martes, 28 de febrero de 2012

La defensa de Stanford descansa sin que el financista sea llamado a declarar

Andrew Harris (Bloomberg)
Houston, Feb. 27


Los abogados de R. Allen Stanford descansaron en su defensa sin llamar a su cliente al podio de testigos en el juicio penal por fraude que se le sigue en Houston.

Los fiscales dijeron que no hay más testigos de refutación, por lo que el juez de distrito David Hittner le dijo hoy el jurado que volvieran a la sala el 29 de febrero. Los abogados tendrán dos horas para el cierre de argumentos y las instrucciones para el jurado tomarán una hora, dijo el juez.

"El caso ha terminado" declaró Hittner al jurado. Las declaraciones de apertura fueron entregadas el 24 de enero.

Los fiscales han acusado a Stanford de ejecutar un fraude de inversión por 7 billones de dólares y engañar a los inversores acerca de la naturaleza y la supervisión de los certificados de depósito emitidos por el Stanford International Bank Ltd en Antigua.

Stanford, 61, ha mantenido que su organización tuvo participaciones suficientes para pagarles a los inversores, y que fue en medio de la consolidación de sus entidades cuando él y su Banco fueron demandados por la SEC en febrero de 2009 apoderándose de sus activos.

Abogados de la defensa han dicho también que el jefe financiero de Stanford, James M. Davis, fue el responsable de las operaciones diarias.

Davis se declaró culpable en 2009 por tres delitos y testificó para la Fiscalía en el juicio, diciendo que él sabía que Stanford estaba cometiendo un fraude y que no lo detuvo.

Examinador del Fraude
El último testigo de la defensa fue un examinador de fraude certificado, Leonard H. Lyons, quien dijo a la Corte que ni él ni los fiscales tenían un conjunto completo de registros de negocios de Stanford necesarios para realizar una evaluación completa de la situación financiera de las empresas cuando la SEC demandó.

Lyons, quien dijo que es ex jefe de investigaciones de Resolution Trust Co., testificó que la evidencia del Gobierno Federal compartida con la defensa no incluyó los registros de las empresas no estadounidenses de Stanford.

Lyons le dijo al abogado Robert Scardino que necesitaba esa información como experto para sacar una conclusión sobre el bienestar financiero de las empresas de Stanford. Lyons dijo que los registros del Gobierno de los EUA carecían de documentación de las empresas de Stanford en Antigua, México, Perú y Venezuela.

Él también discutio la exactitud de los gráficos que mostro el Gobierno al jurado que parecian mostrar la organización de Stanford sosteniendo un montaje de pérdidas desde 2003 hasta 2008, argumentando que no reflejaban el valor de los activos inmateriales.

'Aparecen'
"Las empresas tienen valor, simplemente no se van tan lejos -- aparecen," dijo Lyons.

El testigo, quien trabaja para la firma de contabilidad y auditoría del Grupo Marcum, también dijo que él no había tenido tiempo suficiente para revisar todas 15.000 cajas de registros corporativos, obtenidos por la administración judicial designada en la acción de aplicación de la SEC.

Durante el contrainterrogatorio, él discrepó con el fiscal William Stellmach, quien desafió la reclamación de Lyon de que Stanford había divulgado más de 2 billones de dólares en préstamos que había tomado de su banco en Antigua.

Lyons dijo que el creía que el dinero se reinvirtió en otras empresas propiedad de Stanford. También dijo que la falta de registros corporativos completos significa que ni él ni el Gobierno podrían rastrear plenamente los fondos de Stanford.

El testigo también dijo que desconocía lo que había testificado aquel testigo que perdió casi 2 millones de dólares invertidos con Stanford que intentó retirar antes de que las empresas fueran incautadas por los Estados Unidos.

Tasa de Facturación
Lyons le dijo al fiscal que facturó $375 la hora y que él había empleado 1.200 a 1.400 horas en el caso de Stanford.

Le dijo al abogado defensor que su opinión era que el Gobierno se basó en conclusiones y especulaciones.

Fuera de la sala de audiencias, la madre de Stanford, Sammie, dijo que ella le había aconsejado a su hijo que usara su propio juicio para decidir si iba a testimoniar.

"Yo he soportado esto durante tres años," dijo. "Nunca es fácil".

El equipo defensor de Allen Stanford dice que lo dejarán rígido sin sus $1,9 millones

Nick R. Martin, Febrero 27, 2012

El deshonrado financista del esquema Ponzi por $7 billones, Allen Stanford, ha arruinado la vida de miles de víctimas. Ahora, podría provocar una pérdida de siete cifras para un partido más: su propio equipo de defensa.

Un grupo de expertos financieros de la mega empresa de contabilidad en Nueva York Marcum fueron contratados el año pasado por Stanford por la cantidad de $3,2 millones para asesoría en su juicio.

Pero en una serie de documentos presentados en las últimas semanas sobre el juicio que continúa en la Corte Federal en Houston, esos mismos expertos dicen que les van a faltar por lo menos $1,9 millones para el momento del veredicto del jurado.

El problema surge porque un poderoso juez federal bloqueó el pago a los expertos por un trabajo que ya habían hecho y, después les ordenó incluso que hicieran más sin ninguna garantía de que serían compensados nuevamente.

Observadores legales dicen que las acciones del juez son sorprendentes y podrían crear una apertura para que Stanford apele su caso si es declarado culpable de cargos relacionados con el colapso del Stanford Financial Group.

"Eso es bastante inusual," dijo Sam Buell, un profesor de derecho en la Universidad de Duke y ex fiscal federal. "Potencialmente crea un problema de apelación".

El problema, según la firma de contabilidad, es que su trabajo está siendo financiado por el Gobierno federal. Después de una serie de eventos que incluyen la congelación de activos de Stanford incautados tras su arresto en 2009, el magnate se quedó sin dinero para pagar su propia defensa.

Eso dejó a los federales para pagar todos los abogados y expertos financieros necesarios para garantizarle a Stanford que recibiría un juicio justo.

También significó que alguien contratado tendría sus gastos controlados por una poderosa jueza de apelaciones del Tribunal, Edith Jones, quien, entre sus otras funciones, supervisa los presupuestos de los tribunales federales en Mississippi, Louisiana y Texas.

Después de una serie de retrasos y cambios en el equipo de defensa de Stanford, los contadores de Marcum fueron contratados en junio pasado. Una empresa gigante con 250 millones de dólares en ingresos anuales, oficinas en todo el mundo y ninguna relación anterior con el caso de Stanford, Marcum fue elegido para peinar a través de millones de documentos que podrían utilizarse como evidencia de los negocios internacionales del ex financiero.

Documentos judiciales muestran que la empresa negoció un presupuesto con los abogados de la defensa y David Hittner, el juez de Houston supervisando el caso. La cifra asentada en el presupuesto fue de 3,2 millones de dólares.

La suma era mucho mayor de lo que la mayoría de los acusados necesitaban, pero Marcum insistió en que era inferior a la que sus contadores recibirían por el trabajo en circunstancias normales.

Registros de la Corte muestran que sus esfuerzos parecían ir bien durante los primeros meses. Marcum presentó facturas por los meses de junio, julio y agosto y obtuvo un pago puntual para cada uno.

Pero después de presentar una factura para septiembre, los cheques dejaron de venir. La firma redujo sus tasas una vez más y funcionó durante octubre y noviembre, pero todavía no salió nada.

Pero esto es muy claro: el 30 de diciembre, con menos de cuatro semanas para el juicio de Stanford, Marcum dijo que renunciaba al caso por falta de pago.

Después, el 4 de enero, Jones hizo un pedido extraordinario. Ella dijo que aprobaría $205.000 por el trabajo realizado desde septiembre a noviembre, menos de una cuarta parte de los $845.000 que Marcum dijo que se le adeudaban.

Encima de eso, la jueza dijo que a los contadores no se les permitiría abandonar el caso. Tendrían que seguir trabajando en el juicio y ella decidiría al final si les pagaría algo más.

Incluyendo ese pago, a la empresa se le ha pagado un total de 600.000 dólares más o menos hasta el momento. Pero incluso reduciendo sus tarifas, Marcum dijo en sus presentaciones ante la corte que buscaría el gancho por otros 1,25 millones de dólares sin ninguna garantía de que se los pagaran.

La empresa primero apeló ante el mismo Tribunal de Jones, con la esperanza de que sus colegas fulminaran tal decisión. Pero el 7 de febrero, los otros jueces del quinto circuito dijeron que no tenían autoridad para anular a la jueza que ya estaba a cargo del presupuesto.

Marcum también le pidió a la Corte de Suprema de los EEUU que se involucrara. Pero la semana pasada, el Alto Tribunal rechazó la apelación.

Buell de la Universidad de Duke estuvo de acuerdo. Pero también dijo que la posibilidades de Marcum de cambiarle la decisión a la jueza al respecto son bastante escasas.

"Ciertamente puedo ver el por qué una empresa de contabilidad que no solía ser ordenada por los jueces federales puede estar tan molesta," dijo Buell. "Los abogados sirven para ser ordenados por los jueces todo el tiempo. Y aunque no les guste, van a tener que vivir con ella".

Los observadores dijeron que el fallo de Jones también crea la posibilidad de que Stanford podría utilizarlo como una forma de apelar una sentencia condenatoria si es encontrado culpable. Stanford podría argumentar que su equipo de expertos pueda haber hecho un trabajo inferior después de que les dejaron de pagar.

Pero Gillers dijo que la apelación por esos motivos sería "muy difícil de ganar".
Mientras tanto, parece que los abogados de Stanford ya han sentado las bases para ese tipo de apelación. El 11 de enero, sus abogados Robert Scardino y Ali Fazel pidieron a la Corte que les permitiera dimitir en el caso.

La decisión de la jueza Jones, dijeron, había hecho imposible que puedan representar a Stanford en un mínimo nivel.

"Proceder en un juicio bajo estas circunstancias resultaría en una representación que cae por debajo de la norma constitucional para la eficaz asistencia de un abogado", escribieron.

El juez, sin embargo, se negó a dejarlos renunciar. El juicio comenzó el 23 de enero y todavía está en curso.

sábado, 25 de febrero de 2012

Reglas básicas para el testimonio de Stanford

Terry Langford. (The Chron)

Los abogados que intervienen en el fraude de Allen Stanford empezaron el viernes a discutir las reglas básicas para su testimonio, que probablemente comenzará a principios de la semana próxima si este decide pasar al podio.

Los abogados defensores dijeron que tienen un testigo experto más por llamar el lunes, tras el cual podría testificar Stanford. No dieron ningún indicio en corte abierta acerca de su decisión, y una mordaza les prohíbe hacer cualquier otro comentario público sobre el caso.

Después de que el jurado fue despedido por el fin de semana, fiscales, abogados defensores y el juez David Hittner hablaron sobre lo que será admisible si eligen a Stanford para declarar ante los miembros del jurado su lado de la historia. Los abogados defensores dijeron en el juicio que su cliente podría testificar, pero que él no tiene por qué.

La Fiscalía tiene la ventaja de probar su culpabilidad más allá de toda duda razonable.

El viernes por la mañana, sobre una pregunta del fiscal a un testigo de la defensa provocó un argumento acalorado en la Corte después de que los abogados de Stanford pidieron la nulidad del juicio.

Hittner negó la moción de nulidad pero instruyó a los miembros del jurado que deben basar sus conclusiones en las declaraciones de los testigos y no en las preguntas de los abogados.

El abogado defensor Ali Fazel solicitó la nulidad, argumentando que el fiscal Andrew Warren puso una "mofeta en el cuadro del jurado" cuando le preguntó a un testigo experto de la defensa que si él sabía que las unidades del disco duro de la computadora que contenía la información financiera de Stanford habían sido borradas.

"¿Está usted consciente que la empresa borró los discos duros?" preguntó Warren.

Fazel inmediatamente solicitó la nulidad del juicio, y el jurado fue escoltado afuera para que los abogados pudieran argumentar la moción.

"Estás haciendo que suene como la razón de que la limpieza se produjo porque hay algo en esos registros o falta algo en esos registros que hacían necesaria su limpieza," dijo Fazel.

El Gobierno dijo que la hija de Hewlett informó a los investigadores que ella borró las unidades de disco duro de su firma después de la muerte de su padre en 2009, pero que en nada de la pregunta de Warren implicaba una infracción.

La defensa argumentó que la condición de los discos duros constituía rumores y no pruebas.

La acusación contra Stanford alega que Hewlett recibió sobornos a cambio de producir informes financieros favorables.

viernes, 24 de febrero de 2012

Testimonio de un Contador: el Banco de Stanford fue Auditado apropiadamente

JUAN A. LOZANO, Associated Press.

HOUSTON (AP) — No hubo nada "extravagante" acerca de los millones que se le pagaron al auditor del magnate encarcelado Allen Stanford por su Banco en el Caribe, declaró un contador a los jurados el jueves en el juicio que se le sigue al financiador por el fraude.

Los fiscales alegan que el Banco estaba en el centro de un esquema Ponzi que tuvo miles de millones de los inversores. Pero Morris Hollander, un contador forense contratado por el equipo de defensa de Stanford, testificó que su examen de los estados financieros y otros documentos mostraban que el Banco fue debidamente auditado por el auditor externo del empresario, C.A.S. Hewlett, y el Banco estaba adherido a las normas internacionales de contabilidad.

Cuando fue interrogado por un fiscal, sin embargo, Hollander dijo que no había visto ninguno de los libros contables y registros actuales del Banco. Dijo que sus conclusiones se basaban sólo en su revisión de los informes anuales preparados y otros documentos que las autoridades alegan fueron fabricados por Stanford.

Los fiscales alegan que Stanford soborno a Hewlett en Antigua, con más de 4,6 millones de dólares de una cuenta en un banco suizo durante un período de 10 años, para ayudarlo a ocultar el fraude masivo. Los abogados defensores dicen que el dinero fue para el pago de los servicios de auditoría.

"¿Son estos montos (los 4,6 millones de dólares) extravagantes... si fueron auditados del Banco?" Preguntó Ali Fazel, uno de los abogados de Stanford.

"En mi opinión no son extravagantes”, dijo Hollander.

Los fiscales también han alegado que Stanford utilizó 2 billones de dólares en depósitos como préstamos personales y los inversores no estuvieron conscientes de los préstamos.

Hollander dijo que basado en las normas internacionales de contabilidad, los préstamos no eran necesarios informarlos a los inversores porque eran en realidad inversiones en negocios de Stanford, que incluían dos aerolíneas y una compañía que mantuvo para su flota de jets privados.

El fiscal Andrew Warren dijo que entre 2003 y 2008, las diversas empresas de Stanford perdieron 711 millones de dólares.

"¿La gente habría comprado los CDs si ellos hubieran sabido el tamaño de los préstamos para el Sr. Stanford?" Preguntó Warren.

Los abogados de Stanford han dicho que el intentaba consolidar sus negocios para pagarle a los inversores cuando las autoridades confiscaron sus empresas. Hollander dijo que su examen de los informes preparados mostraban la consolidación propuesta e indicó que varias empresas de Stanford tuvieron un valor total de 8,59 billones de dólares a finales de 2008. Los fiscales alegan que casi todo ese dinero ya se había ido y que la consolidación propuesta fue sólo una forma de ocultar el fraude.

"¿Una consolidación le permite a usted crear miles de millones de dólares de la nada?" preguntó Warren.

"No una consolidación por sí misma", dijo Hollander.

Hollander pasó gran parte de su tiempo repasando los informes del Banco y explicando los términos financieros a los miembros del jurado, a veces con detalles minuciosos.

Eso apuró al fiscal federal Gregg Costa para decir durante un descanso del jurado que el testimonio se estaba moviendo a un "ritmo glacial" y sugirió que el equipo de la defensa estaba retrasando el juicio — en su quinta semana, por lo que podría tener más tiempo para prepararse cuando Stanford tome el podio.

Fazel respondió que "el asume que Stanford va a declarar."

Los abogados de la defensa dijeron al comienzo del juicio que Stanford podría testificar. Después que los testimonios terminaron el jueves, Fazel le dijo al juez David Hittner que no han llegado a una decisión definitiva.

Un Contador testigo de Stanford dice que no hubo ningún indicio del fraude en los informes del financista

Andrew Harris y Laurel Brubaker Calkins
Feb 23, 2012


Morris Hollander, contador, le dijo al jurado en su segundo día de testimonio que no vio ningún indicio de fraude en los informes anuales emitidos por el Banco del financista en Antigua.

Hollander, un socio de la firma de contabilidad internacional del Grupo Marcum LLP, dijo en la Corte que su testimonio se basó en los informes, y que no ha visto a otro contador subyacente trabajar en esos documentos desde que el obtuvo las cifras financieras de los informes.

Warren, un fiscal federal saludó a Hollander en su interrogatorio con la pregunta, "hipotéticamente, si te digo que tengo un trillón de dólares en el bolsillo, ¿cuánto dinero tengo en mi bolsillo?"

Además del veredicto, sólo queda el drama de si Stanford hablará

El juicio del fraude de Allen Stanford parece decaer, y la gran pregunta es si el magnate de Texas subirá hoy al podio, el lunes, ambos días o ninguno.

El equipo de defensa seguirá esta mañana con sus testigos pagados con el experto contable, Morris Hollander. Una vez que termine su testimonio vendrá otro testigo pagado y se espera luego que posiblemente declare Stanford.

Stanford no tiene por que subir al podio a declarar. Y el equipo de defensa no tiene que decirle al juez David Hittner o el equipo de fiscales que él va a testificar hasta el último momento posible.

El Gobierno afirma que a los clientes de los CDs les dijeron que su dinero iba hacia inversiones seguras y conservadoras, y ha presentado pruebas de que dos tercios de las mismas se emplearon en las otras empresas y gustos de Stanford.

Pero la defensa dice que el Banco estaba solvente, en medio de una reorganización, y que estaría aquí hoy si el Gobierno no lo hubiese intervenido en 2009.

jueves, 23 de febrero de 2012

Segundo Informe del Comité Mixto Thornton liquidadores Grant Thornton

Second Report of the Joint Liquidators Grant Thornton

Los CDs del banco Stanford cumplían con las normas, dice testigo

Terri Langford. The Houston Chron
Febrero 22, 2012


Los certificados de depósito emitidos por el banco offshore de Allen Stanford cumplían con los requisitos reglamentarios para su uso y comercialización, un testigo de la defensa testificó el miércoles en el juicio de Stanford por cargos de que los CDs eran fraudulentos.

Mike Callahan, quien ha trabajado como un corredor de valores y un oficial de cumplimiento, aseguró que las empresas financieras de Stanford seguían las leyes y normas, testificó que los corredores de Stanford que vendian los CDs obtuvieron un 3% de Comisión. Eso está dentro de las directrices establecidas por la autoridad reguladora de la industria financiera, una organización industrial autorregulada, dijo.

Como testigo experto de la defensa, Callahan dijo también que a diferencia de las acciones, que representan una parte de la propiedad en una empresa – los CDs son depósitos bancarios que prometen un cierto retorno con el tiempo, pero no estipulan cómo el banco va a utilizar el dinero.

Señaló que los inversionistas en CDs emitidos por el Stanford International Bank de Antigua recibieron avisos explicando que los CDs no estaban asegurados por una agencia del Gobierno, como están la mayoría de depósitos en bancos de EEUU, y que conllevaban a riesgos, incluyendo la pérdida de todos los fondos inversión.

Bajo interrogatorio de la Fiscalía, Callahan acordó que notificaciones de la situación por sí sola no muestran que una institución no está cometiendo fraude.

Stanford y otros son acusados de utilizar los fondos de CDs para artículos de lujo, inversiones en negocios riesgosos y préstamos personales no garantizados.

Según testimonio anterior de la fiscalía, a los inversionistas del Stanford International Bank les dijeron que el Banco estaba sujeto a supervisión por los reguladores de Antigua y por un auditor independiente.

Pero la acusación alega que un regulador y un auditor recibieron sobornos a cambio de informes favorables, y Callahan convino en que, si ese fuera el caso, sería falso afirmar que el Banco fue supervisado de forma independiente.

Los abogados defensores han dicho a los miembros del jurado que Stanford declarará en su propia defensa. Una orden emitida por el juez David Hittner prohíbe a las partes comentar el caso más allá de lo que se diga en corte abierta.

Se reanuda juicio a Stanford tras la interrupción por enfermedad

Laurel Brubaker Calkins – Bloomberg
Feb 22, 2012


El juicio penal de Allen Stanford se reanudó hoy después de que los testimonios fueron suspendidos ayer por la tarde cuando se enfermó el demandado.

Stanford, volvió a ocupar su lugar en la mesa de la defensa en la corte federal en Houston, tosiendo frecuente y profundamente. La tos del financista empeoró al mediodía cuando el jurado interrumpió la sesión para almorzar. El juicio está en su quinta semana.

Esta semana los miembros del jurado están escuchando a los testigos expertos declarando en nombre de Stanford.

John Mezzanotte, quien ha realizado docenas de estudios de viabilidad para centros turísticos caribeños, dijo a los jurados que Stanford estaba desarrollando un resort sólo para multimillonarios en Antigua, el cual se había iniciado años antes por un multimillonario chino. El otro desarrollador había perdido su financiación en el 2003 y más tarde le vendió la propiedad a Stanford.

Los fiscales acusan a Stanford de inflar el valor de esa propiedad en la isla por más de 5.000 por ciento para que pareciera que el banco estaba en recapitalización a finales de 2008. Los reguladores de valores de EEUU encontraron más de 5 billones de dólares desaparecidos de las cuentas de inversión del Banco cuando las operaciones de Stanford fueron incautadas bajo sospecha de fraude en febrero de 2009.

Mezzanotte describió la propiedad que Stanford había seleccionado para el resort como única por su belleza, naturaleza Prístina y protección del puerto. "Hay sólo un par de ellos en el Caribe", declaró. Mezzanotte dijo que la última vez que vio el resort no tenia pavimento, servicios ni edificios.

miércoles, 22 de febrero de 2012

El Receptor de Stanford demanda a dos Firmas de Abogados del área

TED GRIGGS. Escritor sobre negocios para el Advocate
Febrero 22, 2012


El Receptor para las empresas de Stanford ha demandado a Adams & Reese LLP y Breazeale, Sachse & Wilson LLP por $1,8 billones, alegando que esas firmas de Nueva Orleáns y Baton Rouge ayudaron a Allen Stanford malversando el dinero.

La demanda afirma que la pérdida fue causada por el comportamiento ilícito de los despachos de esas firmas legales y de otros acusados, y afirma que ellos son responsables de todos los daños causados al grupo de empresas de Stanford, así como los honorarios razonables de los abogados.

Además de esos despachos, los otros acusados en la demanda son los abogados de Adams & Reese, Robert Schmidt y James Austin; Claude Reynaud Jr., un socio de Breazeale y ex director del Stanford Trust Co.; y los ex directores del Stanford Trust Cordell Haymon y Thomas Frazier.

Los clientes de Stanford incluyen los inversores en las áreas de Baton Rouge, Lafayette y Covington. La empresa tenía oficinas en Baton Rouge.

Entre otras cosas, la demanda federal presentada en Dallas alega que los despachos ayudaron al fraude de Stanford, permitiendo al promotor apropiarse indebidamente de al menos $1,8 billones. El total incluye $300 millones que la demanda dice estuvo basado en el Stanford Trust Co. Baton Rouge, mantenidos en certificados de depósito del Stanford International Bank Ltd.

Breazeale, socio de Scott S. Hensgens dijo el martes que los alegatos en la demanda del receptor son prácticamente idénticos a los de una demanda presentada en febrero de 2011 por el comité oficial de inversionistas de Stanford.

La principal diferencia es que la demanda de 2012, no es una acción de clase, dijo Hensgens.

"No entiendo la teoría jurídica de que piensen que somos responsables por nada, mucho menos por la totalidad del importe de los daños," dijo Hensgens.

Hensgens dijo que la demanda más reciente es probablemente el resultado de una serie de fallos adversos ocurridos en la demanda anterior por el Juez Federal de Distrito David C. Godbey, que afectaron gravemente las reclamaciones de los demandantes.

En esa demanda, el comité de inversores demandaron a Adams & Reese y Breazeale, Sachse por 337 millones de dólares.

En una declaración emitida el martes, Hensgens dijo que Breazeale y Sachse representaban ocasionalmente al Stanford Trust Co. sobre una base muy limitada de asuntos específicos de la ley del estado de Louisiana, como impuestos locales y cuestiones reglamentarias.

"Creemos que esta demanda es un frívolo intento por recuperar lamentables pérdidas sufridas por los inversionistas del grupo financiero Stanford por supuestas acciones que, si se produjeron, fueron tomadas por individuos alejados de BSW y del Sr. Reynaud, y sin que nadie tuviese conocimiento de BSW," dijo Hensgens.

La demanda más reciente dice que los despachos se enriquecieron a expensas de sus clientes mediante el fomento para invertir en el presunto esquema Ponzi.

"A través de estas referencias, las dos empresas recibieron un favor de su poderoso nuevo cliente, el Stanford Financial, disfrutando del lucrativo trabajo legal que el Stanford Financial les envió para recompensarlos agregándolos a la línea inferior del Stanford Financial," dice la demanda.

Hensgens dijo que Breazeale y Sachse nunca le refirieron clientes a Stanford, y él cree que Reynaud tampoco.

Ni Breazeale ni Reynaud tuvieron conocimiento de actividades impropias o ilegales a nombre del Stanford Trust Co. o de Allen Stanford, dijo Hensgens.

domingo, 19 de febrero de 2012

No hay constancia de registro de este inversionista

La defensa pidió al testigo llamado Frank Goll. Fue incluido en la lista de testigos suministrada por la defensa ante el Tribunal. La Fiscalía tenía dudas de que fuera un verdadero inversor y solicitar que no le sea permitido testificar.

Goll dice que puso $70.000 en un CD en 2007. Pero la Fiscalía señala que el receptor no tiene ningún registro de que él sea un inversor. Goll dice que no tiene ningún papel ni copias del CD y afirma que todos los trámites se encuentran en Antigua.

Goll afirma que entiende que el SiB invirtió en acciones para poner en marcha otras empresas de Stanford (algo que la Fiscalía ha mantenido que nadie lo dijo) y que también entiende que los CDs del SiB eran un riesgo. "hacer dinero, perder dinero", dijo, "a veces se gana, y a veces no". Goll salió a decir que no culpaba a Stanford y que al receptor lo considera un inepto.

La Fiscalía reitera que no hay registro de él con el receptor, pero Goll afirma que él es un "inversor acreditado", un beneficiario de dos CDs

La Fiscalía dice que el CD al que Goll se refiere está a nombre de Janie Martinez. Goll dice que compartió una cuenta de cheques con Martínez.

La Fiscalía dice que Martínez es la misma persona que solía trabajar para Stanford como vice-presidente de los servicios fiduciarios de inversión, y que es la misma persona que el receptor está demandando por $1,4millones.

Poner a un obvio inversor dudoso (que tiene estrechos vínculos con una ex VP de Stanford que está siendo demandada por el receptor por 1,4 millones de dólares) nos hace preguntarnos cuán genuinos van a ser el resto de los testigos de la defensa. Vamos a esperar que el jurado se de cuenta que Goll no representa un verdadero inversor y que la información que dio en la Corte es cuestionable, para decir lo menos.

sábado, 18 de febrero de 2012

Los inversores estafados por $7 billones se sienten olvidados

JUAN A. LOZANO (Associated Press)
Feb. 17, 2012


*** Se omiten los comentarios del ingeniero retirado de IBM, Jim Eccles, por ya estar descritos en un artículo traducido anteriormente. Favor leer (El Jurado decidirá, pero los inversionistas de Stanford no tienen dudas), posteado en este foro.

El proceso de recuperación ha sido complicado por conflictos en el aseguramiento de los activos de Stanford, que están dispersos en varios países y se encuentran dentro de una batalla legal sobre si algunos inversores tienen derecho a un fondo especial que protege a los clientes de las empresas de corretaje que han fallado.

El retraso ha dejado a los inversores sintiéndose engañados y olvidados, algunos preocupados por no poder permitirse el lujo de visitar a un médico u obtener las comprobaciones de la Seguridad Social.

Muchos inversores se sienten perdidos y no entienden las complejidades del proceso de recuperación. En algún momento a lo largo del camino, muchos de ellos han perdido la esperanza.

Antes de que se reanudaran los testimonios en el juicio, los inversores reunidos en las mesas de la cafetería del juzgado intercambiaban historias sobre: cuánto dinero perdieron, cómo estuvieron tentados a comprar los CDs, y cómo estaban tranquilos porque sus inversiones estaban protegidas por el seguro.

Para inversionistas como Kate Freeman, quien vive fuera de Estados Unidos, se amplía su frustración. En una entrevista telefónica desde su casa en Antigua, la jubilada británica dijo sentirse "totalmente excluida en el frío", cuando trata de obtener algunas actualizaciones sobre el proceso de recuperación. Ella dirige el Grupo Internacional de víctimas de Stanford. "Vivo de la caridad, actualmente. Para alguien que nunca ha tenido que pedirle un centavo a nadie, es muy degradante," dijo la Sra. Freeman, que se encuentra en sus 50s y perdió $820.000.

Un Sr. Gallagher y otros inversores en el juzgado dijeron que estaban muy molestos por la "velocidad glacial" del proceso de recuperación y señaló que se han pagado millones de dólares en honorarios y gastos relacionados con la labor del receptor.

A fines de octubre, Ralph Janvey, el receptor basado en Dallas, había recogido casi 217 millones de dólares. Los funcionarios esperan recuperar sólo unos 500 millones de dólares en activos - lo que significa que los inversores recibirán centavos de dólar por sus pérdidas. Más pudieran recuperar a través de demandas, pero eso podría tomar años.

Pero restándole 102 millones de dólares en honorarios y gastos de abogados, contadores y consultores, el total recuperado para los inversores en la actualidad se encuentra sólo en 114,5 millones de dólares.

Janvey ha defendido dichos costos. En presentaciones a la Corte, dijo que el proceso de recuperación ha sido difícil porque los activos estaban dispersos en decenas de países y fueron parte de más de 100 empresas propiedad de Stanford.

También complica el proceso de recuperación la batalla legal en curso entre Janvey y los liquidadores conjuntos de Antigua, ambos reclamando muchos de los mismos bienes.

Edward Davis Jr., uno de los abogados de los liquidadores designados por la Corte de Antigua, dijo que sus clientes están trabajando para vender los activos del Banco, que incluyen tierras en Antigua que valen entre 100 y 200 millones de dólares, y presentar reclamaciones de responsabilidad contra quienes habían asistido a Stanford para cometer el fraude.

Janvey ha dicho anteriormente que los activos deben estar bajo su administración judicial.

Los Liquidadores y el Departamento de Justicia de Estados Unidos también han estado luchando por el control de más de 330 millones de dólares de las cuentas de Stanford congeladas en Canadá, Suiza y el Reino Unido.

Davis dijo que los liquidadores no buscan apoderarse del proceso de recuperación de activos por Janvey y que ellos están dispuestos a trabajar con él. Pero en un correo electrónico mostrado el viernes, David Arlington, uno de los abogados de Janvey, dijo que los liquidadores de Antigua "han sido reacios a aceptar cualquier resolución que no les den un control eficaz de la administración judicial de los EEUU, y de los activos ya recogidos o congelados para su distribución a las víctimas inversoras".

Los inversores también han buscado compensación a través de la SiPC. El año pasado, la SEC resolvió que muchos de los inversionistas de Stanford debían ser compensados, diciendo que los inversionistas que compraron CDs a través del brazo de corretaje de los EEUU tenían derecho a la protección por la SiPC que pagaría hasta $500.000. La SiPC no estuvo de acuerdo y la SEC la demandó en diciembre.

Stephen Harbeck, Presidente de la SiPC, dijo que a pesar de que la firma de corretaje vendió los CDs a los clientes, los CDs no se adquirieron por intermedio de la empresa sino por el Banco de Stanford en Antigua, que no es miembro del grupo.

"Mientras la SEC piensa que estas personas son víctimas, nosotros estamos de acuerdo. Lo que pasa es que ellos no caben en los confines de los estatutos que administramos", dijo Harbeck.

Una audiencia sobre la demanda está fijada para el 5 de marzo en Washington.

El jefe oficial de Finanzas de Stanford forjó el nombre de su Jefe y rechazó las reformas, dice una testigo

Laurel Brubaker Calkins (Bloomberg)
Feb. 17, 2012


R. Allen Stanford estaba furioso al saber que su jefe de finanzas, James Davis, forjó su nombre en un memo para los empleados en 2007 aboliendo un departamento que Stanford había creado para relacionar los gastos, declaró un ex ejecutivo.

"El me llamó en la noche entre 11 y 12 a mi casa, y estaba furioso," dijo Linda Wingfield, ex directora ejecutiva de Stanford para proyectos especiales a los miembros del jurado hoy en el juicio penal por el fraude en la corte federal en Houston. "él me dijo que no lo firmaría".

Wingfield, quien ocupó varios cargos ejecutivos en las compañías de Stanford durante 10 años, testificó que Davis se negó a darle acceso a su jefe para entrar a un sistema informático corporativo con registros financieros del Stanford Financial Group Co. Declarando como testigo de la defensa, dijo que Davis también eludió las políticas que Stanford instituyó drásticamente sobre los gastos.

"Él peleo con nosotros desde el primer día, en un departamento creado por el Presidente para tratar de controlar los costos," dijo Wingfield de Davis. "El Sr. Davis siempre se negaba".
El testimonio de Wingfield puede reforzar la reclamación de la defensa de Stanford de que fue Davis y no Stanford, quien corrió el Imperio de Servicios Financieros y había diseñado un fraude que les costó a los inversores más de 7 billones de dólares.
Robert Scardino, abogado de Stanford, le preguntó a Wingfield quien controlaba "todas las cuestiones financieras, tesorería, contabilidad, auditorías internas y las inversiones" en las empresas de Stanford.

“El Sr. Davis – y los seguros también,” dijo ella. “Nadie mas manejaba esos libros.”

Wingfield dijo a los jurados que ella creía que el receptor había duplicado los esfuerzos y desperdiciado el dinero durante el período "caótico" después de que las empresas fueron incautadas por la SEC en febrero de 2009.

Una Inversionista de Houston, Cassie Wilkinson, 63, dijo que ella perdió $500.000 en los CDs de Stanford y que ha asistido aproximadamente en un 80% al juicio. Un video mostrado a los miembros del jurado ayer, presentando un lujoso resort de Stanford en Antigua que él estaba desarrollando con dinero de los inversores, fue la evidencia más difícil que se ha podido ver todavía. “El tomó nuestro dinero y construyó otro país con el”, dijo Wilkinson durante un receso del juicio.

Gregg Costa, abogado de la fiscalía, habló con algunos de los inversores durante el receso diciéndoles “por eso es que nosotros estamos aquí.”

viernes, 17 de febrero de 2012

Las Operaciones Financieras de Stanford eran Ejecutadas por Davis, no por su Jefe, dice la Gerente

Laurel Brubaker Calkins
Feb. 17 (Bloomberg)


Las decisiones diarias de funcionamiento de Allen Stanford fueron dejadas en manos de su Jefe de Finanzas, quien se “despachó a sí mismo" una suma global de $650.000 cuando los reguladores estaban cerrando la compañía en febrero de 2009, dijo la ex gerente en su testimonio.

"Estábamos en medio de una crisis, y le dije que sería extraño si nos despedían a nuestro Jefe Oficial Financiero global", dijo Joan Stack, ex Gerente de Recursos Humanos Globales del Stanford Financial Group, le dijo a James M. Davis que el "era la persona que ella sentía debería tomar las decisiones cotidianas".

Davis respondió que el "permanecería detrás del escenario" y continuar operando la firma. A cambio de echarse a un lado, Davis pidió un pago por adelantado de $650.000 de su sueldo en 2009, dijo ella.

Davis hizo esa propuesta "en un momento muy veloz" cuando tenían "problemas de liquidez" y la firma de Stanford no tenia suficientes fondos para cancelar los bonos de fin de año 2008 y despedir a la mitad de sus empleados. "Estábamos tratando de llegar a un punto donde los costos serían reducidos para que la Organización sobreviviera,"
dijo Stack.


Memorando de Stanford

Stack le dijo a los jurados que Stanford envió un memorando a sus empleados varios días antes de que la SEC tomara la empresa bajo la sospecha de fraude, hecho a petición de ella misma. Los fiscales les dijeron a los miembros del jurado que el mensaje trataba de tranquilizar al personal de que el banco offshore se mantenía fuerte, esta es la base de uno de los cargos por fraude de Stanford.

Le dije, “la gente necesita saber de usted. Mucha gente lo dice”. Pero el no estaba visible. Él no estaba respondiendo. Le dijimos que las personas tenían miedo y ellas necesitaban escuchar a su líder." En el momento que el memo fue enviado, Stanford estaba a menudo ausente y difícil de localizar.

"El Sr. Stanford estuvo ausente por un mes, cinco o seis semanas,"
dijo. "Entonces de repente apareció y llegó súper concentrado en algún proyecto. Entonces él simplemente desaparecería por unas semanas más."

El proyecto en cuestión tenia que ver con la construcción de un resort lujoso en la isla, además de sus continuas promociones de los campos de cricket, dijo Stack.

El Jurado decidirá, pero los inversionistas de Stanford no tienen dudas

Purva Patel, Terri Langford (The Houston Chron)
Febrero 17, 2012


El juicio a R. Allen Stanford está cercano a cumplir su cuarta semana este viernes, cuando sus abogados defensores se disponen a probar su inocencia en una Corte llena de inversionistas que siguen pensando que a ellos los estafaron colectivamente por millones de dólares.

Cerca de 40 inversores del Stanford Financial Group de Houston asistieron al juicio para conmemorar el tercer aniversario de la demanda federal que intervino las operaciones financieras globales y confiscó los activos que estaban incluidos en los fondos de los clientes en las distintas empresas.

Ante el juez de distrito David Hittner, Linda Wingfield, ex vicepresidente de operaciones de Stanford, testificó por medio de un video desde Orlando, Fla., debido a que ella estaa enferma y no pudo viajar a Houston.

Wingfield testificó que ella se fue a trabajar para Stanford en 1998 y eventualmente llegaría a ser la gerente de proyectos y una de sus principales asistentes en problemas sobre asuntos de finanzas, a veces representándolo en sus reuniones.

“El fue una persona muy detallista”, pero con el pasar del tiempo delegó las responsabilidades diarias a su jefe oficial para las finanzas, James Davis.

Wingfield sugirió en su testimonio que Stanford estuvo tratando de hacer arreglos para lograr que sus negocios fueran más rentables, y a menudo delegaba las tareas especificas.

Ella describió el impacto entre los empleados cuando el receptor tomó el control de las operaciones hace tres años, y expresó su conmoción por la manera en que se hizo.

“Yo presencié múltiples ineficiencias”, incluyendo la confiscación por el personal del receptor de las cajas no etiquetadas para identificación de sus contenidos, dijo ella.

“Estábamos devastados de que esta compañía fuese echada de un lado”

Mientras tanto, los inversores describían sus propias devastaciones durante los descansos de la sala en las afueras de la Corte.

Ellos vinieron de Texas y de Louisiana, y mientras esperan que el jurado determine si Stanford es culpable o inocente, los inversionistas expresaron su pequeña duda.

“Yo vine a ver al tipo que se robó mi dinero”, dijo Jim Eccles, 76, de Austin, quien invirtió en 2 certificados de depósito por 5 años en el banco offshore de Stanford en 2007 – uno por un millón de dólares y otro por 50.000 dólares. Ellos se vencen en Septiembre.

“Eso significa que seré capaz de recuperarlos”, dijo Eccles riéndose a manera de juego de que lo inversionistas recuperarían su dinero, pero la realidad es otra, solo se recuperará poco si es que todavía queda algo de dinero.

“Es muy doloroso perder todos tus recursos”, dijo Eccles, “además de la vergüenza de haber sido engañados por un tonto quien muy pronto partirá y se quedará sin su propio dinero.”

Paul Gallagher, 64, dijo que el y su suegra perdieron mas de medio millón de dólares en sus inversiones con Stanford, y que el no recibió ninguna ayuda de la SiPC porque esa agencia no lo protege por pérdidas en inversiones.

La SiPC está actualmente en disputa con la SEC en cuanto a la procedencia o no de cobertura de algunas pérdidas para los inversores de Stanford.

Gallagher dijo que vino este viernes a la Corte para ver a Stanford y presenciar la dinámica del juicio en primera instancia, y mostrarles su solidaridad a los demás que perdieron su dinero.

El dijo que debido a sus pérdidas, probablemente nunca va a ser capaz de retirarse.

Paul Wolfe dijo que ha estado muy frustrado por la larga espera en obtener algun tipo de restitución de su dinero — bien sea tanto de activos controlados por el receptor como de la SiPC.

“Nosotros no somos grandes inversionistas acaudalados,” dijo Wolfe. “Solo somos gente común y corriente.”

Las Operaciones Financieras de Stanford eran Ejecutadas por Davis, no por su Jefe, dice la Gerente

Laurel Brubaker Calkins
Feb. 17 (Bloomberg)


Las decisiones diarias de funcionamiento de Allen Stanford fueron dejadas en manos de su Jefe de Finanzas, quien se “despachó a sí mismo" una suma global de $650.000 cuando los reguladores estaban cerrando la compañía en febrero de 2009, dijo la ex gerente en su testimonio.

"Estábamos en medio de una crisis, y le dije que sería extraño si nos despedían a nuestro Jefe Oficial Financiero global", dijo Joan Stack, ex Gerente de Recursos Humanos Globales del Stanford Financial Group, le dijo a James M. Davis que el "era la persona que ella sentía debería tomar las decisiones cotidianas".

Davis respondió que el "permanecería detrás del escenario" y continuar operando la firma. A cambio de echarse a un lado, Davis pidió un pago por adelantado de $650.000 de su sueldo en 2009, dijo ella.

Davis hizo esa propuesta "en un momento muy veloz" cuando tenían "problemas de liquidez" y la firma de Stanford no tenia suficientes fondos para cancelar los bonos de fin de año 2008 y despedir a la mitad de sus empleados. "Estábamos tratando de llegar a un punto donde los costos serían reducidos para que la Organización sobreviviera,"
dijo Stack.


Memorando de Stanford

Stack le dijo a los jurados que Stanford envió un memorando a sus empleados varios días antes de que la SEC tomara la empresa bajo la sospecha de fraude, hecho a petición de ella misma. Los fiscales les dijeron a los miembros del jurado que el mensaje trataba de tranquilizar al personal de que el banco offshore se mantenía fuerte, esta es la base de uno de los cargos por fraude de Stanford.

Le dije, “la gente necesita saber de usted. Mucha gente lo dice”. Pero el no estaba visible. Él no estaba respondiendo. Le dijimos que las personas tenían miedo y ellas necesitaban escuchar a su líder." En el momento que el memo fue enviado, Stanford estaba a menudo ausente y difícil de localizar.

"El Sr. Stanford estuvo ausente por un mes, cinco o seis semanas,"
dijo. "Entonces de repente apareció y llegó súper concentrado en algún proyecto. Entonces él simplemente desaparecería por unas semanas más."

El proyecto en cuestión tenia que ver con la construcción de un resort lujoso en la isla, además de sus continuas promociones de los campos de cricket, dijo Stack.

jueves, 16 de febrero de 2012

Stanford gastó los fondos de los CDs en negocios, no en placer, dicen sus abogados

Laurel Brubaker Calkins. (Bloomberg).
Feb 15, 2012


R. Allen Stanford invirtió gran parte de los millones de dólares que tomó prestado de los inversores en empresas en crecimiento, algo que los fiscales no consideran cuando evalúan las operaciones de Stanford por fraude, su abogado le dijo a los miembros del jurado.

"¿No es importante decirle a este jurado lo que realmente hizo con el dinero?" Ali Fazel, abogado de Stanford le pidió al agente del FBI que revisó los libros de Stanford. "¿No es engañoso decirle que el dinero entró en su cuenta personal cuando claramente estos fondos fueron usados para fines comerciales?"

"Todo ello iba a sus empresas, en un 100% ciento a sus posesiones y para sus gastos," dijo Robert Martin, agente especial del FBI.

"Son empresas," dijo Fazel.

"El gastó el dinero", respondió Martin.

Fazel mostró a los jurados una hoja de cálculo interna indicando cientos de millones de dólares en valores de las empresas consolidadas de Stanford. Martin testificó que el Gobierno valora esos emprendimientos en "prácticamente cero," porque no eran muy rentables y eran propiedad de Stanford en lugar del Banco.

Este es un mapa de ruta que indica claramente cuáles son las valoraciones de las empresas y que usted nunca miró en este documento antes de decirle a este jurado que estas empresas no tienen ningún valor", Fazel le dijo Martin. Las empresas consolidadas "no sólo tienen un valor positivo pero también un flujo de caja positivo para el 31 de diciembre de 2008, y un flujo de efectivo debe equipararse a un valor positivo de la compañía," dijo Fazel.

"No siempre ese es el caso", respondió Martin. Objetando la hoja de cálculo como "una mezcolanza de todo tipo de cosas".

Los abogados de Stanford les han dicho a los miembros del jurado que su cliente estaba consolidando activamente más de 100 empresas privadas en el balance del Banco cuando los reguladores tomaron sus operaciones en febrero de 2009. Los abogados afirman que esa consolidación habría recapitalizado el Banco y la devolución del dinero a los inversores si los reguladores no lo hubiesen detenido.

"¿Consolidar empresas permite crear miles de millones de dólares en activos de aire fino?" El abogado asistente Andrew Warren le preguntó Martin. El agente del FBI respondió que no.

Martin dijo que evaluó las propiedades de Stanford por separado para comprobar su rentabilidad y medir su capacidad de amortizar su inversión.

La Extradición de King está en Progreso

OBSERVER News - Miércoles, Febrero 15, 2012.

ST JOHN'S, Antigua – El Primer Ministro Baldwin Spencer, quien también ostenta la cartera de Relaciones Exteriores, está esperando una respuesta de Leroy King para determinar cómo se procederá con la solicitud de extradición del Gobierno de Estados Unidos.

La SEC de Estados Unidos ha acusado a King, ex jefe de la Comisión Reglamentaria de Servicios Financieros (FSRC), con 21 cargos relacionados con transferencias por cable y correo en el fraude de valores y conspiración para cometer lavado de dinero.

Los cargos se refieren a un presunto esquema Ponzi por 7 billones de dólares, que fue organizado por R. Allen Stanford.

El Juez del Alto Tribunal, Mario Michel, la semana pasada, confirmó la orden del 2009 para que King sea extraditado.

La sentencia puso el asunto en manos de Spencer, en virtud de su mandato de Relaciones Exteriores. Spencer dijo que ha seguido los pasos de la ley de extradición por escrito para King. La Ley le da a King 15 días para responder.

"Hay algunos pasos preliminares que han de adoptarse en ese sentido. Al individuo se le tiene que escribir informándole que los tribunales ya han dictaminado en forma particular y que él debe darse algún tiempo para responder la orden.

"El puede tener razones de que no debería ser extraditado. Conforme a la ley, este proceso ha de tener lugar.

El primer ministro se negó a comentar el juicio a Stanford juicio, que comenzó el 24 de enero y que ya escuchó testimonios de los testigos, sobre los asuntos de la casa y del extranjero, acerca de cómo el texano ejerció influencia sobre aquellos que deberían haber sido los Guardianes.

Spencer fue cauteloso diciendo que él, al igual que el resto del mundo, está esperando para "ver cómo se desarrollan las cosas". "No estoy en condiciones de hacer cualquier juicio o evaluación de la situación", dijo.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Stanford sopló millones en el hotel Bellagio, mujeres y yates, dice agente del FBI

Febrero 15, 2012.
Laurel Brubaker Calkins


(Bloomberg) -- R. Allen Stanford sopló 1,1 millones de dólares en el hotel Bellagio y casino en Las Vegas y le dio otro millón en efectivo a miembros de su familia, incluyendo su esposa y su novia, dijo un agente del FBI a los miembros del jurado en el juicio por fraude criminal del financista.

El financista de Texas también gastó 20 millones de dólares en Yates, 37 millones de dólares para promover torneos de cricket, 333 millones de dólares en un par de líneas aéreas del Caribe y 379 millones de dólares para financiar a su corredor-agente del Stanford Group Co., Martin de Robert, un agente especial del FBI testificó ayer acerca de su examen de los registros financieros de la empresa.

"¿Representaba eso todos los gastos?" Un abogado asistente de Estados Unidos, Andrew Warren, le preguntó a Martin.

"No, no, en absoluto," Martin respondió.

Entre las transferencias personales de Stanford para el Bellagio en Las Vegas, Martin testificó que encontró una por $200.000 en enero de 2009, cuatro semanas antes de que los reguladores incautaran las operaciones de Stanford sobre la sospecha de que todo era un esquema Ponzi de 7 billones de dólares.

Martin dijo que también analizó los registros de negocios que indican que el financiero cedió 418 millones de dólares a su empresa de desarrollo inmobiliario y 350 millones de dólares a su unidad de capital de riesgo. Matriz de otras empresas especulativas, algunas de las cuales simplemente desaparecieron, dijo Martin, quemadas a través de 486 millones de dólares que Stanford había prestado de los depositantes de CDs.

Los abogados de la defensa de Stanford le han dicho a los miembros del jurado que su cliente estaba en el proceso de consolidación de aproximadamente 130 empresas privadas en el balance del Banco de Antigua cuando los reguladores de EEUU lo intervinieron. Si los reguladores no hubiesen bloqueado esa consolidación, afirman sus abogados, el movimiento habría recapitalizado al Banco y así devolverle el dinero a todos los inversionistas de Stanford.

Los préstamos del financista ocasionaron un “hueco” de 7.05 billones de dólares, que Martin dijo que existía entre los 8,59 billones de dólares en activos denunciados y los 1,54 billones de dólares en activos reales que aparecían en los libros del Banco Internacional de Stanford a finales de 2008.

Bajo interrogatorio por Ali Fazel, uno de los abogados de Stanford, Martin dijo que él había calculado el valor en "prácticamente cero" para la mayoría de las empresas del financista porque no eran propiedad de las entidades del Banco y la mayoría de ellas no eran rentables.

"¿Está usted diciendo que esas empresas no valen nada porque no rendían ningún beneficio?", preguntó Fazel. "Esas empresas no tienen ningún valor por sí solas. Ellas pueden tener algún valor, pero eso no significa que lo tengan”, replicó Martin.

Fazel sugirió que el Gobierno no ha encontrado todos los activos de Stanford, y por eso aparece un balance corto del Banco.

"¿No sería importante conocer la totalidad de los activos del SIBL antes de decirle al jurado que un 92% de los activos no se encuentran o no existen?" "¿Hay o no activos de los que usted no sabe que existen o no sabe donde se encuentran?"

"No creo que hayan," respondió Martin. "Creo que tenemos una contabilidad de cuáles eran los activos del Banco a finales de 2008".

Lanny Breuer, jefe de la división criminal del Departamento de Justicia, monitoreó el testimonio de ayer en el juicio a Stanford que se encuentra en su cuarta semana. Sentado solo en la parte trasera de la sala de audiencias, Breuer dijo que ha venido "siguiendo el caso" a través de informes periódicos. Se negó a comentar el juicio, citando una orden del juez que prohíbe a los abogados debatirlo públicamente.

Agente del FBI coloca en cero los préstamos de Stanford

Terri Langford. (The Houston Chron).
11:08 p.m., Martes, Febrero 14, 2012


El banco offshore de Allen Stanford prestó más de 2 billones de dólares durante un período de cuatro años al mismo Stanford o las empresas de la que era dueño único, testificó el martes un agente del FBI en el juicio sobre el fraude.

Utilizando cuadros y gráficos proyectados en pantallas en el tribunal federal de Houston, el agente Robert Martin caminó a los jurados a través de cuatro años de las transacciones financieras, dijo que estaban basadas en los libros conservados por los diversos intereses de Stanford.

El juez de distrito David Hittner revocó la mayoría de las objeciones de la defensa que los fiscales documentaban correctamente sobre los números de las presentaciones procedentes de los registros de Stanford.

Martin dijo que los gráficos de su testimonio provenían de informes financieros que llamaron los "libros rojos", que los empleados de Stanford utilizaban antes de que el Gobierno de Estados Unidos incautara los bienes de la red financiera mundial de Stanford.

En el interrogatorio posterior, el abogado defensor Ali Fazel le preguntó a Martin si los bancos pueden invertir el dinero de los depositantes como lo consideren conveniente para obtener ganancias. Martin dejó de reconocerlo, diciendo que las instituciones tienen que trabajar "dentro de las reglas" en sus inversiones.

Nuevamente, el jurado vio un video de octubre de 2008, también presentado anteriormente en el juicio, en el que Stanford dijo que el Banco era "5.500 millones de dólares más líquido de lo que debería estar en un ambiente normal" - lo que significa que tenía tanto en efectivo y otros activos que podrían ser convertidos fácilmente en efectivo y debieron haberse invertido.

Martin lo describió como "una declaración incorrecta," llevando a Hittner instruir a los jurados de que Martin estaba expresando su opinión.

Pero a finales de 2008, declaró Martin, los libros del Banco mostraban que tenía menos de 1.000 millones de dólares.

"Prácticamente ninguna de las empresas del Sr. Stanford eran rentables", declaró Martin.

La única excepción, dijo, fue el Banco de Antigua, un banco minorista que mantuvo cuentas de chequeras y de ahorros para los clientes locales. Según un testimonio anterior, Stanford abrió ese banco ante la insistencia de las autoridades de Antigua, a cambio de permisos para operar el Stanford International Bank como un vehículo para atraer a los inversionistas globales.

En 2008, las empresas de Stanford tuvieron pérdidas acumuladas de 711 millones de dólares, testificó Martin.

Las empresas de Stanford eran filiales del Stanford Financial Group, que operó desde sus oficinas en Westheimer, cerca de West Loop 610.

El Gobierno alega que millones de dólares en fondos de CDs fueron depositados en una cuenta bancaria suiza controlada por Stanford y su director financiero, James Davis.

De acuerdo con la explicación de Martin en un gráfico del FBI, 262 millones de dólares pasaron del Stanford International Bank a la cuenta suiza entre 2000 a 2008.

martes, 14 de febrero de 2012

Dólares donados por el supuesto estafador Stanford para las campañas políticas no han sido devueltos por Obama ni por otros políticos

Murray Waas

Feb 13 (Reuters) – Los Comités Nacionales de recaudación de fondos para los partidos demócratas y republicanos, el Presidente Barack Obama y otros importantes políticos han declinado regresar las donaciones de campaña que suman un total 1,8 millones de dólares recibidos del financista de Houston R. Allen Stanford.

El receptor designado por el Tribunal ha solicitado devolver el dinero de los inversionistas de Stanford correspondiente a donaciones efectuadas a cinco campañas Demócratas y Republicanas. Pero ellos no han devuelto el dinero. El Comité de Campaña Senatorial Demócrata recibió $950.500; el Comité Republicano Nacional (NRCC), $238.500; el Comité de Campaña Demócrata del Congreso, $200.000; el Comité Nacional Republicano $128.500 y el Comité Senatorial Republicano Nacional (NRSC) $83.345.

Las contribuciones para los comités de campaña y los candidatos fueron dados por Stanford mismo, ejecutivos de Stanford y un comité de acción política asociado con el financista.

El receptor, Ralph Janvey, también está tratando de recuperar el dinero a través de solicitudes de reembolsos que Stanford donó individualmente a políticos. La lista de sus destinatarios se lee como quién es quién en Washington, incluyendo al Presidente Obama - quien recibió $4.600 de Stanford para su campaña de elecciones 2008 - Rep Pete sesiones (R-Texas), el Presidente de la NRCC, y el senador John Cornyn (R-Texas), el Presidente del Comité de campaña Senatorial Republicano Nacional. Janvey busca estos fondos informalmente y no ha presentado demandas.

El dinero ya ha sido devuelto por el vocero de la Casa John Boehner, el líder de la mayoría del Senado Harry Reid y el senador John McCain, entre otros. Pero los $154.000 recuperados de los funcionarios elegidos es solo una fracción de los 1,8 millones de dólares pendientes.

Los $4.600 que Janvey está buscando de la campaña de Obama refleja sólo las contribuciones directas de Allen Stanford. El total pudiera llegar a $31.000 cuando se incluyan las contribuciones de Stanford a otros comités de campaña de Obama.

"ROBA LA TIENDA"

La campaña de Obama donó la contribución de $4.600 a obras de caridad el 18 de febrero de 2009, justo días después de que el fraude de Stanford salió a la luz. La campaña de Obama no tiene oficialmente ningún comentario sobre el asunto, pero una fuente familiar con el pensamiento de campaña dijo a Reuters que la intención no es la de devolver el dinero al receptor o a los inversionistas de Stanford.

Kevin Sadler, abogado de la quiebra de Stanford, condenó el fracaso por la campaña de Obama para entregar las contribuciones al receptor. Dijo que "el dinero nunca fue suyo," por lo que no tiene más derecho al dinero del que una persona común y corriente obtuviera como la de "un tipo que entra en un Seven Eleven y roba la tienda".

"Si usted ya ha donado tales cantidades a la caridad, pedimos que considere la posibilidad de donar una cantidad igual a la administración judicial", le escribió Janvey el 23 de febrero de 2009. "Con tales cantidades devueltas se contribuirá también a reducir las pérdidas sufridas por las víctimas de la supuesta estafa."

Los comités de campaña nacional están trabajando con el sistema judicial. Ellos han apelado la orden de un juez federal para devolver el dinero a un tribunal superior, que todavía no ha decidido si se va a examinar el asunto.

Hay un escaso precedente legal a la hora de volver atrás para reclamar esas contribuciones de campaña. Eso es porque a menudo es difícil de probar en la corte que un Comité de la campaña tomó el dinero que fue claramente ilícito y por lo tanto, debe devolverlo a las víctimas de un presunto fraude, según Meredith McGehee, directora de política para el Centro Legal de campaña sin fines de lucro.

"Si hay un sendero claro, a ellos se les puede obligar a devolver el dinero," dijo.

Aparte de los tribunales, dijo McGehee, otra comprobación en el sistema es que los candidatos tengan que enfrentar "la Corte de la opinión pública." si se les dio y mantienen el dinero robado

Stanford había gastado sumas considerables para cabildeos y donaciones a los miembros del Congreso. Según los anteriores funcionarios de aplicación, el objetivo era impedir la promulgación de la legislación de la Ley Federal y la promulgación de reglamentos que habrían fortalecido las leyes relativas a la banca offshore, que obstaculizaran su capacidad para llevar a cabo su propio paraíso fiscal para el lavado de dinero, presuntamente ilícito de los negocios offshore en la isla caribeña de Antigua, donde tenía su sede el Stanford International Bank.

Expertos: Juicio a R. Allen Stanford no se gana con un solo testigo.

Febrero 12, 2012. Associated Press.

HOUSTON (AP) -- Con testimonios acerca de sobornos, juramentos de sangre, fingiendo ganancias y cuentas secretas en bancos suizos, el juicio sobre el fraude perpetrado por el magnate de Texas Allen Stanford ha tenido su cuota de dramatismo.

Y muchos de los detalles sobre el presunto fraude que los fiscales dicen que estafó a los inversores por más de 7 billones de dólares en uno de los esquemas Ponzi más grandes en la historia de Estados Unidos, fueron proporcionados por el hombre que manejaba el dinero de Stanford y es el testigo estrella de la Fiscalía, James M. Davis, durante más de cuatro días de testimonio.

Pero los abogados de Stanford hicieron lo mejor para derribar a Davis y retratarlo ante el jurado como un mentiroso, adúltero, falsificador de impuestos y el verdadero cerebro del esquema, quien se declaró culpable de fraude en tres cargos de conspiración como parte de un acuerdo de culpabilidad que firmó con los fiscales y que dirá cualquier cosa para evitar largas penas en prisión.

Mientras algunos expertos legales dicen que la credibilidad de Davis será importante para los miembros del jurado durante sus deliberaciones, en un caso de fraude tan complejo como éste no se gana o se pierde con un solo testigo y la suerte de Stanford sigue siendo incierta.

"Un juicio es como un mosaico con las piezas completas para que pueda mostrar la imagen", dijo Philip Hilder, un abogado de defensa criminal de Houston y ex fiscal federal que ha seguido el juicio. "el testimonio del Sr. Davis, a pesar de que es clave, no representa todo el caso".

"El enfoque que los fiscales tienen es una estrategia estándar para construir un caso de fraude a través de documentos y registros del Banco, y corroborados después con un testimonio privilegiado bien situado," dijo Robert Mintz, un abogado defensor de Nueva Jersey y ex fiscal federal.

Anthony Sabino, un profesor de derecho en la Universidad de St. John de Nueva York, dijo que la estrategia de la defensa con Davis es "clásica y fuera de la guía".

"La teoría es decirle al jurado que, “si él mintió sobre sus impuestos, el les está mintiendo a ustedes... y si él le mintió a su esposa, él también le mentirá a 12 extraños,"', dijo.

El testimonio de un testigo como Davis será visto "con un grado saludable de escepticismo" por el jurado, dijo Mintz.

Sabino dijo que es difícil saber qué peso le dará el jurado al testimonio de Davis.

"La Fiscalía sabía que estaba tomando un riesgo diciendo que el Sr. Davis será el último testigo presencial sobre el presunto fraude. Si lo cumple, esto pesará mucho a su favor,” dijo Sabino.

Hilder dijo que le parece que los fiscales han hecho un buen trabajo por mantener su teoría simple y no abrumar a los jurados con muchos documentos y registros. Los abogados defensores tendrán que seguir haciendo lo contrario porque "mientras más complicado sea el juicio es más fácil argumentar dudas razonables".

Una vez que la defensa comience su caso, la cuestión será si harán que Stanford declare, como sus abogados lo prometieron durante sus declaraciones de apertura.
Sabino y Mintz no creen que sea una buena idea.

"Muy a menudo, a un acusado le duele más que la ayuda en su propio caso," dijo Mintz.

sábado, 11 de febrero de 2012

Los Abogados de Stanford Citan al Abogado del Testigo Clave

Viernes, 10 de febrero de 2012
Scott Cohn, Corresponsal de CNBC

En un movimiento inusual, los abogados defensores de Allen Stanford han emitido una citación para obligar a la Fiscalía a declarar por los testimonios de su testigo estrella, reportó CNBC.

David Finn, abogado de James Davis, dijo a CNBC que los fiscales de Estados Unidos recibieron la citación en su oficina el viernes.

Davis, envuelto en aproximadamente cuatro días de testimonios esta semana, implicó a su ex jefe en el presunto esquema de 7 billones de dólares.

Davis se declaró culpable de 3 cargos de delitos en el 2009. Los abogados defensores alegan que su testimonio fue fabricado con la esperanza de recibir una pena más ligera.

Eso significa que Finn podría estar en el podio de testigos el lunes, aunque los abogados de la defensa han sido cuidadosos de no inclinar su mano sobre su estrategia.

Llamar a la Fiscalía para el principal testigo contra su cliente no es sólo un movimiento inusual, sino que podría ser riesgoso para el equipo de defensa de Stanford. Mientras que aparentemente ellos quieren atacar el acuerdo que Finn dispuso para Davis, Finn también podría ser privado de información que perjudicaría a Stanford ante los ojos del jurado.

La defensa también ha indicado que planea llamar a testificar a Stanford, una estrategia que, si la siguen, esto podría implicar incluso mayores riesgos.

viernes, 10 de febrero de 2012

Juez dictamina sobre el rol de la SiPC en las reclamaciones de Stanford

* La SEC dice que la SiPC debe asegurar a las víctimas de Stanford
* Juez dice que tiene la autoridad para revisar la posición de la SEC
* Dictaminar el inicio de un procedimiento rápido, renunciando a litigios completos

Nick Brown. (Reuters).
Febrero 9, 2012. Un juez federal dijo que él tiene la autoridad para decidir que la Comisión de Bolsa & Valores de los Estados Unidos (SEC) pueda obligar al Fondo de Protección de Industria de Corretaje (SiPC) para permitir que miles de víctimas del presunto esquema Ponzi de Allen Stanford puedan presentar sus reclamaciones para indemnización.
Esfuerzos de la SEC para forzar al SiPC el inicio de un procedimiento de reclamaciones de las víctimas de Stanford está sujeta a revisión judicial, dictaminó el Juez Robert Wilkins del Tribunal Federal en Washington, D.C.
La SiPC fue creada en virtud de una ley de protección del inversor hace 40 años, financiada por las empresas miembros, la cual ha manejado los procedimientos de liquidación para el esquema Ponzi de Bernard Madoff y el fracaso de MF Global. Pero se ha dicho que la legislación que rige el caso Stanford no aplicará porque los activos de los clientes se mantuvieron en un banco offshore que no es miembro de la SiPC.
La SEC presentó en diciembre una solicitud al Tribunal para forzar al SiPC que actuara, diciendo que la Corte fue requerida para firmar la aplicación, pero no autorizada para revisar sus méritos.
El juez Wilkins rechazó esa posición por "insostenible", pero encaró a la SEC para que el asunto se decidiera en un rápido "procedimiento resumen" en lugar de litigios completos.
El juez le dijo a la SEC y al SiPC le informaran sobre el problema subyacente de las obligaciones del SiPC con las presuntas víctimas de Stanford.
Ambas partes consideraron el vaso medio lleno hasta la sentencia.
"Estamos complacidos de que la Corte rechazó la idea de litigios completos que podrían arrastrar años y retrasar mucho el alivio a los inversionistas de Stanford", dijo Matthew Martens, abogado jefe de litigios de la SEC en una declaración.
Stephen Harbeck, Presidente de la SiPC dijo que estaba complacido de que la aplicación de la SEC recibirá una revisión judicial.
"Aún estamos revisando el fallo, pero la SiPC aguarda con interés la oportunidad de presentar su próxima sumisión en el caso," dijo Harbeck a Reuters.
La SiPC argumenta que está limitada por la ley para proteger a los clientes contra la pérdida de falta de efectivo o valores en custodia o fracasos de las firmas de corretaje como miembros insolventes de la SiPC.
Mientras que la intermediación de Stanford basada en Texas fue miembro de la SiPC, su banco offshore no lo era. Y en cualquier caso, la SiPC dice que no fue amparada por el Congreso para luchar contra el fraude o garantizar el valor de una inversión.
"La sentencia parece en gran medida procesal. Esencialmente, el Tribunal abatió el intento de la SEC por decir que la Agencia se llevó todos los disparos, "dijo Stephen Lubben, profesor de la escuela de leyes en la universidad de Seton Hall. "La siguiente pregunta es si el Tribunal difiere el caso u obliga al SiPC a actuar".

Regulador recuerda la oferta de empleo de Stanford

Terri Langford
Jueves, Febrero 9, 2012


Un día después de que Paul Ashe obtuvo un puesto como regulador del Banco en Antigua, Allen Stanford lo llamó con una oferta de trabajo diciéndole que lo haría "un hombre muy feliz" por el resto de su vida, Ashe testificó el jueves en el juicio a Stanford.

Ashe, supervisor de la banca internacional para la Comisión Reglamentaria de Servicios Financieros de Antigua, indicó que terminó rápido la conversación con Stanford en febrero de 2008, y que no supo qué tipo de trabajo le estaba proponiendo Stanford.

Más tarde ese año, Ashe participó en un examen del Stanford International Bank en la isla y llegó a dudar de la veracidad de sus informes financieros.

También describió el pánico entre los depositantes en febrero de 2009, cuando los EEUU demandaron a la empresa matriz del Banco basada en Houston, el Stanford Financial Group, congelando los activos de todas las propiedades de Stanford.

"Fue un caos total. Los clientes estaban gritando por su dinero, "dijo Ashe al jurado en la Corte de Distrito de los Estados Unidos ante el juez David Hittner.

"Queríamos ver cómo el Stanford International Bank hacía realmente su dinero", dijo Ashe. Dijo que se sorprendió por la escasez de documentos que detallaban la supervisión por la Junta Directiva del Banco.

También dijo que le preocupaba los préstamos del Banco a Stanford, que no estaba seguro de que estuviesen apoyados por las reservas de efectivo requeridas bajo la ley de Antigua. De acuerdo al testimonio de testigos anteriores, el Banco cedió a Stanford millones de dólares para su uso personal y de negocios, a pesar de que a los inversores en CDs les dijeron que sus depósitos estaban invertidos de manera conservadora y no utilizados para tales préstamos.

Bill Cassidy cortó a la medida a las víctimas de Stanford (pero principalmente a las víctimas estadounidenses)

JORDAN BLUM. Capitol News Bureau
Febrero 9, 2012


El legislador estadounidense Bill Cassidy planea presentar una legislación este jueves para permitirles a los inversores de Allen Stanford optar individualmente por una demanda federal para contrataciones por una sola vez de hasta 500.000 dólares.

La SEC presentó una demanda en diciembre contra la SiPC tratando de forzarla a pagar hasta $500.000 a cada uno de los inversores con Stanford que perdió su dinero.

La SiPC ofreció pagarles a los inversores hasta $250.000, permitiéndoles que recuperaran aproximadamente la mitad de lo que establece el mandato de la ley por el Congreso, pero la SEC previamente rechazó la oferta.

El "Mejorar la seguridad para los inversores y proporcionar un cierre del Acta" o mejorar la legislación del Acta de la SiPC 2012, por Cassidy, R - Baton Rouge y el legislador estadounidense Ted Deutch, D-FLA., permitiría al SiPC establecer un importe fijo de pagos - potencialmente de $250.000 - y dejar que las víctimas individualmente decidan por sí mismas si permanecen en la demanda.

Los inversionistas que perdieron en el ámbito $250.000, más o menos en valor neto hipotéticamente, podrían recuperar casi todo lo que perdieron, mientras alguien que perdió millones de dólares podría optar por permanecer en la demanda y rechazar los $250.000.

"R. Allen Stanford estafó a miles de hombres y mujeres con sus ahorros de toda la vida", dijo Cassidy en una declaración preparada. "Quienes perdieron cantidades más pequeñas serán elegibles para reembolso del SiPC, mientras quienes decidan continuar su batalla judicial serán capaces de hacerlo. Muchas de las víctimas del esquema Ponzi de Stanford fueron mujeres y hombres de duro trabajo, esta legislación les permitirá poner esta tragedia detrás de ellos".

Stanford proclama su inocencia dentro de una cárcel federal de Houston por engañar a sus clientes por 7,2 billones de dólares. Unos 1.800 eran de Louisiana - principalmente de Baton Rouge, Lafayette y Covington. El juicio de Stanford está en proceso actualmente.

Los inversores de Louisiana perdieron un estimado de 1 billón de dólares, principalmente en cientos de miles de dólares cada uno en ahorros de jubilación.

Algunos de los inversionistas afectados han expresado sus preocupaciones para el cumplimiento de sus obligaciones financieras si una demanda federal potencialmente se extiende por tiempo prolongado.

Un abogado de Baton Rouge, Phil Preis, representa a unos 150 inversores de Louisiana, muchos de los cuales son jubilados de ExxonMobil que perdieron $500.000. Preis dijo que la legislación podría representar una cantidad enorme para muchas de las víctimas que les permitiría evitar un proceso de liquidación costoso.

"Si ellos (representantes de la SiPC) dan una solución significativa de oferta -$250.000 a $300.000 - creo que la mayoría de ellos la aprovecharía," dijo Preis de sus clientes.

Para aquellos que tomen la oferta tendrían que renunciar a cualquier reclamo futuro contra la SiPC, Preis señaló, todavía serían capaces de hacer reclamos contra otras personas y entidades involucradas.

Otros copatrocinadores de la legislación incluyen a Rodney Alexander, Charles Boustany y Jeff Landry, quienes son todos republicanos de Luisiana.

jueves, 9 de febrero de 2012

Algunos Activos de Stanford eran Rentables antes de la Confiscación por los Estados Unidos, Testifica ex Jefe Financiero

Primer reporte
Laurel Brubaker Calkins - Febrero 7, 2012

James M. Davis, Jefe de Finanzas del Stanford Financial Group Co. dijo a los jurados que las empresas de Allen Stanford se derrumbaron, en parte porque las acciones de bolsa implosionaron y el Receptor designado por el Tribunal destruyeron gran parte del valor de las empresas después de que fueron incautadas por el Gobierno.

Davis, testificando para el Gobierno, en virtud de su acuerdo de culpabilidad, ante un alegato en el juicio a Stanford en la corte federal, le mostraron una carta que el escribió poco después de que los reguladores incautaron las compañías de Stanford en febrero de 2009.

"Desde el principio nunca hubo un pensamiento para poner a los clientes en peligro en este proceso, nunca un amago de intención criminal," Robert Scardino, el abogado de Stanford pronunció dando lectura a la carta que Davis le escribió a un abogado, dijo que Davis estaba tratando de contratarlo en aquel momento para defenderlo.

"El modelo global de crecimiento del negocio se mantenía fuerte," Davis escribió en la carta, añadiendo que algunas de las empresas de Stanford estaban avanzando hacia la rentabilidad.

"¿No significa esto un giro de 180 grados opuesto a lo que le has venido contando al jurado?" Scardino le preguntó a Davis. "Dijiste que estas empresas no tenían ningún valor".

Davis respondió, "un número de empresas propiedad de Stanford estaban creciendo; algunas valían algo." La carta del 2009 "podría ser cierta en determinadas circunstancias," dijo.

El ex jefe financiero le dijo al jurado que cambió de pensar un mes después de escribir esa carta, cuando se reunió con su actual abogado, quien lo convenció para que buscara un acuerdo de culpabilidad. "Pero en aquel momento yo todavía estaba mintiendo", dijo de la carta. "Yo estaba aún en el medio de ella".

Defensa de Stanford
El testimonio de Davis podría reforzar la defensa de Stanford de que el nunca intentó estafar a los inversores con 7 billones de dólares a través de lo que dice el Gobierno que todo fue un esquema Ponzi construido sobre falsos certificados de depósito en el Stanford International Bank de Antigua.

Los abogados de Stanford afirman que los contadores estaban en el proceso de consolidar las empresas que el financiero fundó con $2 billones en préstamos que tenia en cuentas secretas de la cartera de inversiones del Banco, cuando los reguladores intervinieron y detuvieron todo el proceso.

Los abogados de Stanford dijeron a los miembros del jurado varias veces que el financista era un visionario que automáticamente dejaba a otros los detalles de ejecución de sus empresas, principalmente a Davis.

"¿Así que usted estaba manejando la empresa?" Scardino le preguntó a Davis.

Atención Necesaria
"No Señor", respondió Davis. "Su atención era desesperadamente necesaria", dijo Davis de Stanford.

Davis testificó que espera que su cooperación lo conduzca a una clemencia cuando sea condenado. Bajo los términos de su acuerdo de culpabilidad, Davis, 63, enfrenta hasta 30 años en prisión.

Davis dijo que aunque él no desea pasar el resto de su vida en prisión, él prefiere estar allí que libre y "enlazado como era hace 20 años con Allen Stanford."


Segundo reporte
Abogados de Stanford dicen que ex Jefe Financiero estaba Detrás del Fraude
JUAN A. LOZANO. (Associated Press).
HOUSTON. Febrero 7, 2012


Abogados del magnate de Texas encarcelado Allen Stanford sugirieron a los miembros del jurado el martes, que las cartas, correos electrónicos y otros documentos muestran que no era el financista sino su hombre que administraba el dinero quien estuvo realmente detrás del presunto esquema Ponzi que tomó billones de dólares de los inversores.

Durante el interrogatorio implacable y a veces polémico de James M. Davis, los abogados del financista sostuvieron que solamente fue Davis quien alteraba los estados financieros y sobornaba a los auditores del Banco como parte de sus esfuerzos para ocultar el presunto fraude en el Banco Caribeño de Stanford.

También acusaron a Davis de mentir en su testimonio, en el que acusó a Stanford de orquestar el fraude, a fin de obtener una sentencia reducida. Davis se declaró culpable de tres cargos de fraude y conspiración en 2009 como parte de un acuerdo que hizo con los fiscales a cambio de una posible sentencia reducida.

"Mejor dices algo así, aquí (los fiscales) irán a batear por usted," dijo Robert Scardino, uno de los abogados de Stanford.

"Estoy aquí para decir la verdad", dijo Davis, quien es el testigo estrella de la Fiscalía que ha testificado durante cuatro días.

Durante el contrainterrogatorio, Scardino acusó a Davis de ser la única persona que falsificó los documentos que inflaron el valor de las participaciones del Banco en $6,3 billones cuando en realidad estaba a punto de desplomarse. Davis dijo que las cifras fueron falsificadas bajo la dirección de Stanford.

Scardino también le mostró a los jurados las cartas que los fiscales alegan tenían las solicitudes de Stanford para el pago de sobornos desde una cuenta secreta en un banco Suizo al auditor externo del Banco en Antigua. Las cartas estaban firmadas sólo por Davis, quien trabajó para Stanford durante 21 años.

"¿La firma del Sr. Stanford no aparece en esas?" Preguntó Scardino.

"No señor," respondió Davis.

Scardino también acusó a Davis de robarse $6 millones que había sido transferido en diciembre de 2008 de una cuenta bancaria secreta suiza de Stanford.

Davis dijo que él no se robó el dinero, y cuando los fiscales le preguntaron nuevamente aclaró que los $6 millones habían sido transferidos a otra cuenta suiza de Stanford soportada por otro banco en Antigua. Davis dijo que el dinero permaneció allí hasta que fue incautado por las autoridades en febrero de 2009.

Scardino también acusó a Davis de ser un tramposo de impuestos, ya que sub-registró sus ingresos en 2006 por $1,2 millones. Davis dijo que pagó más de $120.000 en impuestos.

Mientras era interrogado por Scardino, Davis a menudo respondía preguntas que requerían sólo de una respuesta sí o no, pero el se extendía mas de lo necesario con aquellas respuestas cuando explicaba que tanto él como Stanford tomaron parte en el fraude. Esto molestó a Scardino, lo que impulsó al juez David decidir que el jurado saliera de la sala eventualmente durante unos cinco minutos mientras hablaba con Davis.

"Sr. Davis, usted va a tener que responder sólo las preguntas que los abogados le pidan. ... No más voluntariado," dijo Hittner.

Davis continuará testificando el miércoles, cuando los fiscales lo sigan interrogando nuevamente.

miércoles, 8 de febrero de 2012

La mala información adicionales que están siendo distribuidos por Jaime (COVISAL)

Me ha llamado otra vez la atención de que Jaime (Covisal) le está enviando cartas a las víctimas de América Latina. Como de costumbre, la misiva está llena de desinformación y declaraciones incorrectas. Jaime afirma que le ha enviado una carta a Grant Thornton con sus preocupaciones, pero en lugar de esperar una respuesta de Grant Thornton para aclarar la situación, él se ha adelantado nuevamente y está suministrando mala información.

Les sugiero a todas las víctimas de América Latina que reciban esta carta que la boten a la basura y desconozcan la información que contiene. Si ustedes tienen alguna duda, pueden contactar directamente a Grant Thornton o publicar sus preguntas aquí en el Foro que nosotros mismos se las transferiremos a G.T.

Siguiendo los consejos de Jaime, esto podría resultar en que usted pierda la oportunidad de registrar su reclamación. Por favor, no tenga miedo de cometer errores que Grant Thornton sabe bien que muchos de nosotros no tenemos completos todos nuestros registros. Ellos han ocupado personal extra para comprobar cada reclamación y si ustedes han cometido algún error ellos se los harán saber. El hecho de que sus reclamaciones contengan errores NO dará como resultado que las mismas sean rechazadas, yo he hablado con G.T. sobre esto y tengo su garantía de que ellos le ayudarán en cualquier forma para poder llegar a la cantidad correcta de su reclamación. Por favor, ignore lo que Jaime está informando, el está equivocado nuevamente. Gracias.

martes, 7 de febrero de 2012

Stanford afirmó tener $5.1 billones pero solo había $173 millones, dijo Ex Jefe Oficial de Inversiones

Laurel Brubaker Calkins
Febrero 6, 2012. (Bloomberg).


R. Allen Stanford le dijo a sus mejores corredores a finales de 2008 que su banco "estaba sentado en 5.1 billones de dólares" más efectivo de lo que se necesitaba, mientras el administrador de su empresa le enviaba un correo privado diciéndole que solo habían 173.6 millones de dólares, testificó el ex jefe financiero de Stanford.

"A la presente tasa de retiros nos quedaban solamente unos 35 a 45 días de dinero en efectivo," dijo James M. Davis a los jurados en el juicio penal de Stanford en la corte federal en Houston.

Davis, testificando en virtud de un acuerdo de culpabilidad, dijo que los clientes asustados por el colapso financiero mundial aceleraban los reembolsos de los certificados de depósito basados en el Stanford International Bank Ltd. en Antigua durante la segunda mitad de 2008. En diciembre de ese año, el saldo en efectivo del Banco había caído a 88,2 millones de dólares, de acuerdo a un correo electrónico que se mostro a los miembros del jurado.

Stanford, quien estuvo controlando la caída del saldo en efectivo del Banco "prácticamente a diario en ese momento," decidió apuntalar la confianza de los inversores retrasando la corrida en el Banco haciendo una infusión de capital por 541 millones de dólares de su patrimonio personal, dijo Davis.

"Me dijo que hiciera una entrada de papel en los registros contables que se elaboraron," dijo Davis en su testimonio ante el juez David Hittner.
"¿Cómo se le pagaría a la gente en el Banco si sólo era una entrada de papel?" Hittner le preguntó. "¿Era sólo para detener los retiros y obtener más compras de CDs?"

Davis respondió que ese era el plan.

Tapando el Agujero
Como los reguladores de valores de EEUU comenzaron con la solicitud apremiante de la documentación de la cartera de inversiones del Banco, Stanford gestó una manera para inflar los valores de bienes raíces y las equidades privadas para "tapar el agujero" entre los activos reportados por el Banco y los reales, dijo el ex jefe financiero.

Davis mostró a los jurados cómo Stanford impulsó el valor supuesto de algunos inmuebles de la isla por más de 5.000 por ciento a 3,2 billones de dólares a finales de 2008, cuando los valores de propiedad "se desplomaron."

Cuando la SEC emitió las citaciones para los ejecutivos de Stanford en enero de 2009, Stanford sugirió que le proporcionaran a los reguladores "el mismo informe que le dieron a los reguladores en Antigua, el cual enumeraba todos los activos ficticios en las cuentas ficticias", declaró Davis.

"Él dijo, ellos no conocen la diferencia. No son inteligentes", dijo Davis. "Le dije que si eran inteligentes y que lo sabrán."

Diciendo la Verdad
Davis dijo que le dijo a Stanford que planeaba decirle la verdad a los reguladores.

"No iba a mentirle a la SEC a pesar de que había mentido durante 16 a 17 años", dijo Davis a los jurados. "Si usted miente bajo juramento, el futuro no va a ser muy brillante. Nunca hay un mal momento para decir la verdad, nunca es tarde."

Después de que Davis se negó a reunirse con la SEC, él y Stanford le pidieron a la jefe oficial de inversión Laura Pendergest-Holt, del Stanford Financial Group, que cumpliera reuniéndose con los reguladores, dijo Davis.

Davis dijo anteriormente a los jurados que tuvo un romance de tres años con Holt que terminó en 2003, y que Stanford aprobó el romance entre sus dos autoridades ejecutivas principales. Holt, quien niega las irregularidades, fue acusada y será juzgada en septiembre.

Stanford continuaba volando con sus CDs a los posibles clientes potenciales de su banco en uno de sus jets privados, hasta el mes antes que los reguladores incautaron la operación en febrero de 2009, sospechando que era un esquema Ponzi por 7 billones de dólares, dijo Davis.

Atractivo Efectivo
"Fue un programa muy efectivo" para atraer a nuevos inversionistas, dijo Davis, citando a Stanford. "Dijo que no había hecho ningún viaje que hubiera fallado para producir nuevas ventas de CDs".

Los gastos de viaje de los inversores, así como el costo de los jets privados, fueron financiados con el dinero de otros depositantes de CDs, testificó Davis.

"El dinero del Banco fue utilizado para pagar todo", dijo a los miembros del jurado.

Davis dijo que Stanford recompensaba a los asesores financieros del Stanford Group, quienes empujaron en Antigua la mayoría de los CDs, con un programa de incentivos presentado a finales de 2000. El Banco en ese entonces tenía suficiente liquidez para cubrir las amortizaciones de CDs, mientras Stanford se otorgaba préstamos de millones de dólares para financiar secretamente sus otros negocios y gastos personales, dijo Davis.

Reuniones Acaloradas
Los mejores vendedores eran llevados a reuniones trimestrales donde se presentaban "extravagancia, Hollywood, lotes de ardor, emoción, parodias, videos y oradores especiales," Davis testificó. Los nuevos incentivos y una oficina interactiva para competencias de ventas "causó una proliferación de la venta de CDs. Pasaron de miles vendidos a cientos de miles que se vendían trimestralmente," dijo.

Bajo interrogatorio por el abogado de Stanford Robert Scardino, Davis dijo a los jurados que destruyó pruebas en febrero de 2009, lanzando dos equipos y una unidad flash en el lago de 7 acres en frente de su casa cerca de Baldwin, Mississippi.

Davis testificó que tomó casi 1 millón de dólares en préstamos de dinero en efectivo del Banco en los dos meses antes de que los reguladores lo incautaran. Dijo que cuando su ex jefe aprobó estos préstamos, Stanford comenzó a agitar lentamente su cabeza, y le bloqueó sus ojos a Davis.

"Tenemos que tomarle su palabra, ¿no?" Scardino le dijo más de una vez a la explicación de Davis de cómo se realizó el presunto fraude.

"Siga al dinero si no me creen," respondió Davis.

‘Un Hipocrita’
"Cometí adulterio, fui un hipócrita y mentí", dijo Davis. "Robé y mentí, mentí y robé, por más de 10 años." Además de admitir su romance con Holt, Davis testificó que también tuvo un romance con su asistente de personal, una prima de Holt.

La Defensa tiene una decisión difícil: ¿Debe Testificar Stanford?

Purva Patel, The Houston Chronicle.
Lunes, Febrero 6, 2012


Mientras el juicio del fraude a Allen Stanford progresa en la corte federal de Houston, los abogados de la defensa tendrán que tomar una decisión crítica: si van a subir al podio a su cliente.

Sus abogados dijeron al jurado que él planeaba testificar cuando comenzó el juicio, pero que eso no era un compromiso.

"Siempre es un riesgo calculado", dijo Philip Hilder, un abogado de la defensa de Houston y ex fiscal federal que no está involucrado en el caso de Stanford.

Abogados en el caso tienen prohibido por una orden mordaza comentar más allá de lo que digan en la corte.

Por un lado, dijeron Hilder y otros expertos en juicios, que los acusados que toman la tribuna para declarar su inocencia normalmente tienen más peso con los miembros del jurado. Por otro lado, los miembros del jurado que no encuentran a un acusado creíble pueden inclinarse más hacia un veredicto de culpabilidad.

Bajo protección de la quinta enmienda de la Constitución contra la autoincriminación, los criminales acusados no tienen que declarar - o para el caso en que se presente cualquier defensa - ya que la Fiscalía tiene la carga de la prueba más allá de toda duda razonable.

Así que los abogados de la defensa pueden esperar a ver cómo efectivamente el Gobierno cumple con esa imputación antes de decidir si ponen en el podio a un acusado, dijo Hilder.

Abogados y otros participantes del juicio tienen prohibido hacer sugerencias durante el desarrollo del juicio en el que un acusado deba testificar.

De hecho, durante su testimonio en el caso de Stanford el viernes, sus abogados pidieron una nulidad después de que un testigo dijo, en respuesta a la pregunta del fiscal, que Stanford tendría que aclararlo.

El Juez David Hittner negó la moción de nulidad, pero instruyó al jurado de que no hicieran caso a la observación.

En el caso de Stanford, la decisión sobre si debe declarar tiene una complicación adicional: la defensa intentó el retraso del juicio por razones de las lesiones que sufrió Stanford en la cabeza en una pelea de presidio que lo procesa como incompetente para ayudar en su defensa.

Poniéndolo en el podio sugeriría que Stanford es competente, haciendo más difícil para la defensa apelar un veredicto sobre el argumento de que Hittner negó los retrasos del juicio.

Andrew Stoltman, un abogado de valores en Chicago, especuló que la defensa pudiera estar confundiendo las cosas llamando posiblemente a Stanford a la tribuna para crear un sentido de confianza sobre el caso.
"Sería un suicidio legal llamarlo", dijo Stoltman.
Tener a Stanford testificando podría permitirle a la Fiscalía un día de campo en los interrogatorios cruzados, ensenándole documentos incriminatorios y pidiéndole explicaciones que pudiesen ser difíciles de girar, dijo Stoltman.

Y los jurados pudiesen volverse escépticos si Stanford dice que no puede recordar detalles, dijo Julie Blackman, un psicólogo social y consultor de jurados en Nueva York.

"Si él toma la tribuna y el juez le dice al jurado que es competente para el juicio, y él es incoherente en sus declaraciones, es poco probable que esto vaya a ser bueno para él", dijo Blackman, porque el jurado puede sospechar que está fingiendo.

"Es una decisión muy difícil."

sábado, 4 de febrero de 2012

Ex Ejecutivo de Stanford dice que los Beneficios del Banco fueron Fingidos

El financista Tejano Allen Stanford ayudó en la elaboración de falsos beneficios para su banco en el Caribe y embarcó a los depositantes con millones de dólares que manejaba en una cuenta secreta de un banco suizo y que utilizaba para gastos personales, sobornar a los reguladores y pagar bonos a sus empleados, declaró el viernes al jurado el hombre que estuvo a cargo de los libros del magnate.

James M. Davis, el ex jefe financiero de las empresas de Stanford, testificó que el Banco del financista nunca informó sobre un solo año no rentable, porque él y Stanford fabricaron las cifras de los informes anuales y otros documentos. Los fiscales afirman que Stanford y Davis estafaron a los inversionistas por más de 7 billones de dólares en un esquema Ponzi masivo por la venta de certificados de depósito o CDs, desde el Banco de la nación de la isla de Antigua.

Davis, 63, dice que los números falsos estaban destinados a ocultar el fraude y mostrar que los CDs comprados por los inversionistas estaban yendo bien y que el propio Banco tenia una sólida base financiera.

"Estaba Stanford incómodo con esos informes demasiado elevados en cifras (ganancias)?" preguntó el fiscal William Stellmach a Davis, testigo estrella de la Fiscalía.

"No", dijo Davis, ante una sala repleta que incluía a la madre de Stanford, una de sus hijas y dos ex empleados del financista: Gilberto López y Mark Kuhrt - quienes también han sido acusados y están libres bajo fianza esperando juicio para septiembre.

Authorities allege Stanford used depositors' money to operate his businesses and pay for his lavish lifestyle and bribes to regulators and auditors. They also say he lied to depositors by telling them their money was being safely invested.

Los abogados de Stanford sostienen que el financista era un experto empresario cuyo imperio financiero, con sede en Houston, fue legítimo. Han sugerido que Davis, quien trabajó 21 años para Stanford, está detrás del fraude.

Davis dijo que mientras el Banco nunca informó de un año no rentable, tenía que haber informado al menos un trimestre como no rentable para mantener la farsa: el tercer trimestre de 2001 cuando ocurrieron los ataques terroristas del 9/11. "Habría sido irrazonable dar un beneficio cuando los mercados mundiales se derrumbaron", dijo.

Davis también testificó que Stanford transfería los depósitos de CDs a una cuenta secreta del financista en un Banco Suizo, la Societe Generale. Dijo que Stanford utilizaba el dinero para "compras inmobiliarias, gastos personales, y el comienzo de otra empresa.

Davis también dijo que Stanford transfería dinero de la cuenta Suiza a cuentas del financista en Houston y Antigua, para pagar los sobornos de al menos $10.000 a $15.000 cada tres meses al regulador superior en la isla quien supervisó el Banco del financista. Parte del dinero de la cuenta secreta fue utilizado para pagar bonos de empleados, dijo.

El regulador de Antigua, Leroy King, ayudó al financista en 2005 cuando la SEC comenzó a investigar el programa de CDs, dijo Davis. Stanford ayudó a escribir la respuesta de King enviada de vuelta a la SEC en 2006, diciendo que la agencia no había encontrado nada malo en el Banco. King también ha sido acusado en el caso y está pendiente su extradición a Estados Unidos.

Davis testificó también que se utilizaron fondos de la cuenta suiza regularmente para sobornar a un auditor externo de Stanford, C.A.S. Hewlett, basado en Antigua, con cantidades tan altas como $180.000. Davis dijo que Stanford consideraba a Hewlett "codiciosos" pero "indispensables" para ocultar el fraude.

Stanford estaba preocupado por la salud de Hewlett e incluso le llevó a Houston para un examen físico. Cuando Hewlett murió en enero de 2009, Stanford dijo "él tuvo suerte," dijo Davis a los jurados. Las autoridades tomaron las compañías de Stanford al mes siguiente.

Davis se declaró culpable de tres cargos por el fraude y conspiración en 2009, como parte de un acuerdo que hizo con los fiscales a cambio de una posible sentencia reducida. Su testimonio, que comenzó el jueves, está programado para continuar el lunes.

Stanford fue considerado una de las personas más ricas de los Estados Unidos, con un valor neto estimado de más de $2 billones. Permanece encarcelado sin fianza desde que fue acusado en 2009.