martes, 24 de abril de 2012

STANFORD UPDATE RE MOTION TO DISMISS

Estimado Cliente KLS-Stanford:

Como ustedes saben, hemos presentado la demanda colectiva contra el gobierno de los Estados Unidos por su papel en el esquema de Ponzi Stanford haciendo caso omiso y permitiendo que el fraude continúe sin supervisión durante años. En respuesta, los Estados Unidos pidió que se desestimara la denuncia por motivos jurisdiccionales. Los Estados Unidos argumentan que el gobierno goza de inmunidad judicial sobre la base de una ley que exime de la responsabilidad de ciertas acciones discrecionales. El gobierno afirma que tienen discrecrecion sobre los métodos por los cuales se investigay regula la industria de valores, por lo que es inmune al procesamiento en relación con la investigación y la regulación de las entidades de Stanford. De hecho, el gobierno ha utilizado con éxito este argumento para obtener el despido de un caso relacionado con Stanford, así como varios casos similares contra el gobierno en relación con el esquema de Madoff Ponzi. Sin embargo, nuestra queja no alega la responsabilidad sobre la base de acciones discrecionales. Por el contrario, nuestra demanda alega que el gobierno no pudo cumplir con los requisitos específicos y obligatorios sobre el cual no tenía facultades discrecionales para ignorar. Este argumento se explica completamente y explorado en nuestra oposición a la petición de desestimación que presentó el viernes.
Se adjunta una copia de la petición del gobierno de despedir y nuestra oposición. El gobierno ahora tendrá la oportunidad de presentar una comunicación en respuesta a nuestra oposición, y luego la Corte decidirá sobre la petición. Somos optimistas de que la Corte se pronunciará a favor nuestro, sino estamos dispuestos a recurrir inmediatamente a la Corte conceder la petición de desestimación. Vamos a ofrecer otra actualización tan pronto como el Tribunal de Justicia en el movimiento. Si usted tiene alguna pregunta, por favor no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Atentamente,

The KLS-Stanford Team

viernes, 13 de abril de 2012

Las víctimas estafadas de Stanford quieren sus donaciones políticas


Emily Wilkin, The Houston Chronicle
 
WASHINGTON - Antes de su detención, el estafador convicto Allen Stanford fue un prodigioso donante político, un financista multimillonario que, junto con sus empleados, le había dado casi 2,4 millones de dólares a los Demócratas y los Republicanos desde 2001.
Pero las víctimas de Stanford y el receptor asignado para recuperar el dinero robado por Stanford exigen a los políticos la devolución del dinero - alegando que los fondos fueron excesivas ganancias en forma de contribuciones de campaña.
El resultado ha sido una compleja batalla legal que enfrenta a los políticos - incluidos  ocho miembros de la delegación del Congreso de Texas - contra algunos de sus componentes que inusualmente tiene a ambos lados llorando sobre el asunto.
"En todo momento, alguien está ahí de alguna forma para limitar o reducir la recuperación para las víctimas de Stanford," hay tantos hechos en este caso y ninguno está trabajando en beneficio de las víctimas."
Como es costumbre, cuando los políticos descubren que un donante se mezcló en un escándalo, muchos de los destinatarios, como los republicanos de Texas Sen. Kay Bailey Hutchison y John Cornyn - dieron las donaciones de Stanford a obras de caridad.
El receptor está trabajando para recuperar los fondos y ha enviado cartas a todos los destinatarios de las contribuciones políticas de Stanford y a los Comités de acción Política de sus partidos, pidiéndoles devolver las donaciones. La lista de quienes todavía faltan por pagar de acuerdo al receptor, incluye cinco comités de los partidos nacionales, un Comité de Acción Política en Texas, los dos senadores de Texas y seis representantes de Texas - Pete Sessions de Dallas, Pete Olson de Sugar Land, Kevin Brady de The Woodlands, Lamar Smith de San Antonio, Sam Johnson de Plano y Joe Barton de Ennis.

Comités Demandados
La situación se ha vuelto tan polémica que el receptor, Ralph S. Janvey, demandó a cinco comités de los partidos políticos, democrático y republicano, para recuperar las contribuciones de Stanford además de los honorarios legales. Los comités alegan que las cuotas son demasiado altas.
Brian Walsh, un portavoz del Comité Senatorial Republicano Nacional, dijo que su Comité recibió cerca de $83.000 de Stanford, "se ha hecho un esfuerzo de buena fe para resolver este problema".
"Lamentablemente, esos esfuerzos fueron rechazados por abogados para el receptor, que parecen más centrados en el forro de sus propios bolsillos antes que garantizarles  a las víctimas de Allen Stanford que reciban cierta justicia", dijo Walsh.


Solicitud Apropiada
Kevin Sadler, el abogado líder del receptor para recuperar los fondos, dijo que el receptor cree que la petición es "apropiada, teniendo en cuenta el tamaño, el alcance, la complejidad y la dificultad del trabajo, que él y su equipo de profesionales llevan a cabo."

La batalla ha dejado a todos descontentos
"(Los honorarios) han sido excesivos, creo", según dijeron las víctimas de Stanford. "Pero la Corte ha dicho que han sido justos".
Brady y Olson dijeron que habían hecho donaciones caritativas iguales a los importes que Stanford le dio para sus campañas, y la Oficina de Olson mantiene que él también devolvió todas las contribuciones de Stanford al receptor.
Sadler dijo que los legisladores que dieron el dinero a obras de caridad fue un "acto sin sentido". "El hecho de que regalasen el dinero a algunas otras obras de caridad no significa que no están en posesión del dinero que no les pertenece", dijo Sadler.
Melanie Sloan, directora de los ciudadanos para la responsabilidad y la ética, un grupo de vigilancia basado en Washington, dijo que el caso es muy complicado para los políticos. "Creo que pensaron que estaban haciendo lo correcto (donando el dinero a la caridad)", dijo Sloan. "No importa lo que es correcto o no, lo que Importa es lo que dirán los anuncios políticos."
Ninguno de los representantes y senadores respondió a las preguntas sobre por qué decidieron dar los fondos para la caridad en lugar de las víctimas, con excepción de Cornyn, quien dijo que era el procedimiento normal en estos casos de donar los fondos a obras de caridad.
"Personalmente es algo insensible, si usted va a devolver el dinero déselo a las víctimas que es de donde este provenía. Si hubiéramos querido hacer una donación a obras de caridad, lo habríamos hecho."

Transferir los Fondos
Pero ha sido un proceso más estricto que los legisladores puedan transferir las donaciones al fondo de las víctimas. De acuerdo con el receptor, cuatro legisladores de Texas – los congresistas Randy Neugebauer, R-Lubbock; Lloyd Doggett, D-Austin; Rep Mike McCaul, R-Austin; y el diputado Charles A. Gonzalez, D - San Antonio - han enviado las donaciones de Stanford al receptor.
Olson, un republicano de Sugar Land, ha reembolsado $3.300 de los $5.300 que recibió de Stanford, de acuerdo con el receptor. Sin embargo, un portavoz de Olson dijo que los $3.300 era todo lo que Olson recibió de Stanford para su campaña.
Un Tribunal del distrito de Texas determinó en junio pasado que las comisiones tienen que devolver todas las contribuciones además de los honorarios de los abogados, pero los comités políticos han apelado la decisión, la cual se va a sostener en la Corte del Circuito de Apelaciones el 1ro de mayo.

Obama incluye ayuda de condenados, presuntos delincuentes financieros de seguros fiscales en las Islas Vírgenes


Matthew Boyle - The Daily Caller
Marjorie Rawls Roberts, quien se ha comprometido a recaudar entre $100.000 y $200.000 para la campaña de 2012 del Presidente Obama, se ha enfrentado al calor en los últimos meses después de que las noticias confirmaron que ella ayuda a sus clientes ricos a navegar por beneficios fiscales offshore que ha criticado públicamente el Presidente. Y ahora the Daily Caller ha conocido exactamente quienes son algunos de esos clientes ricos.
Roberts ayudó recientemente al condenado de estafa por $7 billones, Allen Stanford, con su solicitud de beneficios fiscales de la Corporación de Desarrollo Económico de las Islas Vírgenes Americanas. Estas ventajas permiten a los destinatarios evitar pagar algunos - o todos - sus impuestos, cuando viven en territorio de Estados Unidos, para un año fiscal determinado, y cumplir así con ciertas obligaciones financieras y de desarrollo en la economía local.
El Virgin Islands Daily News informó que Stanford aplicó para esos beneficios de impuestos en 2006, y que el actual gobernador del territorio, el demócrata John de Jongh, aprobó la solicitud después de asumir el cargo en 2007.
Stanford, quien fuera condenado por defraudar a 30.000 de sus inversores con falsas inversiones en su banco de Antigua, debe cientos de millones de dólares en impuestos atrasados. A principios de 2009, la Associated Press informó que el Gobierno Federal colocó cuatro privilegios fiscales contra Stanford, totalizando unos $212 millones entre 2007 y 2008.
El Procurador General Eric Holder elogió la condena de Stanford durante una audiencia  en marzo de 2012 del Subcomité de Asignaciones del Senado. "Esta misma semana, conseguimos una condena contra el ex Presidente de la Junta de Directores de un banco internacional [Stanford Financial Group], orquestando un esquema de fraude de inversión por $7 billones," dijo Holder en su testimonio.
Aun así, la campaña de reelección de Obama sigue aceptando donaciones, incluidas la del Procurador Fiscal quien ayudó a Stanford a navegar en las lagunas fiscales de las Islas Vírgenes.

martes, 10 de abril de 2012

Comparando los esfuerzos de recuperación de activos en los esquemas Ponzi de Madoff y Stanford


Abril 4, 2012. David Kotz
En mi capacidad como Inspector General de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC), he puesto al descubierto muchas deficiencias significativas por parte de la SEC en relación con dos esquemas Ponzi monumentales. Mi Oficina ha encontrado que la SEC perdió numerosas oportunidades para descubrir el esquema Ponzi de Bernie Madoff por 50 billones de dólares y tampoco pudo llevar a cabo una investigación adecuada con respecto al fraude de 7 billones de dólares de Allen Stanford.
Después de que finalmente se revelaron estos fraudes, se hicieron esfuerzos en ambos casos para ayudar a las víctimas en la recuperación de activos. En el caso Madoff, la Corporación de Protección de Valores del Inversor (SIPC) nombró a Irving H. Picard como fideicomisario para la liquidación de Bernard l. Madoff, Inversión de Valores LLC, con David J. Sheehan de Baker Hostetler, sirviendo como su abogado jefe. En el caso Stanford, la Corte de Distrito Noreste de Texas, División de Dallas, nombró al Receptor Ralph S. Janvey para el estado de Stanford.
De todas las cuentas, Picard y Sheehan han sido tremendamente exitosos según todos informes publicados desde su nombramiento como síndicos. Picard ha presentado más de 1.000 demandas y ha recuperado unos 11 billones de dólares de los aproximadamente 17 billones de dólares de capital que se creían perdidos en el fraude de Madoff. Por otro lado, a Janvey no le ha ido tan bien con las víctimas de Stanford; ha recuperado apenas 217 millones de dólares según informes recientes, pero ha incurrido en 102 millones de dólares en honorarios, haciendo la recuperación real de aproximadamente 115 millones de dólares. En octubre de 2011, el juez de distrito de Estados Unidos en el caso Stanford declaró que pensaba que Janvey debía dejar de buscar y "paralizar todo". Janvey ha sido criticado por los inversionistas de Stanford por sus tarifas altas, no dándoles las actualizaciones esperadas con la velocidad de un proceso "glacial".
¿Cómo es posible que un esfuerzo de recuperación haya sido mucho más fructífero que el otro? Janvey defiende su trabajo diciendo que el proceso de recuperación fue difícil porque los activos estaban dispersos en decenas de países, pero Picard y Sheehan encontraron con éxito muchos activos en el extranjero en nombre de los inversores de Madoff.
Quizás el proceso funciona mejor a través de un síndico en lugar de un receptor, o quizás Picard y Sheehan sólo han sido más agresivos y eficaces para convencer a los inversores a asentarse en lugar de litigar. Sin conocer todos los hechos, no es justo concluir aun en nada definitivo sobre por qué los inversores de Madoff están en una mejor posición que los de Stanford. Pero podemos decir con certeza que el proceso de recuperación de activos puede ser muy difícil, y Picard y Sheehan merecen un crédito significativo por sus éxitos.
Cuando Bernie Madoff confesó su estafa inicialmente, se pensó que los inversores recibirían centavos por dólar en pérdidas, o casi nada. Cuando Picard y Sheehan finalicen con el caso, ellos podrían terminar mucho mas cerca de lo que alguien hubiera predicho.

sábado, 7 de abril de 2012

El juez de Stanford permite al Receptor subir la Tarifa y conserva el 20% de descuento


Andrew Harris y Edvard Pettersson - Abril 5, 2012
El receptor designado por el Tribunal para el caso de Allen Stanford puede facturar su tiempo a partir de este año en las tasas de 2012, con un descuento del 20% a pesar de las objeciones de los inversionistas de Stanford que hasta ahora no han recibido ningún dinero.
El juez de distrito David C. Godbey en Dallas, en una orden ayer, impuso un 10% de "contención" en los gastos de desembolso. Hoy, en una orden separada, Godbey aprobó el pago de 1,6 millones de dólares en honorarios y gastos que el receptor, abogado de Dallas Ralph Janvey había solicitado, quien dijo que él podría aplicar más tarde por la cantidad retenida de $382.253.
Un asesor externo de Janvey, Kevin Sadler, sostuvo en una audiencia ayer que el equipo del receptor ha estado trabajando con las mismas tarifas de pago desde 2009. Sadler dijo que Janvey regularmente le cobra a sus clientes $500 por hora, y que ha estado recibiendo $340 por hora en las facturaciones del caso Stanford, y luego descontando un 20%.
A Janvey, quien Godbey nombró en febrero de 2009 y a sus profesionales externos, incluyendo Baker Botts, les han pagado más de $52 millones. Esa suma no incluye los $16 millones  que están retenidos por orden de un Tribunal y que están en espera.