lo que tomó y recaudar más ingresos de los CDs. Fazel preguntó por qué ella no renunció después de la reunión con Stanford sobre la obtención de nuevos clientes. “¿Presentó los papeles enseguida?" "¿Dijiste que estabas renunciando ya al Sr. Stanford?" Ella no renunció porque no se lo permitieron, dijo Chambliess.

Otro testigo, Leonel Mejía, un diseñador gráfico que comenzó a trabajar para Stanford en los años 80, testificó que el Jefe Oficial de Finanzas James Davis le pidió alterar una póliza de seguros vencida para ayudar a tranquilizar a los clientes nerviosos. Cuando Mejía se negó, Stanford estableció la empresa British Insurance Fund Limited, para que fuera el asegurador de los clientes offshore de su banco, dijeron los fiscales.

Tribunal Federal escucha los reclamos de la fila de inversionistas de Stanford / Angela Shaw dice que ella está confundida.

WASHINGTON, Enero 24. (Reuters). - Una audiencia en la Corte Federal el martes dio un poco de claridad a las víctimas del presunto esquema Ponzi de Allen Stanford, poco después de que un juez federal dijo que necesitaba más tiempo antes de decidir si debe obligar a un fondo respaldado por la industria dejar que los inversionistas presenten sus reclamaciones.

El caso presentado ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia se centra en una disputa entre la SEC y el SiPC, una corporación sin fines de lucro que ayuda a los inversionistas en la recuperación de fondos desaparecidos en casos de que falle una intermediación.

Stanford, 61, fue detenido en 2009 por cargos de que corrió un esquema Ponzi por 7,2 billones de dólares vinculado a certificados de depósito emitidos por su banco en Antigua. Su juicio comenzó el lunes en Texas.

Los fiscales le dijeron al jurado el martes que Stanford mintió y sobornó para robar los ahorros ganados de los clientes.

La SEC en diciembre tomó una acción legal formal para intentar obligar al SiPC de iniciar un procedimiento de liquidación en Texas para que las víctimas del presunto esquema de Stanford puedan presentar sus reclamaciones. El SiPC se mantiene en su decisión de no intervenir a favor de los inversionistas de Stanford, diciendo que su ley no aplica para el caso del Banco de Stanford.

En una audiencia de tres horas el martes en Washington, un abogado de la SEC instó a la Corte para obligar al SiPC de iniciar un procedimiento de liquidación. La SEC también intentó convencer al Juez de Distrito Robert Wilkins que él debería dejar que otro Tribunal dictaminara sobre el fondo, de si ciertos clientes serian elegibles para la compensación o no.

"No estamos diciendo que el tribunal no decidirá nunca sobre el reclamo de los clientes," dijo Matthew Martens, el abogado jefe de litigios para la SEC. "hay tiempo y lugar para tal determinación".

La SiPC argumenta que está limitada por ley a proteger a los clientes contra la pérdida de falta de efectivo o valores bajo custodia por el fracaso de firmas de corretaje miembros del SiPC insolventes. Y aunque el corretaje de Stanford basado en Texas era un miembro del SiPC, su banco offshore no era.

Eugene Assaf, abogado externo del SiPC de Kirkland & Ellis, dijo que la SEC está tratando de despejarle el asunto a Texas, debido a que el organismo sabe que no tiene los hechos para respaldar su argumento. "Uno de los hechos del cual depende es una coalición de personas que invirtieron. Que es a lo mejor el doble o triple de rumores," dijo Assaf. "Yo soy escéptico cuando no veo los hechos establecidos de la forma en que normalmente se establecieron entre los litigantes". El SiPC dijo que si el juez decide ordenar que se inicie un procedimiento de liquidación, a su vez se verán obligados a litigar cada asunto, reclamación por reclamación, un proceso que le costará mucho dinero a su fondo.

Wilkins, quien ha formulado preguntas escépticas a ambas partes durante la audiencia, dijo que intentaría dictaminar pronto.

Angela Shaw, fundadora y directora de la coalición de víctimas de Stanford dice que puede demostrar que el dinero de los inversores nunca fue al Banco de Stanford, y fue malgastado por el brazo de corretaje. Dijo que ella estaba un poco decepcionada por la audiencia del martes. "Estoy confundida. Parece que no hay sentido de urgencia", dijo Shaw, quien voló desde Texas para la audiencia. "Va a tomar un tiempo que las victimas no tienen."

Comienza el juicio del esquema Ponzi de Stanford, los fiscales le acusan de decir 'mentira tras mentira'

Andrew Harris, Laurel Brubaker Calkins y Tom Schoenberg,

Miércoles, Enero 25

Enero 25 (Bloomberg) -- R. Allen Stanford comprometió en un esquema de fraude a largo plazo y mintió repetidamente a los inversores para "vivir la vida de un multimillonario," dijo un fiscal de los EEUU al jurado del juicio penal que comenzó en Houston.

Stanford, 61, fue el cabecilla de un fraude de inversión de 7 billones de dólares en una acusación de 14 cargos acusándolo de fraude postal y fraude por cable, crímenes que llevan penas máximas de 20 años en prisión. También es acusado de obstruir una investigación de la SEC.

"Yo no me declararé culpable para ningún cargo," dijo Stanford, vistiendo un traje de cuadritos gris claro y una camisa de vestir blanca y sin corbata.

Stanford robaba a los inversores "para que ellos pudieran vivir el estilo de vida de un multimillonario", dijo el fiscal Gregg Costa en su discurso de apertura en la sala de Houston. "Les dijo mentira tras mentira tras mentira."

El esquema se extendió a más de 20 años "mintiendo, engañando y sobornando", dijo Costa al jurado de 10 hombres y cinco mujeres, y entre ellos tres suplentes.

‘Imperio Real’
"El imperio financiero del Sr. Stanford era real e hizo un montón de dinero, y le había pagado cada centavo de lo que se adeudaba a los depositantes por 22 años," dijo Robert Scardino al jurado, uno de los abogados de oficio de Stanford en su propia observación de apertura.

Los abogados defensores Scardino y Ali Fazel anteriormente han dicho que utilizarán los registros del banco Stanford Group Co en Houston y el banco Stanford International Bank Ltd de Antigua para demostrarles a sus clientes que nunca fue la intención de defraudar a nadie.

Ningún inversionista perdió dinero hasta que la SEC demandó a Stanford y obtuvo una orden judicial para tomar el control de sus negocios en febrero de 2009, dijo la defensa.

Costa llamó a los 7 billones de dólares en depósitos, una vez colocados en el Banco de Stanford en Antigua "un número real".

"¿Cómo el Sr. Stanford le llegó a tanta gente para darle gran parte de sus ahorros?" Preguntó Costa. "Ahí es donde la mentira entra en juego".

Stanford mintió a los depositantes acerca de la liquidez de sus inversiones, sobre si su banco nunca había cedido los préstamos y acerca de quien administraba su dinero, dijo el fiscal.

‘Fraude Compuesto’
"Vas a ver el poder del fraude compuesto", dijo.

El financista mintió acerca de invertir más de 700 millones de dólares de su propio dinero para apuntalar las finanzas del Banco en 2008, mientras lo que él realmente estaba era tirando el dinero fuera, dijo Costa.

Stanford también "agitó su varita mágica" para aumentar el valor de una propiedad inacabada en la isla, de 63 millones de dólares a 3 billones de dólares durante la peor recesión económica desde la gran depresión, de acuerdo con el fiscal.

El financiero es acusado de sobornar a su auditor-regulador del banco que recibió dinero en efectivo, boletos de Campeonato de Liga de Fútbol Nacional Super Bowl y el uso de jets privados de Stanford.

Costa dijo a los jurados que escucharán los testimonios de los inversionistas que perdieron los ahorros de su vida. Estos testigos dirán, "cómo su mentira, robo y soborno le han quitado ese dinero y los sueños que tenían con él."

‘Imagen Completa’
Scardino les dijo a los jurados que ellos no tuvieron pleno acceso a los registros de negocios de Stanford y que no presentaban "una imagen completa" del negocio de su cliente. Dijo que Stanford invirtió más de 100 millones de dólares para mejorar la isla y obtener licencias que hicieron más valiosa la propiedad.

El abogado defensor llamó a su cliente "un chico de Texas" y "un empresario muy ingenioso" que se convirtió en un multimillonario. Dijo que el jurado podrá escuchar a su cliente durante el juicio, sin ser más específico.

El abogado de Stanford le dijo al grupo que los certificados de depósito, vendidos por el Banco de Stanford no eran valores y que los clientes de Stanford no tenían nada que decir sobre cómo fue invertido su dinero.
Los CDs del Banco fueron vendidos sólo en tramos valorados en $50.000 o más, a los inversores con un patrimonio neto de más de 1 millón de dólares o un ingreso anual de más de 200.000 dólares, dijo el abogado de la defensa.

Scardino llamó a los compradores de CDs "inversores sofisticados" quien dijo que "ellos sabían lo que era y no era un CD."

‘Negocio Legitimo’
También ellos recibieron materiales de promoción de negocios de Stanford revelando el rendimiento pasado, que no era garantía de éxito en el futuro y que un inversor podía perder la totalidad de la inversión.

"Vamos a probar que esto no era un esquema Ponzi en lo absoluto", dijo Scardino. A diferencia de los fraudes en el que el dinero desde luego - que llega de los nuevos inversionistas se utiliza para pagar a los inversores anteriores, "éste era legítimo." Dijo.

Marc Nurik, un abogado de Fort Lauderdale, Florida, que ha seguido el procedimiento de Stanford, ha llamado riesgosa a la decisión de la defensa para contener la perspectiva de testimonio de Stanford. Stanford no está obligado a tomar el podio como testigo.

"La sabiduría tradicional consiste en no configurar el incumplimiento", dijo.

Una declaración de apertura es equivalente a la realización de una promesa al jurado, dijo. Un fracaso de Stanford para adoptar la postura de testigo sería como romper esa promesa.

Nurik dijo que Stanford podría estar presionando a sus abogados para testificar.

Selección del Jurado
La selección del jurado comenzó el 23 de enero en la sala Bob Casey del Juzgado Federal en Houston, con las entrevistas del Juez de Distrito David Hittner a los 80 panelistas potenciales, muchos de los cuales dijeron que habían leído o escuchado informes sobre el caso y algunos de ellos le dijeron al juez que no sabían si podían ser imparciales.

Los 15 hombres y mujeres seleccionados ayer incluyen, una optometrista comercial, un ingeniero ambiental, dos contadores, una maestra de preescolar, un cocinero, un agrimensor, un corredor de casa de empeños y una ex peluquera.

El juicio puede durar alrededor de seis semanas, dijo Hittner.

miércoles, 25 de enero de 2012

Tribunal Federal escucha los reclamos de la fila de inversionistas de Stanford / Angela Shaw dice que ella está confundida.

WASHINGTON, Enero 24. (Reuters). - Una audiencia en la Corte Federal el martes dio un poco de claridad a las víctimas del presunto esquema Ponzi de Allen Stanford, poco después de que un juez federal dijo que necesitaba más tiempo antes de decidir si debe obligar a un fondo respaldado por la industria dejar que los inversionistas presenten sus reclamaciones.

El caso presentado ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia se centra en una disputa entre la SEC y el SiPC, una corporación sin fines de lucro que ayuda a los inversionistas en la recuperación de fondos desaparecidos en casos de que falle una intermediación.

Stanford, 61, fue detenido en 2009 por cargos de que corrió un esquema Ponzi por 7,2 billones de dólares vinculado a certificados de depósito emitidos por su banco en Antigua. Su juicio comenzó el lunes en Texas.

Los fiscales le dijeron al jurado el martes que Stanford mintió y sobornó para robar los ahorros ganados de los clientes.

La SEC en diciembre tomó una acción legal formal para intentar obligar al SiPC de iniciar un procedimiento de liquidación en Texas para que las víctimas del presunto esquema de Stanford puedan presentar sus reclamaciones. El SiPC se mantiene en su decisión de no intervenir a favor de los inversionistas de Stanford, diciendo que su ley no aplica para el caso del Banco de Stanford.

En una audiencia de tres horas el martes en Washington, un abogado de la SEC instó a la Corte para obligar al SiPC de iniciar un procedimiento de liquidación. La SEC también intentó convencer al Juez de Distrito Robert Wilkins que él debería dejar que otro Tribunal dictaminara sobre el fondo, de si ciertos clientes serian elegibles para la compensación o no.

"No estamos diciendo que el tribunal no decidirá nunca sobre el reclamo de los clientes," dijo Matthew Martens, el abogado jefe de litigios para la SEC. "hay tiempo y lugar para tal determinación".

La SiPC argumenta que está limitada por ley a proteger a los clientes contra la pérdida de falta de efectivo o valores bajo custodia por el fracaso de firmas de corretaje miembros del SiPC insolventes. Y aunque el corretaje de Stanford basado en Texas era un miembro del SiPC, su banco offshore no era.

Eugene Assaf, abogado externo del SiPC de Kirkland & Ellis, dijo que la SEC está tratando de despejarle el asunto a Texas, debido a que el organismo sabe que no tiene los hechos para respaldar su argumento. "Uno de los hechos del cual depende es una coalición de personas que invirtieron. Que es a lo mejor el doble o triple de rumores," dijo Assaf. "Yo soy escéptico cuando no veo los hechos establecidos de la forma en que normalmente se establecieron entre los litigantes". El SiPC dijo que si el juez decide ordenar que se inicie un procedimiento de liquidación, a su vez se verán obligados a litigar cada asunto, reclamación por reclamación, un proceso que le costará mucho dinero a su fondo.

Wilkins, quien ha formulado preguntas escépticas a ambas partes durante la audiencia, dijo que intentaría dictaminar pronto.

Angela Shaw, fundadora y directora de la coalición de víctimas de Stanford dice que puede demostrar que el dinero de los inversores nunca fue al Banco de Stanford, y fue malgastado por el brazo de corretaje. Dijo que ella estaba un poco decepcionada por la audiencia del martes. "Estoy confundida. Parece que no hay sentido de urgencia", dijo Shaw, quien voló desde Texas para la audiencia. "Va a tomar un tiempo que las victimas no tienen."

martes, 24 de enero de 2012

PRIMER DIA DEL JUICIO

Cinco filas de potenciales jurados llenaron más de un juzgado federal el lunes por la mañana, listo para comenzar el proceso de selección de los doce jurados y dos suplentes para el juicio del acusado estafador R. Allen Stanford.

El juez de Distrito David Hittner de los Estados Unidos prometió que el jurado será elegido en un día y cuestionó a los panelistas y a sí mismo, como es común en los juicios federales. Stanford sentado impasible en la mesa de la defensa, estaba vestido con un traje gris y camisa azul pero sin corbata.

Las actuaciones del lunes reunieron a representantes de varios periódicos británicos. Stanford, un fanático anglófilo, era bien conocido en Gran Bretaña, en parte debido a su pasión por el criquet. El era propietario de un equipo profesional de críquet y una vez anunció planes para construir una nueva sede ostentosa de críquet en Inglaterra.

A Stanford se le acusa de operar un esquema que costó a los inversores más de 7 billones de dólares.

Un receptor todavía está tratando de localizar el dinero que se invirtió con sede en el Stanford Financial Group de Houston y sus empresas filiales, pero reportes tempranos sugieren que el estilo de vida pródigo y el trotar por el mundo de Stanford pueden haber consumido la mayor parte del dinero.

"La primera pregunta que tengo," dijo Hittner al panel, " ¿hay demasiado frío aquí?" El grupo respondió con un rotundo sí.

"Vamos a ver si un juez federal puede pedir que se encienda la calefacción", dijo.

"Hay limitaciones a lo que puede hacer un juez". Dijo Hittner, bajando desde el banquillo ante el panel desde un podio más cercano. Pasó mucho tiempo explicando cómo está organizado el sistema judicial federal. También pasó por la mecánica del juicio, los fundamentos de la ley y una descripción general de la acusación de 14 cargos contra Stanford.

Hittner dijo que los dos jurados suplentes no serán seleccionados en el grupo de 14 hasta el final del juicio, lo que significa que todos en el cuadro del jurado deben asumir que tendrán que emitir un veredicto.

"Creo que ustedes encontrarán un reto para el juicio si son seleccionados para servir", dijo. También les dijo a los potenciales miembros del jurado que espera que el juicio dure unas seis semanas. Les mostró un temporizador de ajedrez que utilizará para registrar el tiempo utilizado por los abogados de Stanford y del Gobierno.

Prometió ser militante para imponer límites de tiempo y así poder mantener el juicio en movimiento.

Mike Tolson

Comienzo de Testimonios en Juicio del Financista Allen Stanford

Juan Lozano, Associated Press
HOUSTON – El financiero R. Allen Stanford construyó una inmensa fortuna a través de su red de bancos y otras empresas en los Estados Unidos, América Latina, y el Caribe, y dirigió un estilo de vida propio de un magnate de negocios multimillonarios.
El martes, después de mucho retraso, los fiscales federales en Houston comenzaron exponiendo sus acusaciones contra Stanford, contándole a los miembros del jurado que el imperio del hombre de negocios de 61 años de edad se construyó con humo y espejos, y que estafaron a los inversionistas por más de 7 billones de dólares durante más de 20 años, como parte de un esquema Ponzi masivo. La selección del jurado del juicio de Stanford se reanudó este martes, después de comenzarlo ayer, y está previsto que concluya con las declaraciones que se esperan más tarde en el día de apertura.
Stanford, quien niega las imputaciones y dice que sus negocios eran legítimos, es acusado de 14 cargos, incluyendo fraudes por cable y correo, y enfrenta hasta 20 años de prisión si es condenado. Se espera que testifique durante el juicio, que tendrá probablemente al menos seis semanas.
En documentos judiciales presentados este mes, los abogados de Stanford argumentaron que ellos tenían la intención de pagarles a los inversores de CDs a través de sus otras empresas, si las autoridades no las hubieran incautado y comenzado a venderlas.
"Este fraude (teoría del Gobierno) es simplemente equivocado", dijo Ali Fazel, uno de los abogados de Stanford, en esa audiencia. "Nuestra defensa es que no hicimos nada malo."
Una orden mordaza del colegio de abogados prohíbe discutir públicamente el caso.
Stanford está en su quinto conjunto de Abogados desde que fue acusado. Los abogados anteriores lo acusaron de ser difícil.
Los otros tres ex ejecutivos acusados van a ser juzgados en junio. También fue acusado un ex regulador financiero de Stanford en Antigua, y él espera su extradición a los Estados Unidos. Los ex ejecutivos también están luchando contra una demanda de la SEC presentada en Dallas, que hace acusaciones similares.

AVISO IMPORTANTE: SOBRE EL PROCESO DE RECLAMOS

He hablado con un miembro del equipo de Grant Thornton en relación a los formularios que se nos pide llenar y enviar. Ellos están conscientes de que existen problemas y están trabajando para conseguir la solución a los mismos.
Todos ustedes que están preguntando sobre la confirmación de la recepción de los mensajes, una vez más, ellos están trabajando en esto. Hasta la fecha tienen más de 300 consultas, por lo que podríamos ayudarles si les damos un poco mas de tiempo y espacio para ocuparse de los problemas que se han puesto de relieve, y tratar de evitar enviarles demasiadas preguntas hasta que ellos hayan ordenado los problemas actuales.
Muchas de las consultas son repeticiones y, una vez que ellos hayan abordado los puntos principales sería mucho más fácil para todos nosotros. Una pregunta constante por la que ellos están siendo inundados es " ¿por qué tengo que rellenar un formulario cuando ustedes tienen todos los registros?". Aquí está la respuesta de Marcus Wide a esa pregunta.
"Como que por qué - el estatuto dice que los acreedores deben presentar su solicitud por escrito. Esto es habitual en cualquier insolvencia en cualquier lugar que cuenta con un sistema adecuado de insolvencia incluyendo Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Barbados, Caribe Oriental, NZ, Australia, Suiza, Guatemala, Bahamas, y así sucesivamente." Por lo que es un requisito legal, así que por favor no siga reclamando esto.
Si esto se pudiera hacer de una manera más fácil, yo estoy segura de que GT la habría hecho ahora. Por favor, no obstruya el sistema con este asunto.
Los mantendré a todos informados con actualizaciones cuando se refiera al caso. Por favor, siga el blog y el foro para obtener más información. GT también publicará las respuestas a sus preguntas a través de estos enlaces para evitar tener que responder a decenas de solicitudes con la misma pregunta, así que si ellos no le responden personalmente, se les responderá a través de su página Web, el foro o el blog.
Espero que esto ayude, y una vez más, tenga paciencia, que ellos están trabajando a toda máquina para lograr que este sistema de reclamación funcione a lugar.
Kate

viernes, 20 de enero de 2012

Los inversionistas de Stanford aguantan un "Infierno Viviente" en vísperas del juicio sobre el fraude.

Andrew Harris y Laurel Brubaker Calkins. (Bloomberg).

Enero 20 (Bloomberg) -- Los inversores de Allen Stanford, después de esperar tres años para ver al financiador de Texas ir a juicio por los cargos de dirigir un fraude de 7 mil millones de dólares, deben esperar aún más tiempo antes de conocer cuando obtendrán algún retorno de su dinero.

Los clientes de Stanford no han recibido nada desde que la SEC cerró sus negocios en febrero de 2009.

Stanford, acusado de engañar a la gente que compró certificados de depósito de su banco en Antigua, gastó su dinero en malas inversiones, patrocinios deportivos y un estilo de vida pródigo que incluían yates, una flota de jets, mansiones y una isla privada del Caribe, dijeron los fiscales de EEUU. La selección del jurado para el juicio penal está programada para iniciarse el 23 de enero en la corte federal en Houston. Stanford, quien niega cualquier fechoría, enfrenta hasta 20 años en prisión si resulta condenado.

"No es justo que tengamos esta vida infernal," dijo Smith Blaine de Luisiana, quien alega haber perdido 1 millón de dólares en ahorros invertidos con Stanford.

Un receptor designado para el Stanford Group Co. ha gastado al menos 103 millones de dólares en litigios y otros gastos, mientras recolectaba menos de 212 millones de dólares en efectivo y bienes materiales, desde que la SEC demandó a Stanford en febrero de 2009.

Los gastos incluyen los honorarios de abogados y gastos generales utilizados por Ralph Janvey, el receptor. Janvey le ha pedido permiso a la Corte para pagarle a la firma legal de Baker Botts LLP, basada en Houston, la suma de 21,3 millones de dólares por el trabajo realizado desde el 17 de febrero de 2009 al 30 de septiembre de 2011, de acuerdo con los registros de la Corte.

Otros Casos
A diferencia de Stanford, los procesos de devolución han avanzado para los demandantes en el caso del fraude de Bernard Madoff L. y la quiebra de MF Global Holdings Ltd., padre del corredor de productos básicos MF Global Inc.

El Liquidador de oficio de Madoff, Irving Picard, ha recuperado 8,7 billones de dólares de los estimados 17 billones de dólares perdidos y ha distribuido 325,5 millones de dólares a las víctimas, de acuerdo con su sitio Web. El fraude de Madoff terminó cuando fue arrestado en diciembre de 2008.

Los clientes de la sede MF Global en Nueva York, que se derrumbó en octubre, ya han recibido 3,8 billones de dólares de los 6,5 billones de dólares que ellos reclaman, según el fideicomisario de liquidación de esa firma, James Giddens.

Un abogado de Janvey dijo la semana pasada que es demasiado pronto para decir cuando los inversores podrán ver parte del dinero.

"Sé que es frustrante," dijo el abogado de Janvey, Kevin Sadler, socio de Baker Botts. "Los inversores quieren saber cuándo y cuánto.”

Sadler y Janvey en noviembre, bajo la presión del juez de distrito David Godbey en Dallas, comenzaron con el trabajo para compensar a los inversores, solicitaron permiso de la Corte para establecer un plan de reembolsos para los inversores y un proceso de reclamación con fecha límite de presentación.

Falta de Certeza
Sadler estima que a los inversionistas de Stanford se les adeudan unos 5 billones de dólares en capital. Falta de certeza en cuanto al valor total de las reclamaciones y la cantidad de dinero disponible para pagarles ponen un valor del dólar o incluso una relación sobre la tasa de reembolso imposible de estimar en este momento, dijo Sadler.

El 11 de noviembre, el receptor presentó a Godbey un informe indicando que tenía 114,5 millones de dólares en efectivo a la mano y 96,6 millones de dólares en otros activos hasta el 31 de octubre.

El pote más grande conocido de los activos de Stanford está en cuentas en el extranjero del financista, el cual en gran parte está fuera del alcance de Janvey.

El control de los 335 a 350 millones de dólares en cuentas europeas fue otorgado por los tribunales del Reino Unido y Suiza a los liquidadores del Stanford International Bank Ltd., nombrados por la Corte Suprema del Caribe Oriental en Antigua.

Edward Davis, abogado de los liquidadores en Miami, dijo en una entrevista telefónica este mes que a los casi 22.000 depositantes globales de Stanford podrían pagárseles tan pronto como en el segundo trimestre de este año.

Pequeños Montos
Sus clientes, Marcus Wide y Hugh Dickson, contadores en la empresa global de contabilidad Grant Thornton, anunciaron el 18 de enero la creación de formas de presentación para la reclamación. Wide y Dickson fueron nombrados para liquidar el Banco de Stanford tras la original elección del tribunal, con sede en Londres, desde que Vantis Plc, se derrumbó. Wide es director de Grant Thornton Ltd. (Islas Vírgenes Británicas) en Tórtola, y Dickson es socio de Grant Thornton LLP del Reino Unido, según el sitio Web de liquidación del Banco de Stanford.

En los actuales niveles de recuperación, los inversores recibirían alrededor del 10 por ciento de su dinero, más si los liquidadores son capaces de invertir pequeñas cantidades de fondos recuperados para hacerla más fácil la venta de algunas propiedades de Stanford, dijo Davis.

Detener ahora los esfuerzos de recuperación y rehabilitación de activos para pagarle a los inversores, dijo Davis: "sería un fracaso horrible para las víctimas".

Control de Activos
Wide y Dickson, con un adelanto de 20 millones de dólares de las cuentas congeladas de Stanford en Londres otorgados por la Corte el año pasado para financiar sus operaciones, han gastado unos 7,2 millones de dólares para recuperar 148 millones de dólares en efectivo y activos, dijo Davis.

Sus clientes están luchando con Janvey por el control de activos en el Reino Unido, Suiza y Canadá.

Ellos también están compareciendo ante Godbey, quien el mes pasado escuchó argumentos sobre si Houston o Antigua debe declararse como el verdadero "centro de interés" de las operaciones de Stanford, lo que determinará qué receptor obtendrá el control del estado. El intento por resolver el conflicto a través de la mediación falló.

"Estoy triste de escuchar que la mediación no funcionó", dijo el juez a los abogados de entonces. "Estoy más triste que el dinero es para pagar a los abogados y no va a indemnizar a las víctimas".

En entrevistas separadas, Sadler y Davis se negaron a especificar las razones de la falta de cortesía entre sus clientes.

‘Explorando Vías’
"Todavía estamos explorando maneras en las que podemos llegar a un protocolo de cooperación global," y un medio para evitar esfuerzos duplicados, dijo Sadler. "No lo hemos alcanzado todavía."

"Tratamos de mantener un diálogo. No hemos ido a ningún lado", dijo Davis,"a ningún lugar cercano para un acuerdo aceptable."

J. Samuel Tenenbaum, un profesor de derecho de la Universidad de Northwestern en Chicago, ha estado siguiendo los casos de Madoff, Stanford y MF Global. Además, él dirige la escuela del Centro de Protección de Inversiones que atiende a las personas con ingresos limitados o pequeñas reclamaciones que son incapaces de obtener asesoramiento jurídico.

El fraude de Madoff, dijo, era más fácil de manejar, porque el dinero robado se mantuvo dentro de un círculo definido de personas donde podía ser identificado y recuperado.

"Con Stanford es más complicado," dijo el profesor, quien también está afiliado con la firma Chuhak & Tecson de Chicago. "El sopló a través del dinero, lo perdió o lo gastó".

Respuesta Coordinada
En tales casos, es necesaria una respuesta global coordinada porque de lo contrario aumentan los costos de recuperación, dijo Tenenbaum.

"Debería haber un solo receptor general de Allen Stanford," dijo.

La Corporación de Protección de Valores del Inversionista de los EEUU o SiPC, previamente había tomado la posición de que los inversionistas de Stanford no estaban cubiertos por su ley de protección de títulos-valores a inversionistas (SiPA). El SiPC se comprometió a pagar a los demandantes de Madoff casi 800 millones de dólares, de acuerdo al sitio Web de Picard.

La SiPC dijo en julio que reconsideraría y tomaría una decisión final en septiembre. Ese mes pasó sin un fallo.

El 13 de diciembre, la SEC demandó al SiPC, buscando otro camino de ayuda para la recuperación de las víctimas. La SEC pidió a un juez federal en Washington que obligara a la Agencia para crear un proceso de reclamaciones de presuntas víctimas de Stanford. Una audiencia está prevista para el 24 de enero.

Retiro Pospuesto
Mientras tanto, el inversor de Stanford Blaine Smith, un constructor personal de casas, perdió la casa que construyó para sí mismo en una ejecución hipotecaria. Su esposa ha pospuesto su retiro.

El busca trabajos ocasionales y escribe correos electrónicos cada vez más desesperados a los reguladores y los políticos que espera puedan hablar con el receptor de Stanford para presentar demandas de restitución contra los inversores o persuadir al SiPC para cubrir sus pérdidas.

"No podemos soportar ningún abuso más", dijo.

jueves, 19 de enero de 2012

LIQUIDADORES CONJUNTOS DE STANFORD INTERNATIONAL BANK ANUNCIAN PROCESO DE RECLAMOS

Proceso de Reclamos Para las Victimas de Fraude Implementado

Antigua – 18 de enero de 2012 – Los Liquidadores Conjuntos de Stanford International Bank publicaron detalles del inicio de un proceso de reclamación formal para fijar el monto de reclamos de todos los acreedores del Banco. El proceso de reclamación formal es esencial para facilitar distribución a los acreedores de los cuales mas de 99.9% son victimas depositantes. Todos los acreedores de Stanford International Bank Limited (“SIB”) deben completar y someter un formulario de reclamación si desean recibir cualquieras distribuciones que se hagan en el futuro. Esto incluye aquellos acreedores que previamente puedan haber registrado sus reclamaciones con los Liquidadores Conjuntos anteriores. Todos los detalles, incluyendo copias del formulario de reclamación y otra información pertinente, esta localizada en www.sibliquidation.com/claimsadministration en ingles y español.

Los Liquidadores Conjuntos están poniendo en marcha el proceso formal de administración de reclamaciones con la esperanza de que los fondos de SIB actualmente detenidos en el Reino Unido, Canadá y Suiza se encuentren disponibles o de que la venta de los terrenos de SIB en Antigua se concluyan. “Hoy no podemos decir que cualquiera de los dos sea inminente," dijo Liquidador Conjunto Hugh Dickson de Grant Thornton, "pero continuamos impulsando ambos frentes en la manera mas forzosa que podemos para poder hacer una distribucion a las victimas depositantes." No obstante, le pedimos a todos los acreedores que presenten sus reclamos con la mayo

martes, 17 de enero de 2012

El Destino de 7.000 Inversores en el Ponzi de Stanford Cuelga sobre la Rara Demanda de la SEC.

Por: Robert Schmidt y Joshua Gallu (BLOOMBERG). Enero 17, 2012

Durante 40 años, la Comisión de Valores y Bolsa de los EEUU (SEC) y el Grupo del Congreso que protege contra el robo de corredurías han trabajado conjuntamente para reembolsar el dinero a las personas cuyas cuentas han sido hurtadas.

Ahora, la SEC y la Corporación de Protección de Valores del Inversionista (SIPC), están a punto de enfrentarse en una lucha amarga en la Corte que puede determinar cómo el futuro de las víctimas estafadas está cubierto, elevar las tasas de corredurías en el SIPC, y poner en duda la independencia política de la SEC.

La disputa se centra en si más de 7.000 clientes de intermediación de corretaje que han invertido en el alegado esquema Ponzi por 7 billones de dólares dirigido por R. Allen Stanford tienen derecho a tener sus pérdidas cubiertas por el SIPC.

El SIPC, una corporación sin fines de lucro financiada por la industria del corretaje, dice que las inversiones de Stanford no encajan en los confines de la ley federal que gobierna quien es elegible para los pagos. Los inversores y sus partidarios en el Congreso dicen que el SIPC deliberadamente está teniendo una visión estrecha de la ley para proteger a aquellos corredores de cuotas más altas.

Los Comisionados de la SEC, que tienen supervisión del SIPC, finalmente se aliaron con los inversores. En junio, la Agencia ordenó al SIPC que iniciara un proceso que podría conceder hasta $500.000 por cliente--la misma cantidad máxima que ofrece en cualquier caso. Después de que el SIPC se resistió, la SEC por primera vez demandó al grupo en la corte federal en Washington.

Dólares y Principios

Cuando los dos se preparan para la audiencia de la Corte el 24 de enero, el SIPC ha estado balanceándose, contratando a dos prominentes abogados y a un ex juez federal que está en una lista corta para una nominación republicana en la Corte Suprema. En documentos jurídicos, el acusa a la SEC de ceder a la presión del Congreso haciendo caso omiso de la letra de la ley y sostiene que la posición de la Agencia pone en riesgo los pagos a inversores en otros casos, incluso para los clientes de Bernard Madoff y MF Global Holdings Ltd (MFGLQ).

"Los dólares y los principios son tales que tenemos que tomarlos en serio", dijo Stephen Harbeck, quien ha trabajado en el SIPC durante 36 años y ahora es su Presidente.

Harbeck dijo que el grupo probablemente tendría que gastar la mayoría si no todos los 1,5 billones de dólares de su fondo y posiblemente tener que pedir prestado más del Tesoro si el Tribunal lo ordena en el caso de Stanford.

El caso "desafía la naturaleza entera de la relación entre la SEC y el SIPC", agregó. "Estoy bastante seguro de que no es para lo mejor".

Altos Intereses de los CDs

El SIPC puede ser mejor conocido por su logotipo, el cual paga debidamente las cuotas de las empresas de corretaje en sus materiales de mercadeo para mostrar a sus clientes que están protegidos. Mientras que los inversores podrán considerar la etiqueta como equivalente a la garantía de seguros de depósitos que la FDIC da a las cuentas bancarias, el SIPC no ejecuta un seguro general de cobertura o fondo por pérdidas de inversiones. Bajo la ley de protección de valores del inversionista (SIPA), se supone que la ayuda a los inversores es cuando sus valores o dinero en efectivo es robado o desaparecen.

Stanford, quien está en prisión en espera de juicio, supuestamente usó su intermediación para tentar a los inversores a comprar certificados de deposito con alto interés a través de su privado Stanford International Bank Ltd. en Antigua. En su lugar, de acuerdo con los fiscales, gran parte del dinero fue utilizada para apoyar las empresas de Stanford y su estilo de vida.

Harbeck dijo que el SIPC no debería involucrarse porque los inversores recibieron los actuales CDs después que pasaron el dinero de las corredurías a un banco. Lo que ocurrió después no es competencia del SIPC porque los titulares de los cuentas de Stanford tienen posesión de sus valores, le dijo a un receptor designado por el Tribunal en 2009. El SIPC cubre robo pero no fraude, dijo.

Cartas de los Legisladores

Inicialmente el personal de la SEC estuvo de acuerdo. También lo hizo David Becker, consejero general de la SEC en el momento, de acuerdo con el informe del inspector general. Como los Comisarios vieron el asunto, más de 50 legisladores firmaron cartas pidiendo al Presidente de la SEC Mary Schapiro que explicara el por qué los componentes no obtenían ayuda mientras que el SIPC estaba ayudando a un receptor oficiado por la Corte para recuperar miles de millones de dólares para las víctimas del fraude de Madoff.

Schapiro y otros comisarios rechazaron el análisis de personal y ordenaron rehacerlo, de acuerdo a cinco personas con conocimiento del asunto. Los comisionados de la SEC finalmente decidieron que no había ninguna verdadera separación entre el Banco de Stanford y la empresa de corretaje. Los clientes que han hecho inversiones con el Banco, dijo la SEC, efectivamente estuvieron depositando dinero con la intermediación y deben obtener la cobertura del SIPC.

Angela Shaw, quien fundó la coalición de las víctimas de Stanford después de que su familia perdió 4,6 millones de dólares en el presunto fraude, dijo que no había razón para los clientes pensar que no estaban amparados por el fondo.

Arreglo Rechazado

El SIPC "ayudó a Stanford para estafar a los inversores, punto", dijo Shaw, quien indicó que unos 7.800 de 20.000 inversionistas de Stanford utilizaron la intermediación. "Ellos abofetearon ese logotipo, sobre todo para crear una ilusión de protección".

Después de que la SEC ordenó el pago, el SIPC ofreció privadamente resolver la cuestión con la Agencia por aproximadamente $250.000 por cliente, según dos personas familiarizadas con las negociaciones jurídicas. Cinco comisionados de la SEC votaron para rechazar el acuerdo, dice la gente.

Un portavoz de la SEC, John Nester, dijo que la acusación del SIPC de que la Agencia estaba respondiendo a la presión del Congreso era "inexacta" y dijo que "la decisión de la Comisión se basó en los hechos y la ley".

Declinó hacer comentarios sobre las conversaciones de arreglo. "Hemos tenido una larga y positiva relación con el SIPC que vamos a continuar", dijo Nester.

Harbeck del SIPC también se negó a discutir la oferta de arreglo. Dijo que "a nivel personal" las relaciones con la SEC aún "son realmente buenas".

Criticada la SEC

El mayor caso de Stanford ha sido un bochorno persistente de la SEC, que ha sido criticada por los inversores y los legisladores por no descubrir los esquemas Ponzi. La oficina del inspector general de la Agencia determinó que la SEC no pudo realizar una investigación significativa del Stanford Financial Group hasta el 2005, aunque sus examinadores sospecharon firmemente la participación en el fraude ocho años antes.

Stanford fue acusado por la SEC en febrero de 2009 por la ejecución de un "fraude masivo y permanente" y más tarde fue acusado de cargos criminales. Él ha negado toda infracción.

La SEC, liderada por su jefe litigante Matthew Martens, ha tomado un rumbo estrecho en el caso SIPC. En los documentos de la Corte, la Agencia dice que el tiene plena autoridad sobre el SIPC y pide al juez a imponer su orden.

El equipo jurídico del SIPC, Kirkland & Ellis LLP--que incluye a un ex juez de apelación de EEUU, Michael McConnell, mencionado como un posible candidato de la Corte Suprema durante el Gobierno de George W. Bush--sostiene que no sólo la Corte debe pronunciarse sobre el pedido, pero determinar también si los inversionistas de Stanford están cubiertos por el SIPC. El directorio del grupo también ha conservado la firma de abogados Covington & Burling LLP.

‘Noción Equivocada’

"La posición de la SEC se basa en la noción errada que tiene la autoridad legal para obligar al SIPC a tomar cualquier acción que la SEC dice que debe tomar," dijo el SIPC en una presentación ante la Corte el 27 de diciembre.

Los abogados del SIPC señalaron también que el fondo inversor primero se negó a involucrarse en el caso de Stanford en agosto de 2009--una decisión que no fue impugnada por la SEC por casi dos años.

"La SEC no expresó ningún desacuerdo con el SIPC hasta junio de 2011, cuando un senador de Estados Unidos anunció una suspensión de dos candidatos a convertirse en comisarios de la SEC mientras la SEC consideraba ese problema--y la Comisión se volteó abruptamente en su posición sobre SIPC y Stanford al día siguiente," escribió el SIPC en su presentación.

Cuotas Incrementadas

La industria financiera del mercado de valores (SIFMA), una asociación comercial con sede en Washington para la industria del corretaje, también ha pesado en el caso, estimando en un análisis lanzado el pasado mes de agosto que las cuotas de sus empresas para el SIPC serían más del doble si la protección se extiende de la manera que quiere la SEC.

Los corredores-intermediarios pagan actualmente una cuarta parte del 1 por ciento de sus ingresos netos de operación por sus negocios de valores en una evaluación anual del SIPC.

"Si bien somos muy comprensivos de las pérdidas sufridas por las víctimas del fraude financiero de Stanford, al SIPC creado por el Congreso en 1970 nunca le fue permitido proporcionar una cobertura propuesta por la SEC como en este caso,", dijo Andrew DeSouza, un portavoz del SIFMA. "Una expansión sin precedentes de la protección del SIPC por pérdidas en fraude de inversiones es algo que nunca había intentado el Congreso".

El Senador David Vitter, republicano de Luisiana que se negó a permitir la votación de los candidatos de la SEC hasta que la Agencia pesara sobre el caso Stanford, dijo en una declaración que las presentaciones del SIPC en la Corte y los comentarios públicos muestran "cuán desesperados están ellos para desviar la atención de su posición insostenible".

Fondos de Protección

El senador, quien tiene unos 1.800 inversionistas de Stanford en su estado, dijo que el SIPC "nunca antes en la historia" ignoró una orden de la SEC para liquidar una intermediación fallida y evaluar las reclamaciones de las víctimas. El SIPC está preocupado principalmente porque los pagos a los inversionistas de Stanford drenarán su fondo de protección, dijo.

"Aún más inquietante, es que ellos me han resaltado directamente mis preocupaciones de que están poniendo grandes cuotas a sus firmas contribuyentes ante la perspectiva de tener que reponer el fondo después de un pago de Stanford," dijo Vitter.

Harbeck dijo que la Junta del SIPC, que votó 6-0 para rechazar el pedido de la SEC, incluye a sólo dos representantes de la industria y tiene miembros nombrados por el Tesoro y la Reserva Federal.

"Los puntos de vista de la industria fueron escuchados, pero de ninguna manera controlan", dijo Harbeck. "Hemos observado esto tan objetivamente como nos sea posible."

Los Abogados de Stanford Presentan otra Moción para Retrasar el Juicio.

Houston, Estados Unidos. Lunes, Enero, 2012.

Los abogados nombrados por la Corte para defender al estafador del esquema Ponzi, Allen Stanford, han presentado una nueva moción para retrasar el 23 de enero el inicio del juicio después de haber sido ordenados a permanecer en su trabajo. Le han pedido una prorroga al juez sobre la base de que un abogado no miembro del equipo de defensa no estará disponible en esa fecha.

El Juez de Distrito, David Hittner, dijo que esa petición podría argumentarse esta semana en una audiencia anterior al juicio. Previamente, el juez negó una petición de los abogados de Stanford para retrasar por tres meses la fecha del juicio.

El pasado viernes, el juez ordenó a cuatro abogados de Stanford, entre ellos Ali Fazel y Robert Scardino, para continuar con la preparación para el juicio, después de que ellos presentaran una solicitud de retiro dos semanas antes de la selección del jurado. Los abogados dijeron que las restricciones presupuestarias obstaculizaban su eficacia.

En una orden de dos páginas, el Juez dijo que "la razón principal del equipo de la defensa para solicitar esa ayuda se basa en su auto-proclamación de que Stanford tiene derecho a una asistencia efectiva del abogado, y que será afectada.

"La Corte observa que el equipo de defensa mantiene esta posición a pesar del hecho de que dos de sus abogados - Scardino y Fazel - han sido nombrados para este caso desde noviembre de 2010, y los otros dos abogados - Parras y McGuire - han sido nombrados desde marzo de 2011"

Agregó el juez Hittner que, también negó propuestas por la defensa para tirar el caso por motivos constitucionales.

Stanford de 61 años, fue acusado en junio de 2009 por estafar a los inversionistas a través del Stanford International Bank, Ltd., en Antigua. El ex financista de Texas ha negado toda infracción.

lunes, 16 de enero de 2012

La Defensa de Estado de Stanford puede dejar Interrogantes

Loren Steffy, HOUSTON CHRONICLE

Después de tres años, el caído multimillonario R. Allen Stanford irá a juicio en 10 días por cargos de su esquema Ponzi de 7 billones de dólares. Aún con el peso de la prueba, su defensa legal está en un caos.

El miércoles, sus abogados pidieron retirarse del caso. Una semana antes de que los expertos testigos se retiraran porque no les habían pagado en tres meses.

Los activos de Stanford se congelaron después de su detención en 2009, dejándolo dependiendo de la póliza de seguros de su empresa para pagar su defensa. Stanford, a quien se denegó la libertad bajo fianza ha permanecido en prisión durante casi tres años, desperdició la mayoría del dinero en una puerta giratoria de talento legal, pasando por 10 abogados antes de que la compañía de seguros se negara a pagar más.

Ahora, ese dinero – como el de sus inversores - se ha ido. El Juez David Hittner ha declarado indigente a Stanford, quien una vez se regodeaba en un estilo de vida pródigo de jets y mansiones caribeñas. Su actual pareja de abogados es pagada con fondos públicos.

La Corte tiene un presupuesto limitado para pagar una defensa indigente, y ninguna parte de Stanford es suficiente para resolver un caso enrevesado y de globo de expansión como el suyo. Después de haber estancado los billetes para los peritos, el Tribunal de Apelaciones que controla su presupuesto de defensa concedió el pago parcial y ordenó a los expertos que continuaran con la preparación para el juicio.

Luego, de acuerdo con la presentación del miércoles por los abogados de Stanford, Hittner cortó el pago para un consultor de jurado, quien había estado ayudando al equipo de defensa a prepararse para el juicio.

"Como resultado de los problemas de financiación en este caso y a la luz de los actuales plazos del juicio, la defensa se verá obligada a tratar el caso sin haber tenido los recursos necesarios para procesar constitucionalmente una adecuada representación, mientras que el Gobierno ha estado totalmente sin restricciones por las limitaciones de recursos financieros," escribió uno de los abogados de Stanford, Ali Fazel, en la presentación.

Las decisiones de ida y vuelta en la Corte y las limitaciones presupuestarias han colocado a la defensa en una "posición insostenible" que "no representa al acusado competentemente", escribió Fazel.

Phillip Hilder, un abogado de la defensa de Houston que no está involucrado en el caso, dijo, "la defensa se coloca en una situación de no ganar".

Hittner ya le dijo a Stanford que él no puede tener más abogados, por lo que el juez probablemente va a ordenarle actuar al equipo legal actual para encargarse del caso.

No es parecido a Enron.

Stanford se ha convertido en un anti-habilidoso. Acusado de delitos financieros complejos, su defensa tiene poco en común con la campaña implacable legal contra los Ejecutivos de Enron revestidos de oro. Jeff Skilling lucha todavía los cargos contra él, cinco años y decenas de millones de dólares después de su condena.

"En Enron, se tuvo una defensa coherente, se tenían clientes que no fueron encarcelados, clientes que tenían una mente racional y tenían recursos financieros," dijo Hilder, quien representó al denunciador del caso Enron, Sherron Watkins, un testigo del Gobierno en el juicio de Skilling. "Todo eso hace falta en el caso de Stanford. Esto es sólo una comedia de errores".

En las presentaciones de la semana pasada, los abogados defensores acusaron al Gobierno de violar los derechos constitucionales de Stanford, durante su encarcelación preventiva por mucho tiempo debido a las heridas sufridas en una paliza que recibió de otro recluso y una adicción a los analgésicos como resultado de esas lesiones que dicen le ha dejado mentalmente incapaz para ayudar a su defensa.

Además, el encarcelamiento de Stanford - que fue en gran parte del 2011 en Carolina del Norte e incluyó estancias bajo régimen de incomunicación - ha sido difícil para él para revisar los materiales de su defensa, argumentó Fazel.

Respuestas requeridas

Es difícil sentir lástima por Stanford, cuya empresa desapareció los ahorros de muchos de sus 22.000 inversores. La justicia puede ser servida a pesar de su defensa entrampada, pero en un caso plagado de interrogantes acerca de la influencia política de Stanford y por qué el Gobierno tomó tanto tiempo para tomar medidas contra él, el juicio no es probable que proporcione muchas respuestas.

sábado, 14 de enero de 2012

Ex oficial de la SEC es multado por tomar trabajo con presunto estafador de esquema Ponzi

Por: David S. Hilzenrath, Enero 13, 2012.

Un ex funcionario de la SEC ha acordado pagar una multa de $50.000 por pasar por la puerta giratoria y trabajar para el presunto esquema Ponzi de Robert Allen Stanford, tras supuestamente tomar parte en las decisiones de la SEC para no investigar a Stanford, dijo el Departamento de Justicia el viernes.

Spencer C. Barasch, un abogado que fue jefe de aplicación de la Oficina Regional de la SEC en Fort Worth, dejó la SEC en 2005 y llegó a representar al Stanford Financial Group brevemente en una investigación de la Agencia, de acuerdo con un informe de marzo de 2010 por el Inspector General de la SEC. En su testimonio a la Oficina del Inspector General, Barasch dio esta explicación, el informe dice: "cada abogado en Texas y más allá va a enriquecerse sobre este caso. ¿Vale? Y yo odiaba a estar de lado. Eso fue después que Barasch participó en las decisiones de la SEC — que se remonta a 1998, al no seguir las advertencias de que los negocios de Stanford podrían ser un fraude de inversiones, de acuerdo con el informe del Inspector General. Barasch había dirigido el cierre de una investigación preliminar a Stanford en 1998, rechazó una recomendación del personal de la SEC para investigar al Stanford Financial Group en 2002 y se negó a abrir un sondeo de la firma en 2003, dijo el Departamento de Justicia.

El Departamento de Justicia acusó a Barasch de violar una ley federal de ética que hace ilegal a ex funcionarios federales representar a clientes ante sus antiguos organismos sobre cuestiones en las que participaron "personalmente y sustancialmente" mientras trabajaban para el Gobierno, dijo la Oficina del Inspector General en un comunicado de prensa el viernes. Barasch ha negado cualquier ilícito, dijo el Departamento de Justicia. "En ningún momento él compromete su honor o ética, y nosotros vigorosamente disputaremos cualquier sugerencia que diga lo contrario," dijo Paul Coggins, un abogado de Barasch en una declaración.

Barasch acordó la solución "para evitar el gasto y la incertidumbre de un litigio prolongado", dijo Coggins.

Bajo el asentamiento civil, Barasch accedió a pagar la multa máxima por una violación del Estatuto, dijo el Departamento de Justicia. "El asentamiento de hoy demuestra que vamos a tener que eludir sus responsabilidades profesionales y rendir cuentas de su conducta," dijo el viernes el abogado John M. Pacas en un comunicado. "Esta conducta resalta los peligros dentro de un ambiente de 'puerta giratoria' entre la SEC y la ley del colegio de títulos privados," dijo en un comunicado el viernes el Inspector General de la SEC, David Kotz.

El acuerdo entre el Departamento de Justicia con Barasch se negoció hace semanas, pero se mantuvo en suspenso para dar oportunidad de anunciar medidas disciplinarias contra Barasch al mismo tiempo por la SEC, dijo una persona familiarizada con el asunto. La SEC, tiene la autoridad para suspender la práctica profesional ante el Colegio de Abogados, pero no ha anunciado ninguna acción disciplinaria. Una segunda persona familiarizada con el asunto dijo que Comisionados de la SEC consideraron el jueves y rechazaron un acuerdo que barasch había alcanzado con el personal de la SEC que le habría impedido ejercer su profesión ante la Agencia por seis meses.

Ambos hablaron sobre la condición de anonimato para discutir lo ocurrido a puerta cerrada. "Todavía estamos trabajando en una resolución con la SEC," dijo Coggins. Barasch "jugó un papel importante en varias decisiones durante años para aplastar las investigaciones de Stanford," dice el informe. Barasch figuró prominentemente en el informe de marzo de 2010 sobre el fracaso del examen del organismo para detener a Stanford a pesar de reiteradas advertencias por más de una década.

El caso pone de relieve una puerta giratoria entre las empresas legales y la SEC para defender a personas bajo investigación por la Agencia. También se trata de uno de los mayores fallos de la SEC.

A principios de 2009, después del colapso por el fraude de Bernard Madoff sobre la inversión masiva en esquemas Ponzi en primer plano, la SEC acusó Stanford y sus compañías que operaban un fraude de 8 billones de dólares. El esquema supuestamente implicaba falsas promesas de beneficios garantizados en certificados de depósito emitidos por un banco en Antigua. El Departamento de Justicia anunció cargos penales paralelos.

La SEC ha estado bajo presión política para ayudar a los inversionistas que confiaron en Stanford. En diciembre, la SEC presentó una demanda en la Corte Federal, tratando de obligar a un fondo de protección del inversor financiado por la industria de corretaje para respaldar al menos algunas de las pérdidas de los inversionistas.

Como ocurrió con la epopeya de Madoff en su esquema Ponzi, la SEC perdió numerosas posibilidades para ir detrás de Stanford. Pero en el caso de Stanford, algunas de las advertencias procedieron del personal de la SEC. A principios de 1997, un examen rutinario de la SEC de la firma de corretaje de Stanford marcó posibles tergiversaciones a los inversores. En una agencia interna, por un sistema de seguimiento, el negocio fue descrito como un "posible esquema Ponzi", dijo el informe del Inspector General.

Después de dejar la Agencia, Barasch hizo tres intentos para representar a Stanford en relación con una investigación de la SEC de su nuevo empleador, informó el Inspector General. Barasch inicialmente envió un correo electrónico a un oficial de ética de la SEC, diciendo que "no estaba consciente de los conflictos" que impediría su trabajo de defensa, informó el Inspector General.

Atravesar la puerta giratoria no es normalmente un delito, pero se aplican diversas restricciones federales. El oficial de ética de la SEC determinó en 2005 que a Barasch se le prohibió que representara a Stanford, informó el Inspector General. Sin embargo, al año siguiente, Stanford mantuvo a Barasch para representarlo en la prueba, dijo el informe. Después de que él ya había realizado la labor jurídica de Stanford, Barasch por segunda vez buscó la aprobación de la SEC para representar a Stanford y nuevamente le dijeron que no podía hacerlo, informó el Inspector General.
"Necesitaba el trabajo. Pero yo quería que fuese un trabajo ético" Barasch dijo más tarde a la Oficina del Inspector General. Barasch solicitó nuevamente representarlo, después de que la SEC demandó a Stanford por fraude en 2009, informó el Inspector General.

Barasch le dijo a la Oficina del Inspector General que decidió cerrar la investigación de Stanford en 1998 y remitir el asunto a la Asociación Nacional de Corretaje de Valores, un grupo de autorregulación para la industria del corretaje. Julie Preuitt, una oficial de la SEC que había estado examinando los negocios de Stanford, testificó que ella reaccionó a la decisión de Barasch con "choque e incredulidad y que esta fue una increíble sensación de fracaso y decepción. Los examinadores de la SEC "cumplidamente realizaron exámenes de Stanford en 1997, 1998, 2002 y 2004, concluyendo en cada caso que los CDs de Stanford eran probablemente un esquema Ponzi o un similar esquema fraudulento," dice el informe del inspector general. "Mientras que el grupo de examen de Fort Worth hicieron múltiples esfuerzos después de cada examen para convencer... el programa de ejecución de Fort Worth para abrir y llevar a cabo una investigación de Stanford, ningún esfuerzo significativo fue hecho en orden para investigar los posibles fraudes o interponer un recurso para intentar detenerlo hasta finales de 2005," después Barasch dejó la Agencia, dijo el inspector general. Entonces, la SEC tiró la pelota nuevamente, dice el informe. La única evidencia de cualquier investigación para adoptar medidas en relación con la investigación de 1998 de Stanford "fue una petición voluntaria de documentos" que la SEC envió a Stanford, dice el informe. Después que Stanford se negó a presentar los documentos, ninguna otra investigación tomó medidas, dijo el informe. Un ex oficial de cumplimiento, Hugh Wright, testificó que a los funcionarios "les pareció un esquema Ponzi" pero no creo que tenían suficientes hechos para obtener el liderazgo de la SEC para autorizar el uso de una citación, de acuerdo con el informe. La reserva principal del personal de aplicación acerca de perseguir una prueba de Stanford en 1998 fue una supuesta "ausencia de inversores norteamericanos" con participación en el asunto, dijeron los funcionarios de la SEC al inspector general. Barasch le dijo al personal del inspector general que otro factor en su decisión de no llevar a cabo las investigaciones fue que los certificados de depósito de Stanford fueron emitidos por un banco extranjero, de acuerdo con el informe. En el momento, la SEC quería centrarse en casos de fraudes contables en lugar de esquemas Ponzi, y el personal estaba bajo presión para perseguir los casos de "éxito rápido" que incrementaría sus estadísticas de ejecución, informó el inspector general.

El sitio Web de la empresa dice que Barasch es el líder de su equipo de aplicación de valores corporativos del gobierno, y que tiene una amplia experiencia en la defensa de clientes en casos iniciados por la SEC y otras autoridades. "Antes de unirse a Andrews Kurth como socio, Spencer pasó 17 años con la SEC, tiempo durante el cual sirvió en una variedad de capacidades, incluyendo como el director del programa de aplicación de la SEC en el suroeste," dice el sitio. "Mientras que en la SEC, Spencer dirigió investigaciones de alto perfil y litigio en todas las áreas de la industria de valores, a menudo trabajando estrechamente con el Departamento de Justicia y el Estado, y con organizaciones autorreguladoras," dice el sitio.

En un estudio publicado en mayo se puede encontrar publicado en el Proyecto Vigilante Independiente sobre la Supervisión del Gobierno (POGO) que durante un período de cinco años, 219 ex empleados de la SEC presentaron casi 800 revelaciones diciendo que planearon representar a clientes o empleadores en sus relaciones con la Agencia. Las revelaciones de POGO obtenidas a través de la Ley de Libertad de Información ofrecen sólo un vistazo de la interacción entre los alumnos de la SEC y la Agencia donde una vez trabajaron, porque los ex empleados son necesarios para que dicha información se de sólo durante los dos primeros años después de dejar la SEC.